Akugyaku no Black Maria cap. 23

Un encuentro


Después de terminar su reporte a Richelieu, Shizuru obtuvo permiso para que el tercer escuadrón tomara un descanso de sus actividades.

Después de haber hecho todo lo que necesitaba hacer, regresó con los pasteles que compró en la zona de comerciantes como un recuerdo.

[*Suspiro*…]

De pronto miró al cielo con un gran suspiro. No había ni una sola nube, cielos despejados que le hacían estrechar los ojos.

Pero en contraste con el clima, un sentimiento llenó el corazón de Shizuru.

[‘Busca al asesino’… Richelieu seguro hace que suene fácil]

Ya habían pasado varios días desde que los crímenes de chopper habían sido confirmados.

Pero a pesar de eso, lejos de ser capturado, ni siquiera había una sola pista sobre la identidad del asesino.

Debido a que la red de información de Shizuru tenía cierta conexión con la guarnición, conocía los detalles de la situación.

Nadie los vio jamás a pesar de que mataran todas las noches, o puede que hayan matado a todos y cada uno de los testigos.

Es posible, incluso podrían tener valor suficiente como para que Richelieu se fijara en ellos.

Sin embargo…

[Así que estoy buscando a alguien de quien no conozco el nombre, la cara, o incluso el género. Tengo que pararme firme para esto…]

Caminando por la ciudad buscando a chopper mientras la guarnición y los Caballeros de la Guardia seguían patrullando

Se volvió neurótico pensando en ello. Shizuru se desplomó sobre su espalda y suspiró.

[E incluso si tengo a Lady y a Ludmila para ayudar…]

La capital era ridículamente enorme. Incluso sólo la zona este era más grande en escala que una ciudad normal.

En cuanto a la mano de obra, Casca no era adecuada para este tipo de trabajo. Ella ni siquiera era inadecuada, tenía capacidad cero para ello.

Y Elizabeth no puede salir de su casa en la zona este todo el día, y para empezar, habría un alto riesgo si alguien viera a una estudiante merodeando por los barrios peligrosos de la zona este, de modo que no es un buen plan.

Así que, naturalmente, el trabajo le correspondía a Lady, que tenía una alta movilidad y capacidad de detección, y Ludmila, que tenía ojos mágicos que podían ver incluso por la noche.

Y con Shizuru, eso hace dos personas y un animal. Ese podría ser un buen número, teniendo en cuenta que incorporar más personas aumentaría el riesgo de ser encontrados en su lugar, pero dicho eso, todavía tenían un largo camino por delante.

Preferiría que la guarnición los capturara y darle una excusa a Richelieu de alguna manera.

Pero ahora que la orden había sido dada, Shizuru tenía que salir. Dejó salir otro suspiro.

[Haah… ah, bueno, no hay necesidad de preocuparme yo solo por ello. Primero debería decirles a las chicas sobre la situación. Un descanso va a reprimir el estrés de Casca de nuevo…]

En cualquier caso, esto iba a ser preocupante por un tiempo

Previendo el sombrío futuro, Shizuru estaba a punto de soltar otro suspiro, pero se detuvo

Shizuru hizo que sus pies inmóviles anduvieran de nuevo

Teniendo completo conocimiento desde la geografía de la capital hasta los callejones, combinado con el uso de una diligencia (NT: Diligencia también es un tipo de carruaje), viajar entre zonas no requería mucho tiempo.

Jactándose de un rango que iba más allá de los límites de la ciudad, el sistema de transporte de la capital era extenso.

Era un poco costoso, pero incluso tenían taxis usando pegasi, monstruos que fácilmente se apegaban a la gente.

Aunque desde que la esencia de Lady fue fuertemente pegada sobre él, se asustaban, por lo que no los usaba.

Así, Shizuru regresó a la entrada de la Zona Este, los barrios bajos, mientras el sol aún estaba en alto.

A pesar de que él lo llamaba la entrada, no había una designación clara, él sólo pensaba en ello de esa manera.

Y fue entonces cuando oyó el alboroto.

[¡¡Finalmente te atrapo, mocoso e’ mierda!!]

Las voces de hombres violentos.

El ligero ruido de su discurso era probablemente por la embriaguez, a pesar de que todavía era de día

[Tiene’ el coraje de robar mi almuerzo, heh…!]

[¡Le ladra’ al árbol equivocao si piensa’ que nos contendremo’ solo porque eres una niña! ¡Te voy a matarte hasta la muerte!]

Se oía el ruido de cajas de madera y botellas quebrándose.

Con gritos que bordeaban el rugido, el estado de ánimo se volvió uno asesino.

Shizuru trató de ir hacia la voz y vio la espalda de varios hombres

Y más allá de ellos, la pequeña figura de una niña.

– A juzgar por la conversación que escuchó, parecen estar atacando en grupo a una niña que robó algo.

Bueno, no es algo extraño de ver en los barrios bajos.

Si tuviera que manejarlos a todos y cada uno, el sol habría caído cuando finalmente llegara a la guarida desde aquí… eso era probablemente una exageración.

Esto sucedía en alguna parte cada varios días.

[¿Qué tiene’ que decir, heeeeehhh!?]

[… ¿Oh? Oi, es una chica. ¿Qué quiere’ hacer?]

[Qué dice’, no me mole’to por una simple mocosa sucia. Solo voy a golpearla hasta que ‘té satisfecho.]

Dicho esto…

[– ¿Hay algún problema?]

Ahora que los ha visto, no podía simplemente ignorarlos.

Después de todo, los gritos de los hombres habían atraído inevitablemente bastantes miradas.

Debido a eso, necesitaba hacerlo para mantener su buena imagen de doctor.

Y así, Shizuru habló con los hombres.

[¿¡Huuuh!? Quéate fuera e’… ¡ah, ¿Señor Shizuru!? ]

Uno de los hombres trató rudamente de ahuyentar al súbito intruso con irritación.

Pero cuando se volvió, vio a Shizuru y enderezó su espalda.

Los otros tres siguieron su ejemplo e hicieron lo mismo.

– Los barrios bajos eran ocupados principalmente por rufianes o personas que habían caído en la pobreza.

En resumen, era la reunión de los indeseables de la capital.

Por lo tanto, cada vez que alguien se enfermaba en los barrios bajos, casi no había médicos que acudieran a examinarlos.

Shizuru era una de las pocas excepciones, y además, era bien conocido en los barrios bajos, incluso en toda la zona este.

Al menos en la medida en que los rufianes se inclinaban ante él cuando lo veían

[¿Hay algo mal? Fueron bastante ruidosos ahora mismo]

Lo sabía incluso sin preguntar, pero Shizuru preguntó de todos modos.

Comprendía que tenía una apariencia y una voz que pondrían a los demás a gusto.

Lo hizo para calmar a los hombres enojados.

[Uh, ah, no… bueno, lo siento mucho por ser ruidoso. Esta chica, uh, se llevó mi almuerzo…]

[No te estoy acusando ni nada. ¿Así que eso es lo que pasó?]

Parece que es como él se imaginaba. Shizuru sonrió irónicamente.

Entonces sacó su billetera y entregó dos platas a los hombres.

[¿Se-Señor Shizuru? Esto es…?]

[… La niña probablemente tuvo que hacerlo porque no tenía otras alternativas. Entiendo que estén enojados, pero ¿pueden perdonarla por mi bien?]

Sabía cuánto alimento llevaría consigo un habitante desaliñado de los barrios bajos.

Darle a un hombre dos platas era más que compensarlo.

Sobre todo, el que lo pidió fue Shizuru quien controlaba hasta a la inalcanzable Casca.

Su influencia en los barrios bajos era enorme. Los hombres olvidaron su ira y asintieron repetidamente.

Los hombres regresaron avergonzados, tanto que uno podría pensar que hizo demasiado.

Después de que lo hicieron, Shizuru se paró delante de la pequeña persona que quedó atrás y se agachó para encontrarse con sus ojos.

[¿Estás bien? Tienes que hacer estas cosas bien o no hacerlas en absoluto, ¿sabes?]

Dijo medio en broma con una voz tan suave como pudo.

Era una niña de unos doce años.

Llevaba trapos andrajosos como ropa, sus pies desnudos estaban cubiertos de barro.

De hecho, todo su cuerpo estaba cubierto de barro.

La viva imagen de una niña abandonada.

Sólo su pelo rizado era blanco.

Y sus pupilas ligeramente inhumanas llevaban un brillo verde claro que atraía los ojos.

Entonces Shizuru notó que el cuerpo de la niña estaba cubierto de ligeros cortes y magulladuras.

[Has estado teniendo dificultades, ¿verdad? Puedo tratarte si quieres; ¿Quieres venir a casa conmigo?]

[…………..]

La joven no dijo nada, ni siquiera se movió un centímetro.

No había ni un poco de miedo en ella, sólo parecía estar aturdida, mirando fijamente la cara de Shizuru.

/Capítulo 23 FIN

Anterior     Lista de capítulos     Siguiente

Acerca de Jaimelillo

Traductor, b-boy, gamer, speedcuber...
Esta entrada fue publicada en Alianza. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Akugyaku no Black Maria cap. 23

  1. Nadie dijo:

    Ok ya la encontró
    Gracias por el cap.

    Me gusta

  2. kinsatsujin dijo:

    xD tiene una constitución que atrae a las locas.
    PD: Muchas gracias por el nuevo capitulo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s