Sevens cap. 7

Dinero



Después de completar nuestro registro de aventureros, Novem y yo encontramos una posada de precio relativamente razonable en la que alojarnos.

Habiéndonos asegurado y acomodado en una habitación, examinamos el folleto que Hawkins nos había dado.

Su contenido era bastante simple.

No causar problemas a la gente.

También había algunas cosas referentes a las reglas y modales del gremio.

[… Es como si estuviera dirigido a niños.]

Dejé salir mi franca opinión, y Novem estuvo de acuerdo.

[Así es. Pero cosas como estas son importantes también.]

Desde la Joya, la voz de la Segunda Generación mostró una extrema aprobación.

¡Cierto! ¡Así es! ¡Hay mucha gente por ahí que ni siquiera puede seguir las reglas más básicas!
(Esas palabras parecen tener sus verdaderos sentimientos detrás, o debería decir, parece que está muy descontento, ese Segunda Generación.)

Lo miré de principio a fin, antes de cerrarlo y guardarlo. Novem también lo había terminado.

Allí, decidí traer algo de lo que había estado curioso.

[Novem, sobre ese dinero…]

Antes de que pudiera terminar, la Segunda Generación me detuvo desde dentro de la Joya.

Lyle, ¡Para! ¡No preguntes! No, espera, no quiero oír hablar de eso!

Pero la Primera Generación parecía curiosa, mientras presionaba más.

¿Porque es eso? Sólo pregunta si tienes curiosidad. Y espera, la casa Forxuz es actualmente rango barón, ¿verdad? Deben tener bolsillos profundos, ¿verdad? ¿Significa eso que hemos podido pagarles un poco?

Mientras la Primera Generación dejaba escapar una voz satisfecha, el Segundo gritaba.

Y junto con eso, mi Mana se agotó.

¡Tonto! ¡Incluso si son una casa con rango de barón, Novem-chan es la segunda hija! Preparar una suma tan grande sería bastante imprudente, incluso para el hijo de un Barón. ¡Reconócelo!

(… Eh? En serio?)

No me había dado cuenta. El valor de diez oros no era una suma que por ahora considerara grande.

La expresión de Novem estaba un poco turbada.

Pero ella sonrió mientras hablaba.

[Está bien, Lyle-sama. Definitivamente fue un gran gasto, pero todavía tenemos algunas reservas.]

Como pensé, diez oros eran realmente una gran suma.

Ya que ni siquiera tenía mucho oro sobre mí, incluso me puso levemente celoso.

[Me sorprende que hayas tenido tanto. ¿Fue de tus padres?]

[N-no, bueno… um…]

[¿No lo fue? ¿Entonces que?]

Allí, el Segundo empezó a gritar en voz alta. Sin embargo yo era el único que podía oírlo.

¡¡No vayas más lejos, es lo que estoy tratando de decirte!!

Novem dejó colgar la cabeza. Al darme cuenta finalmente de que probablemente había preguntado algo qué no debería, empecé a sentirme un poco en pánico.

[N-no, bueno… solo estaba un poco curioso, así que…]

Traté de poner fin a la conversación, pero antes de eso, Novem abrió la boca.

[Mis padres sí prepararon algunos fondos para mis viajes. Pero, bueno… era mi propio deseo, así que no podía aceptarlo, y… así, bueno…]

Parecía que tenía problemas para sacar las palabras, antes de que expresara algo impensable.

[La ropa y los instrumentos de la casa preparados para mi matrimonio con Lyle-sama, los vendí. Me disculpo profundamente.]

Mirando su cara desalentada, me di cuenta de que lo había estropeado. Además de eso, los antepasados en la Joya comenzaron a hablar entre sí.

¿Eh? Instrumentos… ¿eh?

El Primero estaba desconcertado.

¡Por eso te lo advertí! Deténlo… el sentimiento de culpa es…

El tercero también habló.

Se trata de mi era, pero la dote preparado por la casa con la que te casas, para una mujer, era una fortuna en ese entonces… ¿cómo es ahora?(NT: Dote: Bienes o dinero que la familia de la novia debe entregar al novio. En muchos casos es proporcional al futuro estatus social del novio.)

La Séptima Generación contestó.

Todavía es una fortuna. Es una fortuna que trae consigo desde su propia casa, y la familia en la que se casa no tiene derecho a usarla libremente. Y espera, la familia que la envió probablemente estaba haciendo lo mejor que pudieron, así que… considerando el estado actual de la casa Walt, podríamos preguntarnos acerca de lo irracional de la Casa Forxuz.

Al oír eso, la Primera y la Cuarta Generación gritaron.

¡¡¡NOOOOOOOOOOOOO!!!
¡Por eso te dije que no preguntaras! Que una chica tenga ese tipo de dinero consigo, ¡tiene que haber una razón!
Lo siento sis, siento que incluso mis descendientes te traigan problemas…
(TL: Él usa ane-san, que, en lugar de hermana, insinúa una relación de jefe-subordinado. NT: Lo dejaré como sis.)
¡¿Qué vamos a hacer con esto?! ¡Mis descendientes siguen molestando a la Casa Forxuz! ¿Qué tengo que hacer para pagar esta deuda?

El Primero siguió gritando. El segundo parecía tener una vaga idea desde el principio.

El Tercero parecía recordar las veces que la Casa Forxus le ayudó, y empezó a disculparse.

De su voz, la Cuarta Generación parecía estar derramando bastantes lágrimas.

(Esto es usar mi Mana como locos, saben… y espera, mis antepasados les dieron esta cantidad de problemas también?)

Para que ellos apoyaran a la Casa Walt hasta ahora, ¿no son un clan demasiado benevolente?

En verdad, Novem también me estaba sirviendo.

(También… este sentimiento de culpa no es nada de qué reírse.)

Para casarse en una familia, aunque no fueras un noble, la familia de la mujer debería preparar una dote. Debería añadir, “si es una familia decente”, eso es.

Pero desde el punto de vista de una chica, el matrimonio era una de las escenas más importantes en los acontecimientos de la vida. Las pertenencias y la ropa compradas para ello probablemente eran compradas sin compromiso.

Para ella, probablemente era algo así como su tesoro. Lo vendió, y lo usó por mi bien.

(¿Eh? Pero espera un minuto… para que ella pudiera preparar el dinero en los pocos días que siguieron a mi expulsión de la casa…)

Pensando en esas líneas, ¿abrió una venta de garaje con los instrumentos domésticos que reunió o algo así?

Notando eso, mi cara se puso pálida, pero Novem trató de consolarme.

[No te preocupes. Aún eran oficialmente propiedad de mis padres, pero obtuve el permiso. Además, para que Lyle-sama tenga éxito como un espléndido aventurero, era una transacción necesaria. Estoy feliz de poder usarlos así.]

Una vez que eran comprados una vez, los muebles eran contados como usados. Es más, si los vendía con prisa, los comerciantes probablemente rebajarían los precios. Naturalmente el lado del mercader estaba probablemente lleno de problemas, ya que ella legó tan de repente.

Comparado con el precio al que fueron comprados, no hay duda de que los vendió por una suma bastante menor.

Tal vez porque estaban cansados de gritar, la Joya se quedó en silencio. No, también existe la posibilidad de que mi Maná estuviera en su límite.

En verdad, me sentía muy cansado.

[… ¿Por qué?]

[¿Sí?]

[¿Por qué irías tan lejos? Son las pertenencias que preciosamente reuniste, ¿verdad? Incluso si no era yo, estoy seguro de que encontrarías a un compañero de matrimonio pronto. Aún así… ¿por qué ir tan lejos como para venderlos para viajar junto conmigo!?]

[Lyle-sama…]

Acabé sacando algo de mi ira en ella.

Habiendo perdido mi estatus como futuro jefe, era un hombre que fue abandonado por su familia.

Yo era ajeno al mundo, y molesté tanto a Novem que los antepasados estaban hartos de mí.

Si estás buscando algo que haya construido a lo largo de los años, el actual yo no tiene nada. Sin estatus y sin dinero. Simplemente no podía entender por qué Novem se aferraba a un hombre así.

Cuando mis padres comenzaron a darme un tratamiento frío a los diez años, gradualmente fui testigo de que la gente de alrededor se distanciaba de mí. Incluso en ese momento, tuve la sensación de que Novem estaba a mi lado.

Apostando en la pequeña posibilidad de que me convertiría en el siguiente heredero, en mí…

Pero en este momento, realmente no tengo nada. Que ella todavía me siga es algo que no puedo creer en algún lugar de mi corazón.

[¡No hay valor en tratar de servirme! Contra mi hermana menor… contra Celes, perdí, y mi familia me expulsó! ¡Soy un hombre débil e idiota! Yo… no tengo ningún valor en absoluto!]

[…]

Novem me miró con toda seriedad. De sus iris violetas, desvié los ojos. Tenía miedo de verla renunciando a mí.

Desde entonces, me esforcé, como si fuera impulsado por el miedo. Me esforcé para no ser apartado.

Pero ese esfuerzo siempre fue fácilmente superado. Cada vez que sucedía, simplemente lo intentaba incluso más duro que antes.

… Incluso cuando sabía que nunca sería recompensado.

Siempre me he mantenido solo.

Allí, Novem me habló.

[… Es porque siempre estuve mirando.]

[¿Eh?]

[Cuando éramos pequeños, Lyle-sama realmente podía lograr cualquier cosa, y era tan amable… ¿Se acuerda? En aquel entonces yo estaba sola, e incluso cuando era llamada a la mansión del Conde-sama, no podía acercarme a los otros niños.]

Mis recuerdos de la niñez son todos buenos para mí. Pero debido a mi angustia desde los diez, poco a poco había empezado a olvidarlos.

[Ahora que lo pienso, tienes razón. Pero mientras estabas sola, eras muy cautelosa con lo que te rodeaba, y para atraer la atención de la gente solías hacer bromas a los chicos, ¿no?]

Tratando de llamar la atención por las malas, sólo sirvió para aislarse más a si misma. Como sucesor de la casa de un conde, recuerdo haber intentado mediar sus disputas.

Es un recuerdo de mi niñez.

(Esos tiempos deben haber sido los más agradables de mi vida.)

[Siempre lo has intentado lo más duro que pudiste, e incluso después de recibir la frialdad de tu familia, nunca te diste por vencido… Mirando eso, también decidí hacerlo lo mejor posible.]

A partir de los diez años, fui separado de mi entorno. Y terminé viviendo mayormente solo.

Tenía recuerdos de Novem estando cerca, pero con los rumores que se estaban difundiendo sobre mí, nunca la llamé.

[Fue cuando tenía trece años. Me llamaron mis padres y me dijeron que mi matrimonio con Lyle-sama había sido establecido. Yo estaba feliz. Feliz de poder ayudarte estando a tu lado.]

[… Pero todo es inútil. Mi esfuerzo fue inútil delante de esa chica.]

Debido a la pérdida repentina de mi Maná, mi visión se volvió borrosa.

Que sacara mi ira era en parte porque mi sentido del auto-control estaba disminuyendo… creo.

Lágrimas están empezando a salir.

[No hay nadie… que me mire.]

[Siempre estuve mirando. Lyle-sama, ha hecho su mejor esfuerzo.]

[Pero fui expulsado… perdí todo…]

Inconscientemente emití quejas, pero Novem me acarició suavemente el hombro.

[Estoy aquí. Estoy a su lado.]

[Mis padres no me necesitan. Nunca me miraron… todo lo que quería era que me felicitaran, y sin embargo… ]

Mis lágrimas están cayendo descuidadamente. Los sentimientos que había estado soportando en lo más profundo de mi corazón comenzaban salir, haciendo que mi estado de ánimo fuera un poco más ligero.

[Yo estaba mirando. Fue espléndido, Lyle-sama. No importaba el tiempo, nunca se rindió, e incluso cuando estaba asustado, se mantenía firme. Es una persona espléndida.]

Cierto…

Tenía miedo.

De la existencia de mi hermana.

El ser perfecto conocido como Celes era realmente aterrador. Pero no podía soportar huir. Incluso si sabía que perdería, la desafiaría.

Y así, perdí todo.

Había empezado a dejar de importarme. Pensé que todo saldría bien de un modo u otro, pero la sociedad no es ese tipo de entidad.

Alguien como yo, no estoy seguro de dónde estaría si Novem no estuviera allí.

[Tiene valor, Lyle-sama. Puedo decir eso con confianza. Así que vamos a intentarlo lo mejor que podamos juntos.]

[… Sí.]

Esa noche me dormí mientras todavía me aferraba a Novem…

No hay nadie que me mire~.
Perdí todo~.
Pero Novem-chan está a tu lado~.
¡Aquí es donde debes mantenerte por ti mismo! ¡No actúes tan consentido!

El primero, el cuarto y el tercero estaban cantando, y por último, el segundo me gritaba.

En nuestro segundo día en Dalien, tomamos el curso para novatos en el gremio, compramos los artículos que eran necesarios, y dormimos en preparación para mañana.

Pero me dijeron que iba a ser llamado a una reunión de emergencia, así que fui arrastrado a la fuerza a la sala de reuniones.

En la sala circular rodeada por ocho puertas, cuatro personas bailaban sobre la mesa mientras se burlaban de mi.

[A-así que estaban viendo…]

Es vergonzoso. Ridiculamente vergonzoso.

Era tan vergonzoso que no podría mirar a Novem a los ojos a la mañana siguiente. Cuando cayó la noche, los antepasados empezaron a burlarse de mí por un recuerdo embarazoso.

¡Nosotros somos los que deberíamos sentirnos avergonzados aquí!

El Primero había estado cantando de buen humor, pero su rostro cambió completamente mientras me gritaba.

[También estaba avergonzado, ¿sabes? Pero mi Maná estaba agotado y estaba tambaleándome, y mi estado de ánimo también estaba por el suelo, así que no se podía evitar, dada la situación!]

Reproché con toda mi fuerza, pero los ojos a mi alrededor eran fríos.

La séptima generación…

B-bien… fue expulsado de la casa a la edad de quince años, por lo que Lyle sigue siendo un niño, ¿verdad…? ¿A-así que estabas solo, Lyle?

[¡Para! ¡No necesito tu simpatía! ¡Me avergonzará innecesariamente!]

Cuando escondí mi cara con ambas manos, encontré que tenía la cabeza muy caliente.

Mi cara estaba definitivamente de un color rojo brillante en este momento.

En esa sala de reuniones, tal vez la Quinta Generación estaba irritada, por lo que tensó la voz.

Vamos a llegar al tema principal ya. Se han burlado lo suficiente, ¿no?

El Cuarto bajó de la mesa y volvió a su asiento.

Así es. Tenemos algo de material para burlarnos más tarde, así que terminemos por hoy.

La Primera Generación lo dijo con un tono satisfecho, pero ya que vieron mis momentos embarazosos, no podía quejarme.

(Esto definitivamente será arbitrariamente traído a conversaciones posteriores. Estos chicos…)

[¿Y qué pasa con la reunión urgente?]

Quería terminar con esto ya, así que pasé al punto principal.

Allí, la Cuarta Generación comenzó su papel como facilitador y rompió el hielo.

Lyle… qué tal si te casas con Novem-chan de una vez?

[Sí, casarse, ¿verdad? Ya veo……………… ¿Eh? ¿¡Casarse!?]

Miré desde la quinta generación hacia adelante.

Generalmente, de la quinta en adelante no favorecían a Novem.

Así que sobre su opinión en el asunto…

Cásate con ella ya. Y espera, creo que será difícil para ti encontrar a alguien dispuesta aparte de esa chica. ¿Conoces los preceptos de la casa Walt, verdad?

Los Preceptos de la Familia Walt eran un criterio establecido o requerido al elegir a una mujer para la Familia Walt.

Habiendo sido fijados aparentemente por la primera generación, todavía tenían fuerza en la familia Walt.

[Yo… los conozco… y Novem definitivamente cumple los requisitos, pero…]

Los preceptos de la casa Walt. Esos son…

Una mujer, para ser bienvenida como esposa, debe, en primer lugar, tener una apariencia superior.
En segundo lugar, estar saludable.
Tercero, tener un cuerpo fuerte.
Cuarto, tener una buena cabeza sobre los hombros
Quinto, tener una piel agradable.

Esos cinco. Desde que llegamos a ser una familia de Condes, también se agregó una cláusula sobre magia.

Sexto, debe sobresalir en magia.

Parece que la Quinta Generación añadió eso.

La Segunda Generación continuó recomendándola fuertemente.

Puede que hayas sido exiliado de la casa Walt, pero no importa cómo lo mires, la siguiente cabeza tiene que ser Lyle, ¿verdad? La familia continúa, por el bien del argumento, y yo también tuve problemas, pero si dejas que Novem-chan se vaya, dudo que encuentres a alguien más. Y espera, si no te vas a casar después de todo eso, te voy a maldecir seriamente hasta que seas hombre muerto.

La Sexta Generación toma el control.

Dejemos las maldiciones y eso de lado por ahora, y por lo tanto, no hay objeciones a este matrimonio, ¿verdad? Lyle, ve a engancharte tan pronto como puedas.

[N-no, no es que no me guste Novem. Pero incluso si me dicen eso de repente, no tengo la aptitud ni nada de eso…]

Allí, el Tercero habló.

Entonces tendrás que esforzarte de aquí en adelante. Si has tenido una educación adecuada, entonces deberías ser capaz de manejar la mayoría de las cosas hasta cierto punto. Bueno, nunca tuve problemas para encontrar una novia, así que realmente no se como se siente, pero al parecer es bastante espantoso, ¿sabes?

Al oír eso, el segundo enfureció.

¡Eso es porque fui yo quien la encontró para ti! Así que no tuviste problemas para encontrar a alguien como los tuve yo, ¿qué tan duro crees que trabajé!?

Mientras que la sala de reuniones se estaba calentando, la Primera Generación dijo algo bastante problemático.

Hey… ¿qué es un precepto?

Como si realmente no lo comprendiera, inclinó la cabeza, mientras contemplaba las caras de todos.

[¿Eh?]
… Oy…
Uwah.
Maldición.
Tenía la sensación de que diría algo así.
¿Por qué no lo sabe la Primera Generación?
Espera un segundo. ¿No fueron los criterios establecidos por la Primera Generación?

Todo el mundo se sorprendió. No, sólo la Segunda Generación estaba temblando de ira, y parecía que iba a explotar.

El Primero era completamente ajeno a todo esto.

Novem-chan es una buena chica, así que creo que es mejor si se casan. Pero, ¿qué es todo eso acerca de los preceptos? ¿Hubo alguna restricción en la elección de parejas matrimoniales? ¿Qué idiota establecería una regla que es un dolor en el trasero como esa?

El Segundo se puso de pie y apuntó con el dedo en rabia.

¡¡Fuiste tú, idiota!!

¿Eh? De ninguna manera.

Parece que la Primera Generación no recordaba los llamados reglamentos.

/Capítulo 7 FIN

Anterior    Lista de capítulos     Siguiente

Anuncios

Acerca de Jaimelillo

Traductor, b-boy, gamer, speedcuber...
Esta entrada fue publicada en Alianza. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sevens cap. 7

  1. xkaelthaz dijo:

    gracias por el cap!

    Me gusta

  2. teacij dijo:

    jjajajaajajajaaajaja ese basil si que es un idiota.gracias por el capitulo

    Me gusta

  3. kinsatsujin dijo:

    Muchas gracias por el nuevo capitulo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s