World Teacher cap. 79

Este debía subirlo ayer, pero no tuve tiempo. El miercoles subo Sevens y ANBM si no ocurre nada raro. Que disfruten:

El camino que recorre


[… ¿Es de mañana?] (Sirius)

Debido a que esta era la primera vez que dormía en una cama después de mucho tiempo, despertarse era bastante cómodo.

Al mirar por la ventana me di cuenta que me desperté a la hora habitual. Quería hacer algunas cosas que tenía planeadas, pero… no podía moverme.

[… Zzz.] (Reese)

La razón era que fui abrazado por Reese, que estaba durmiendo a mi lado.

Emilia abrazaría mi brazo mientras duerme, pero en el caso de Reese, abrazaba todo mi cuerpo. ¿Creía que estaba abrazando una almohada?

Traté de despegarla porque no podía despertarla, pero Reese me abrazó más fuerte y no me soltó.

[Reese, ¿no quieres levantarte pronto?] (Sirius)

[… Pastel.] (Reese)

… No había ninguna señal de que se despertaría mientras dormía maravillosamente.

Cuando miré su cara, su boca estaba un poco abierta, pero estaba lo suficientemente cerrada como para no preocuparme de que cayera saliva.

Fui sanado en cuanto miré esa bonita cara durmiente que era como la de una niña, pero… no podía verla para siempre.

De todos modos, vamos a despertarla de una manera no ruda.

[Sí, sí, será un pastel de queso.] (Sirius)

[… Quiero más.] (Reese)

Me sentía como si estuviera preguntándole qué había comido, pero… hubo una reacción. Sigamos atacando.

[Bueno, entonces voy a hornear un pastel de queso. Mira… abre los ojos.] (Sirius)

[Sí… me despertaré… ¿eh?] (Reese)

Así que Reese, que abrió los ojos, se encontró con mis ojos y se puso rígida.

Su rostro se volvió rojo poco a poco y se alejó de mí. Trató de taparse la cara con la suave sábana, pero la detuve y le besé la frente.

[Buenos días, Reese.] (Sirius)

[… Sí.] (Reese)

Reese no dijo mucho probablemente porque sentía que iba a explotar por la vergüenza.

Parecía que la frente fue una decisión correcta. Dejó de ocultar su rostro rojo brillante y mostró una sonrisa gentil.

[¿Tu cuerpo está bien?] (Sirius)

[Me siento un poco extraña, pero está bien. Debería decir que es más satisfactorio… de todos modos, realmente entiendo los sentimientos de Emilia.] (Reese)

Anoche vino con una cara como diciendo que estaba preparada de varias maneras, pero me sentía aliviado al mirar esa expresión deliciosa.

[Voy a revisar el carruaje un poco, así que Reese puede dormir un poco más.] (Sirius)

[Está bien… ¿pero por qué el carruaje?] (Reese)

[¿No lo dije? Voy a hornear el pastel.] (Sirius)

Antes de que Reese se durmiera anoche, me preguntó si dejaría que Fia comiera pastel para celebrar la reunión. Definitivamente no creo que sea porque Reese quiera comer pastel.

Decidí no mirar a Reese, que estaba babeando, así que me levanté de la cama para hacer un pastel.

Reese me miraba mientras hacía algunos preparativos. Levantó su parte superior del cuerpo antes de que saliera de la habitación.

[Sirius-san. ¿Lo… hice bien?] (Reese)

[¿Hmm? No hay necesidad de preocuparse por ser capaz de hacerlo bien o no. De todos modos, te pediré que seas mi amante de ahora en adelante.] (Sirius)

[… ¡Sí!] (Reese)

Reese estaba muy roja, pero respondió con una reacción muy satisfactoria.

[¡Woof!] (Hokuto)

[Buenos días, Hokuto.] (Sirius)

Hokuto estaba esperando en el pasillo.

Anoche, cuando Hokuto notó que Reese estaba visitando mi habitación, leyó el ambiente y durmió en la habitación con los hermanos y Fia.

Completé mis saludos matutinos mientras acariciaba la cabeza de Hokuto. Y entonces me dirigí al patio, donde aparqué el carruaje.

[¡Buenos días, Aniki!] (Reus)

Cuando traje a Hokuto fuera, Reus estaba haciendo su entrenamiento matutino en el patio.

Estaba haciendo flexiones, ya que era un pequeño patio. Me saludó con una sonrisa refrescante cuando me vio.

[Aah, buenos días, Reus. Pareces estar bien hoy.] (Sirius)

[Por supuesto. Por cierto Aniki, voy a correr afuera, ¿también vas a ir?] (Reus)

[Tengo algo para hoy, así que correré la próxima vez.] (Sirius)

[¿Es así? Porque ha pasado un tiempo desde que competí con Aniki.] (Reus)

[Planeo hornear un pastel para celebrar que Fia…] (Sirius)

[¡Volveré pronto!] (Reus)

Reus corrió mientras levantaba polvo.

Entré en el carruaje mientras pensaba que probablemente regresaría pronto. Luego cancelé la prevención antirrobo del carruaje.

[Muy bien… está terminado. ¿Quieres probarlo?] (Sirius)

[¡Woof!] (Hokuto)

Horneé el pastel en el carruaje mientras llevaba un delantal. Cuando dejé que Hokuto probara el pastel terminado, noté que alguien se acercaba.

[Buenos días, Sirius, Hokuto. Algo huele bien.] (Fia)

Quien vino era Fia. Bebió mucho vino anoche, pero no parecía enferma en absoluto. Parecía que era buena bebiendo.

Le devolví el saludo y le di un pastel recién horneado a Fia.

[¿Podría ser esto el dulce llamado pastel? Parece delicioso.] (Fia)

[Es para celebrar mi reunión con Fia. ¿Lo probarás?] (Sirius)

[Claro… eso quiero decir, pero creo que lo mejor es comerlo con todo el mundo, ¿verdad? Lo comeré después] (Fia).

[Haha, esa es una respuesta correcta. Esos chicos tienen una mirada diferente cuando se trata de pasteles.] (Sirius)

Aunque sólo había sido un día, Fia parecía haber comprendido ya la personalidad de mis discípulos.

Sin embargo no creo que sea suficiente con un pastel, así que ¿debería hacer más y compartirlos con Kachia y Cecil-san?

[Voy a hornear otro, ¿qué vas a hacer, Fia? Ya que estaré de vuelta para el desayuno, puedes regresar a la posada y descansar.] (Sirius)

[Si no te molesta, ¿puedo ver?] (Fia)

[No me importa, pero ¿es divertido ver?] (Sirius)

[Hehe, tu apariencia con un delantal… se ve bien.] (Fia)

No tenía ninguna razón para rechazarla, así que trabajé haciendo un pastel mientras recibía las miradas de Fia.

Y entonces, cuando mezclé los ingredientes y los vacié en un molde, pude escuchar una voz adorable desde detrás.

[Heh… eres bueno. En realidad, ¿Sirius pretende ser cocinero?] (Fia)

[No lo creo. Esto es un hobby, después de todo.] (Sirius)

[Que seas bueno con tu hobby, eres increíble. Estoy orgullosa porque mi cielo puede hacer cualquier cosa.] (Fia)

[Quiero decir que no puedo hacer de todo, pero ¿estás bien siendo una amante?] (Sirius)

Progresé con la elaboración del pastel mientras conversaba con Fia. Puse un poco de maná en una formación mágica instalada dentro del carruaje y activé el horno.

[Es suficiente con ser tu amante si puedo quedarme contigo. De todos modos, ¿cómo estuvo tu noche con Reese?] (Fia)

[… planeaba responder a su coraje.] (Sirius)

[Bueno, cuando vi a Reese esta mañana comprendí que estaba satisfecha. También estoy deseando que llegue.] (Fia)

[Eres muy agresiva, ¿eh? Dejando a un lado ese asunto, Reese ya se levantó, ¿no?] (Sirius)

[Venía de la habitación justo ahora. Me dio las gracias mientras estaba toda tímida, pero se puso nerviosa cuando vio a Emilia.] (Fia)

[… ¿Qué le pasó a Emilia?] (Sirius)

Sólo tengo que asegurarme de que el pastel no se queme, pero me giré instintivamente a causa de las palabras de Fia.

Parecía una situación desagradable por la expresión de Fia, pero cuando se encontró con mis ojos, abrió la boca mientras miraba hacia otro lado.

[… Es una resaca. Parece que la hice beber demasiado.] (Fia)

[Haa…] (Sirius)

Si era bueno alegrarse después de confirmar el grado, no estaba seguro de si era inútil o no.

Por el momento procedí a hornear el pastel y a dejarlo enfriar. Me detuve después de hornear el pastel y me quité el delantal.

[¿Ya terminaste?] (Fia)

[Todavía no he terminado, pero se trata de Emilia. Tengo que preparar medicina que sea eficaz contra las resacas.] (Sirius)

Aunque dije que era medicina, era similar a una medicina herbaria tradicional que promovía el metabolismo interno. No había ningún efecto dramático, pero se curaría antes si lo tomaba. Como no había nada que perder, empecé a prepararlo.

Cuando mezclaba algunas plantas medicinales almacenadas en el carruaje mientras recordaba la herbología que aprendí de Elena, Reus volvía respirando hondo.

[¡E-estoy de vuelta, Aniki! ¡Hoy es pastel de queso!] (Reus)

[Bienvenido. Ve a limpiar tu cuerpo. Y también lávate las manos.] (Sirius)

[¡Lo tengo!] (Reus)

[… Más que un Shishou, eres como un tutor.] (Fia)

Después de terminar los preparativos volví a la posada junto a Fia, que tenía una sonrisa gentil.

Guardamos los pasteles, y luego nos dirigimos a la habitación de Emilia.

Reese mostró su cara tan pronto como llamé a la puerta, pero cuando se encontró con mis ojos, su cara se puso de color rojo brillante.

[Aah… uh… Sirius-san. Esto… de nuevo, buenos días.] (Reese)

[Aah, buenos días. Por cierto, oí que Emilia todavía estaba en la cama.] (Sirius)

[Aah… ¡sí! Entra, por favor mírala.] (Reese)

Incluso si se sentía avergonzada, todavía le daba prioridad a Emilia. Había dirigido un poco sus ojos hacia el pastel, pero… tal vez era solo mi imaginación.

Emilia, que había estado acostada en la cama, me notó cuando entré en la habitación. Abrió los ojos y me miró.

[Sirius-sama…] (Emilia)

[¿Estás bien?] (Sirius)

Me senté en la silla que estaba a su lado. Cerró los ojos cuando empezó a sentirse bien mientras acariciaba su cabeza. Aproveché la oportunidad para verificar su estado con [Scan]. No había error, parecía que era una mera resaca.

{Realmente lo siento… por estar en tal condición.] (Emilia)

[Ocasionalmente suceden tales cosas. Traje algo de medicina, pero primero te tocaré el estómago.] (Sirius)

Hablando en términos generales de las causas de una resaca, la resaca ocurre porque el alcohol en el cuerpo no puede ser completamente descompuesto. Debido a eso, debería curarse tan pronto como mejore su metabolismo con mi capacidad regenerativa.

Sin embargo Emilia detuvo mi mano extendida.

[No, este es mi propio error, así que dejaré que se cure por si mismo. No es necesario molestar la mano de Sirius-sama.] (Emilia)

[…¿Es así? Entonces la medicina está bien, ¿verdad? Bébela con un poco de agua.] (Sirius)

Levanté la parte superior del cuerpo de Emilia y le dejé beber la medicina y el agua. Luego acaricié su mejilla otra vez.

Aunque Emilia debería sentirse enferma con la resaca, agarró la mano que usaba para acariciarla y felizmente la frotó en su mejilla.

[Hehe… No soy apta como discípula, pero estoy feliz de ser cuidada por Sirius-sama.] (Emilia)

[¿De Verdad? No tengo ningún plan en particular, así que permaneceré a tu lado hasta que estés curada.] (Sirius)

Todavía quedaban otros dos días para que se celebrara el Festival de Lucha y no había necesidad de apresurarse y recorrer la ciudad.

Pensé en ocuparme lentamente de Emilia, pero sacudió la cabeza con una sonrisa amarga.

[Sería fascinante, pero por favor no dude en hacer turismo por la ciudad.] (Emilia)

[Pero ya sabes…] (Sirius)

[En realidad, antes de que llegara Sirius-sama, hablé con Reese. Hoy vamos a dejar que Sirius-sama y Fia-san salgan juntos.] (Emilia)

Cuando me di la vuelta, Reus, Reese y Fia estaban encantados comiéndose los pasteles.

Ya que podrían comerse todo si los dejaba solos, no me olvidé de decirles que dejaran algunos para Emilia.

[Me alegro, pero… ¿eso significa que Emilia ha aceptado cosas con Fia?] (Sirius)

[Sí. Fia-san es igual que nosotros, y entendí bien cuando dijo que le encantaba Sirius-sama. Además… Fia-san ha estado separada por casi diez años. Por eso quiero que esté sola con Sirius-sama.] (Emilia)

[Gracias. Tengo una buena amante.] (Sirius)

[Yo soy tu discípula. Pero… ¿puedes acariciarme un poco más?] (Emilia)

A partir de entonces, hasta la hora del desayuno, continué acariciando a Emilia.

Terminamos el desayuno preparado por la posada y decidimos hacer actividades gratuitas.

Emilia se quedaría en cama mientras que Reese permanecería en la posada para atenderla, y Reus salió, diciendo que usaría los campos de entrenamiento del Gremio de Aventureros.

Fia y yo tomamos a Hokuto y caminamos por la ciudad que estaba celebrando el Festival de Lucha.

[Jeje… hay mucha gente. Es un poco difícil moverse, pero este ambiente divertido no está mal.] (Fia)

[No te pierdas. Aunque digo eso, Hokuto y yo podremos encontrarte de inmediato.] (Sirius)

[¡Woof!] (Hokuto)

[Oh, hagamos esto entonces.] (Fia)

Fia me abrazó suavemente el brazo y llevó su cabeza hacia mi hombro. Se hizo un poco difícil caminar, pero no me importó porque Fia sonreía.

Es lamentable, pero llevaba una capucha para no causar ruido por ser una elfa. La persona misma también lo pensaba. Pensé que era un desperdicio ocultar ese hermoso pelo largo.

Estábamos disfrutando de nuestra cita mientras comprábamos algunos dulces y mientras mirábamos las diversas tiendas, preguntando sobre los diversos colores de tela para elegir para hacer la gargantilla.

Mientras tanto, si a Hokuto le importaba o no, él hizo cierta distancia entre nosotros. Cuando confirmé dónde estaba con [Search], estaba escondido detrás de un edificio. Parecía que estaba observándome secretamente a mí y a Fia. Mi compañero era particular con los detalles.

Aunque Hokuto podría ser reportado por estar solo, había muchos aventureros que caminaban casualmente con sus Compañeros Bestiales, así que no debería haber ningún problema por un tiempo. Incluso si Hokuto fuera el blanco de algunos tontos debido a su rareza, podría escapar fácilmente.

El día se convirtió en mediodía mientras ambos seguíamos caminando. Encontramos un restaurante con terraza abierta y almorzamos. Todas las tiendas estaban llenas, pero había un asiento vacío, que difícilmente podía verse en la tienda.

Nos llevaron a los asientos exteriores y pedimos algunos platos adecuados. Disfruté hablando con Fia mientras comíamos.

[Las comidas aquí son deliciosas, pero los pasteles que comí esta mañana fueron muchas veces más deliciosos.] (Fia)

[Eso es porque es un dulce, creo que es una comparación errónea con estos platos.] (Sirius)

[Es verdad. Por cierto, he oído que Reus participará en el Festival de Lucha, pero me pregunto por qué tu no estás participando.] (Fia)

Dado que Fia murmuró eso mientras miraba las calles, también me atrajeron y dirigí mi vista hacia fuera.

La mayoría de las personas que caminaban por la ciudad eran aventureros debido al Festival de Lucha. Había jóvenes aventureros, que parecían estar en un grupo, hablando frente a la tienda de armas, y una escena donde veteranos estaban bebiendo durante el día. Las tribus eran diversas, por lo que parecía que esta ciudad tenía poca discriminación entre razas.

Mientras miraba distraídamente ese paisaje urbano, respondí a la pregunta de Fia.

[No tengo ninguna razón para competir y destacar. En vez de a mí, por favor apoya a Reus.] (Sirius)

[Voy a animarle, pero… es un desperdicio. Si eres tú, el campeonato seguramente será tuyo.] (Fia)

[Oioi, que me pongas tan alto a pesar de que solo nos encontramos ayer…] (Sirius)

[Es sólo que eras anormal en esa medida desde que eras un niño. No eres débil, eso es seguro. El brazo que abracé antes… era muy fuerte.] (Fia)

Los ojos apasionados de Fia entraron en mi vista. Pensaba que era agradable si era Emilia o Reese, pero se volvía seductor cuando Fia lo decía, ¿eh?

[Mis brazos alcanzaron ese grado porque he estado entrenando todo el tiempo para proteger a todos. Además, todavía estoy lejos del ideal, así que debo seguir trabajando a partir de ahora.] (Sirius)

[Cuando dices ideal… me pregunto hasta qué grado?] (Fia)

Aunque me volví más fuerte de lo que era en mi vida anterior, no pensaba que había llegado a mi objetivo, que era mi Shishou.

Para proteger a mis discípulos, seguiría entrenando hasta que pudiera ganar contra la Shishou de mis recuerdos.

[Por cierto, pensé en esto después de preguntarle a Reus. ¿Me pregunto si también tengo que entrenar si te sigo?] (Fia)

[Esos tres son mis discípulos. No es necesario que Fia lo haga ya que eres nuestra compañera. Así que te dejo la decisión a ti.] (Sirius)

[Sí… lo pensaré después de verlo.] (Fia)

Tuvimos conversaciones que incluían el futuro, y terminamos de comer. Después de eso caminamos de nuevo por la ciudad.

Mientras caminaba por la calle donde estaban los puestos, Fia de repente se detuvo y me cogió del brazo.

[Aah, Sirius, mira. Está vendiendo algo genial.] (Fia)

[… Espera un momento.] (Sirius)

Si escuchabas sólo las palabras, parecíamos lo suficientemente cercanos como para ser amantes, pero lo que Fia cogió mientras reía… era un collar.

Este puesto parecía tratar principalmente con artículos relacionados con esclavos. Además del collar había varias herramientas de entrenamiento alineadas. Incluso si fuera por error, no era un puesto para ser visitado con amantes.

Lo que Fia sostenía era un collar de esclavos, pero no podía sentir ninguna reacción de maná desde él. Era uno falso, ya que estaba hecho de cuero suave y no de metal.

[… Cliente-san, eso es una falsificación. Es un producto para el disfrute, después de todo.] (Comerciante)

[Heh… ¿puedo tener esto, entonces?] (Fia)

[¿Quieres comprarlo?] (Sirius)

El vendedor probablemente se había acostumbrado a ello. Recibió el pago de Fia sin decir nada y entregó el artículo.

Y Fia me hizo agarrar el collar falso en mis manos como si fuera natural.

[… Quiero preguntarte varias cosas, pero ¿qué estás planeando?] (Sirius)

[Por supuesto, quiero que me lo pongas. Aunque lo dije ayer, no me sentiré incómoda si es que podemos estar juntos, incluso si soy una esclava.] (Fia)

Un verdadero collar de esclavos tenía la función de informar al maestro sobre la ubicación del esclavo que lo usaba. A pesar de eso tenía la función de matarlos a distancia, por lo que era improbable que los que llevaban los collares fueran secuestrados.

Sin embargo la persona sería degradada en varios aspectos porque sería tratada como esclava. No había duda de que era un medio eficaz para proteger a la rara elfa, Fia.

Aunque no había error…

[De verdad, quería esperar hasta que hicieras la gargantilla, pero ahora quiero caminar contigo como amantes.] (Fia)

[¿Quieres que te quite la capucha?] (Sirius)

[Ahaha… lo siento. Parece que eso te causará problemas, es imposible después de todo…] (Fia)

[No necesitas algo como un collar, ¿verdad?] (Sirius)

Como era de alguna manera problemático en varios sentidos, quité la capucha de Fia sin preguntarle.

Los alrededores comenzaron a notar que de repente apareció una elfa y se detuvieron. Fia apresuradamente trató de volver a ponerse la capucha, pero agarré su mano para detenerla.

[¿Qu-qué pasa? ¡Esto atraerá la atención, y vamos a ser sus objetivos!] (Fia)

[En realidad no me importa ser su objetivo. También quiero caminar públicamente con Fia.] (Sirius)

Si Fia era una esclava en primer lugar o no, ser el blanco de gente estúpida todavía no había cambiado.

Si sucediera, sólo asumiría una actitud desafiante. En cualquier caso todavía la protegería.

[Aparte de mí, también están Hokuto y los discípulos, protegeremos a Fia, pase lo que pase. Por lo tanto que no te importe el entorno y caminemos juntos.] (Sirius)

Fia tenía una sonrisa en toda su cara con las mejillas enrojecidas. Ella se aferró a mi brazo con no menos fuerza que la que utilizó antes.

[… Qué frase más seductora. Si me dices tanto, no hay nada que pueda hacer, aparte de seguir adelante. Ah, pero no soy la única mujer que está siendo protegida, ¿verdad?] (Fia)

[Tienes razón. Más importante aún… tu corazón fue golpeado, ¿verdad?] (Sirius)

[Por supuesto, ya que lo dijiste a propósito. Si está bien contigo, me siento como si pudiera entrar a cualquier posada ahora mismo.] (Fia) (7u7)

[Es de día después de todo, así que por favor discúlpame.] (Sirius)

Mientras teníamos una conversación inusualmente lujuriosa, seguimos caminando y entonces eso sucedió cuando llegamos a la calle principal con nuestros brazos cruzados uno encima del otro.

[¿¡Shi… Shimifia-san!?] (??)

[… Oh no.] (Fia)

Cuando nos volvimos hacia la súbita voz que resonaba desde el entorno, había un noble con dos escoltas.

Su edad era probablemente un poco mayor que la mía, ¿creo? El joven noble, que llevaba un traje deslumbrante, temblaba mientras señalaba con el dedo a Fia.

Fia inmediatamente ocultó su rostro, pero… parecía que ya era demasiado tarde.

[… ¿Quién es él?] (Sirius)

[Bueno, si tengo que describirlo brevemente… él es un Noble que se enamoró de mí a primera vista.] (Fia)

Al parecer era una historia de antes de llegar a esta ciudad. Cuando Fia estaba de compras en una ciudad determinada, la capucha se le deslizó porque fue un poco descuidada.

La capucha volvió a ser puesta de inmediato, pero parecía que varias personas ya la habían visto, y uno de ellos era ese Noble.

[Las otras personas fueron amables, no hicieron ningún ruido, pero esta persona es diferente. Dijo que se enamoró de mí, y me persiguió muchas veces.] (Fia)

[¿No sería mejor decir… que es apasionado?] (Sirius)

[Ciertamente se ve así, pero no es mi tipo. La razón es… lo entenderás cuando lo veas.] (Fia)

Mientras que Fia tenía una expresión de desagrado, el joven Noble corrió sonriendo.

Se paró frente a nosotros, extendió sus dos manos como si fuera un drama, y expresó su felicidad.

[Aah… pudimos reunirnos de nuevo después de separarnos por las burlas del destino. Esta es también otra guía de Mira-sama.] (Joven Noble)

De acuerdo a la información que secretamente le susurró Fia, este hombre desagradable que “fue burlado por el destino”… se llamaba Sieg, y era la razón por la que estaba huyendo.

Por cierto, Mira-sama era el nombre de una diosa que existía en la religión que él respetaba.

[Fue una coincidencia que pudieramos volver a encontrarnos. Ya que estamos en medio de una cita, ¿no te saldrías de nuestro camino?] (Fia)

[¿Hmm? ¿Con este hombre? Oi, apartate de Shimifia-san. La chica lo odia, ¿verdad?] (Sieg)

[… me niego.] (Sirius)

[¡Sí! En lugar de odiarlo, lo amo.] (Fia)

Finalmente se dio cuenta de que yo estaba allí. Parecía que sólo veía lo que le convenía. Inmediatamente comprendí esa naturaleza inusualmente problemática.

Sieg me miró, pero Fia besó mi mejilla para mostrarle.

[¿Qu-qué?]] (Sieg)

[Este hombre es mi amante. Por eso no soy tu compañera destinada. Por lo tanto, rindete.] (Fia)

[Eso no está mal, pero ¿no es demasiado directo?] (Sirius)

[No es bueno si no se lo dices claramente. No se dio por vencido no importa cuántas veces dije que te tenía, Sirius. Después de todo, lo entenderás cuando lo veas delante de ti.] (Fia)

[Aah… sí. Puedo entenderlo, de alguna manera.] (Sirius)

Debido a este malestar unilateral, podía entender fácilmente los pensamientos de Fia.

Sieg, que parecía que estaba desesperado, estuvo en agonía durante un tiempo, pero me estaba mirando y de repente lanzó algo de sed de sangre.

Honestamente estaba hasta al nivel de matar, pero… tenía un mal presentimiento.

[¿Es así? ¿Estás aprovechándote de la debilidad de Shimifia-san y forzándola a hacer eso?] (Sieg)

[… Haa?] (Sirius)

[¡Ese collar es la prueba! ¡Estás planeando hacer de Shimifia-san una esclava para cumplir tus deseos, pero definitivamente no lo permitiré!] (Sieg)

[Aah… Después de todo no tiene esperanza.] (Sirius)

Debido a que no teníamos bolsos, estaba sosteniendo el collar que se le dio a Fia antes.

Sin embargo él no lo reconocerá, incluso aunque se lo muestre claramente en este punto. Convenientemente asumió las cosas, no es de extrañar por qué Fia estaba temblando y sosteniendo su cabeza.

Sieg empezó a calentarse, pero en contraste, acabábamos de enfriarnos.

[Sólo un minuto… ¿Crees que una mujer, cuya debilidad está siendo aprovechada, sonreiría así? Si le gusta, comprenderás que no está mintiendo, ¿verdad?] (Sirius)

[¡B-bastardo! Tú, plebello, eres tan descarado mientras engañas a Fia-san. ¡Yo la protegeré!] (Sieg)

[No quiero que digas eso si no puedes entender su corazón. Voy a proteger a Fia, así que rindanse rápido y vayan a casa.] (Sirius)

[¿Crees que tú, un frágil aventurero, podrá protegerla? En ese sentido, puedo contratar varios aventureros para protegerla. ¡Mira!] (Sieg)

Una escolta surgió de la espalda de Sieg y daba un sentimiento intimidante… aunque no se sentía así. Más bien se sorprendió por el comportamiento de su empleador y sintió que no podía evitarse.

Sin darse cuenta de eso, Sieg presentó con orgullo a su escolta.

[Este hombre es un poderoso hombre que ha luchado contra la espada más fuerte, Lior. ¡Él es considerado un Candidato a Ganador en el Festival de Lucha de pasado mañana!] (Sieg)

[La espada más fuerte, ¿verdad…?] (Sirius)

En este mundo, él había luchado contra el más fuerte, Lior… pero incluso el hecho se estaba volviendo un poco raro. Si luchaste contra Lior, o morirás, o vivirás porque reconoció tu habilidad.

No estaba seguro si era verdad, pero al menos podía sentir que el escolta de mediana edad era bastante poderoso. No conocía los estándares del Festival de Lucha, pero no es que no entendiera cuando se decía que era un Candidato Ganador.

[¡Y este tipo es el hijo de la Espada Santa, que rivaliza con la espada más fuerte! Si estas personas protegen a Shimifia-san, ella estará a salvo no importa qué tipo de enemigos vengan a por ella!] (Sieg)

La espada santa… Si no me equivoco, esa persona era un maestro de la espada que había fallecido y estaba un paso detrás de la espada más fuerte, Lior.

Ese Jii-san habló sobre la espada santa una vez, y era su mayor rival antes de retirarse.

El hijo del Santo de la Espada parecía ser más joven que Sieg. Era un hombre delgado, cuya construcción era casi similar a la de Reus. Sin embargo su delgado cuerpo estaba lleno de músculos que habían sido entrenados, dando la sensación de ser un experto. De las espadas ligeras y la armadura que tenía, pensé que era bueno en ataques en movimiento, en lugar de dando golpes.

Ya veo… ciertamente podría ser capaz de proteger a Fia, si tiene gente tan poderosa.

[Hey… en lugar de los escoltas, ¿qué hay de ti?] (Sirius)

[¡Mi fuerte no es fuerza física! Aunque no soy fuerte, tengo la fortaleza financiera y el estatus para compensarlo. ¡Yo la protegeré con todo lo que tengo… ese es mi fuerte!] (Sieg)

Sabía lo que él quería decir, y había una parte con la que podía estar de acuerdo. De hecho tenía el poder de contratar a personas tan poderosas como acompañantes.

Es sólo que… era otra cosa si se ajustaba a las preferencias de Fia o no.

[De hecho… él no es adecuado para Fia.] (Sirius)

[¿Cierto? Sabes, Sieg. Seguramente eres fuerte en ese sentido, pero me gusta más una persona que me pueda proteger con sus propias fuerzas.] (Fia)

Mientras caminaba por la ciudad, Fia me dijo la razón por la que le gustaba.

Se enamoró de mi espalda que apareció en una situación desesperada. Cuando la escuchaba, no tenía nada que decir, aparte de sentirme avergonzado. En otras palabras, en cuanto a lo que había dicho, su preferencia era alguien que pudiera protegerla con su propia fuerza.

Pensé que Sieg no tendría más remedio que renunciar cuando le dijeran eso de nuevo, pero… él no se había dado por vencido todavía.

[B-bien… ¿y si estos aventureros pueden proteger a Shimifia-san?] (Sieg)

[Sí, creo que pueden protegerme con seguridad. Además, entiendo que quieras protegerme porque soy mujer, pero… si tengo que decirlo usando tus propias palabras, él es mi hombre destinado.] (Fia)

[E-este plebello aventurero…?] (Sieg)

[Bien, ¿deberíamos hacer esto?] (Sirius)

Aunque ella no dijo nada malo, él no sabía sobre mi situación. No podía entenderlo porque no veía nada más que a Fia.

Propongamos un método más directo, que tenga un mayor número de testigos.

[Esos dos guardias son fuertes, ¿verdad? Entonces deberíamos… encontrarlos en el Festival de Lucha después de mañana?] (Sirius)

[Sí. Ese es el plan, van a ganar el Festival de Lucha y escoltarán a Shimifia-san. En ese caso, hombres imprudentes no pondrán sus manos sobre ella.] (Sieg)

[También participaré en el festival. Si esos dos son derrotados o si me convierto en el campeón, prométeme que nunca volverás a preguntarle.] (Sirius)

[¿¡Qué!?] (Sieg)

Sieg se sorprendió con mis palabras, pero los dos escoltas, a quienes se les dijo que iban a ser derrotados, arrojaron un aire intimidante.

Cuando calmadamente acepté y contraataque el aire intimidante, los dos escoltas sonrieron mientras se entretenían, y luego susurraron a Sieg.

[…Esta bien. Lo aceptaré. ¡Pero si huyes, seguiré persiguiéndote hasta el fin del mundo!] (Sieg)

[Está decidido entonces. Iremos a la mostrador de la recepción, pero si no puedes confiar en mí, eres bienvenido a venir con nosotros.] (Sirius)

Volviendo los talones sin esperar su respuesta, Fia y yo empezamos a caminar hacia la arena. Cuando miré hacia atrás mientras caminaba, Sieg y sus acompañantes nos estaban dando una mirada aguda mientras nos seguían.

Aunque era problemático, esto le ayudaría a no ser un tonto e instigar a los escoltas a llevarla por la fuerza.

[Lo siento por la molestia. Hay demasiadas interrupciones en esta tan esperada cita.] (Sirius)

[¿Qué estas diciendo? Originalmente era mi culpa, así que me alegro de que Sirius lo hiciera por mí. ¿Puedo ir a tu habitación esta noche? De todos modos, ¡vamos!] (Fia)

Estaba progresando hacia la arena mientras calmaba a la emocionada Fia. Entonces fui oficialmente aceptado para el Festival de Lucha.

Me uní al Festival de Lucha para hacer entender a Sieg e informarle de que yo era realmente el tipo que protegería a Fia.

Según Sieg, tenía que demostrar que era lo suficientemente fuerte como para ganar el Festival de lucha, y pensé que Fia dejaría de ser un blanco si ese hombre sabía quién la estaba protegiendo.

Esto fue dicho mientras caminaba junto con Fia, una rara elfa.

No sólo había una elfa a mi alrededor, sino también inusuales Wolfkins de plata y una santa que podía ver espíritus de agua. Y no había tal cosa como agregar a otra persona ahora.

Yo ya era un aventurero adulto, y no necesitaba tener miedo de destacar.

Además… si mis discípulos fueran los únicos que destacaran, sería inexcusable para mí, como su Shishou.

No repetiría el fracaso que había cometido en la escuela.

[Aah, Hokuto. Gracias por dejarnos estar solos.] (Fia)

[¡Woof!] (Hokuto)

[¿¡Qué!? Por favor retrocede, Shimifia-san!] (Sieg)

Mientras tanto… Hokuto, que entendió que esto ya no era una cita, se reveló, y Sieg volvió a ponerse ruidoso.

Era de tarde cuando terminamos de registrarnos y volvimos a la posada.

Emilia se estaba recuperando en ese momento, pero tan pronto como volví, de repente fui abrazado. No… era más cercano a aspirar mi olor que a abrazarme.

[… Siento el olor de Fia, pero… parece que todavía no han llegado a esa etapa.] (Emilia)

[Quiero replicar de varias maneras, pero si puedes entender eso, quiero que me liberes.] (Sirius)

[…] (Emilia)

[¿¡No me dejarás!?] (Sirius)

Como no pude separarme de ella aunque lo intenté, tuve que explicarle a mis discípulos, ya que se trataba de los detalles de mi participación en el Festival de Lucha.

[Estoy de acuerdo. Sirius-sama seguramente ganará el campeonato, y si lo haces, Fia-san podrá caminar abiertamente con Sirius-sama y con nosotros.] (Emilia)

[Están muy emocionados, pero es duro cuando no piensan en los sentimientos de Fia-san.] (Reese)

[Yo tampoco quiero que Fia-ane use una capucha. Además, también trabajaré duro. ¡Incluso si es difícil, estoy motivado!] (Reus)

[Chicos… gracias.] (Fia)

Fia tenía una sonrisa en toda su cara debido a la amabilidad de mis discípulos. Les estaba diciendo palabras de gratitud y los abrazó uno por uno.

[¡Con esto tendremos el Primer y Segundo Lugar en el Festival de Lucha! Por supuesto, el ganador será Aniki!] (Reus)

[No es una buena idea decidir eso, pero trata de ganar el primer lugar. Reus, jamás contengas tus puños, aunque me golpees en la pelea, ¿de acuerdo?] (Sirius)

[Eso de seguro, Aniki. ¡Lo haré con todo mi poder!] (Reus)

[Aah, ven a mi con todas tus fuerzas.] (Sirius)

Durante los dos días siguientes caminé alrededor de la ciudad mientras salíamos (en una cita) y visitábamos la ciudad con Fia, pero no pude ver más escoltas fuertes, aparte de los escoltas traídos por Seig.

Si hubiera existencias que pudieran convertirse en nuestros muros, serían esos dos. Así que le dije a Reus que no fuera descuidado.

[Es el hijo de la espada santa que luchó contra Lior-Jiichan, ¿eh? No estoy seguro de contra quién voy a luchar, pero mis brazos ya están hormigueando!] (Reus)

… Aunque había algo que me preocupaba un poco acerca de Reus, ¿debería hablar de eso el día del Festival de Lucha?

Después de eso… tuvimos una fiesta de bienvenida para Fia, de nuevo.

Dos días después… comenzó el Festival de Lucha.

Extra

[Eso de seguro, Aniki. ¡Lo haré con todo mi poder!] (Reus)

[Aah, ven a mi con todas tus fuerzas.] (Sirius)

Reus también estaba motivado, después de todo.

[Reus, déjame decirte esto. No te perdonaré si le haces daño a Sirius-sama.] (Emilia)

[¿¡Eh!? ¿Qué debería hacer entonces?] (Reus)

[Deténte justo antes o pelea contra Sirius-sama sin herirlo.] (Emilia)

[¡Nee-chan!] (Reus)

… Y la motivación fue amortiguada por la orden irracional.

Presentando a Hokuto

Ese día… Hokuto-kun conoció a una elfa, que su Maestro rescató cuando era un niño.

Hokuto-kun se sorprendió cuando de repente abrazó a su Maestro, pero comprendió que le gustaba su Maestro, y como había mucha gente que entendía a su Maestro, la aceptó con satisfacción.

Y… la siguiente persona que gustaba de Maestro, Reese-chan, vino a la habitación de su Maestro.

Hokuto-kun era un niño que podía leer el ambiente.

Hokuto-kun, que entendió su intención, salió silenciosamente de la habitación y decidió dormir en la sala de los kouhais.

[Ehehe… Hokuto es esponjoso, ¿no…?] (Fia)

[Sirius-shama…] (Emilia)

La habitación apestaba a alcohol, pero la noche pasó mientras era acariciado por Fia-san.

Al día siguiente, Hokuto-kun esperó delante de la habitación de su Maestro en la mañana.

Como era de esperar, su amo inmediatamente salió y parecía que iba a hacer un pastel en el carruaje.

Y cuando el pastel fue horneado, su maestro dejó que Hokuto-kun lo probara.

Por cierto, Hokuto-kun vivía con el maná de la atmósfera, así que no necesitaba comer.

Pero… lo importante para Hokuto-kun era comer las cosas que le daba su Maestro.

Cosas como Frisbee y cepillar… Hokuto-kun no podía estar satisfecho a menos que su Maestro lo hiciera. No tenían precio.

Ese día, Fia-san y el Maestro estaban felizmente saliendo en una cita.

Dado que Hokuto-kun no fue informado específicamente, siguió a su Maestro, pero… él vio que esos dos estaban muy cerca y estaban sosteniendo sus brazos juntos.

Una vez más, Hokuto-kun era un niño que podía leer el ambiente.

Hokuto-kun pensó en dejarlos solos, así que borró su presencia y ocultó su apariencia. Decidió vigilar a su Maestro y a Fia-san mientras se escondía detrás de un edificio.

La felicidad del Maestro era la felicidad de Hokuto-kun.

Hokuto-kun estaba muy contento cuando vio a esos dos caminando juntos.

Mientras tanto, encontraron a un hombre que quería ser el amante de Fia-san, así que Hokuto-kun se arrastró por detrás para tratar con ellos. Si pudiera hablar, diría que quería hacer un sandwich con ellos entre el suelo y su pata.

Por supuesto, su Maestro se habría dado cuenta, pero para no preocupar a Fia-san, fingió a propósito no darse cuenta de la tenacidad de Hokuto-kun.

Aunque Hokuto-kun era adorado por los beastkin varias veces, mientras él estaba escondido en las sombras, se mantuvo vigilando a su Maestro mientras daba tratamientos adecuados.

Después de un tiempo su Maestro se involucró con hombres extraños.

Pensó en interrumpirlos inmediatamente, pero su Maestro comenzó a hablar seriamente, así que decidió esperar y ver.

La discusión con los hombres había terminado, y su amo comenzó a caminar. Parecía que el lugar de destino era la arena.

Al parecer la cita ya no era una cita, por lo que Hokuto-kun no dudó en aparecer ante esos dos.

Esa noche… Hokuto-kun estuvo encantado de ser cepillado por su Maestro.

Su Maestro y Reus estaban durmiendo, y cuando Hokuto-kun también pensó en dormir un poco… sintió una presencia desde el pasillo.

Cuando fue en silencio al pasillo para no despertar a su Maestro, estaba Fia-san con una sexy negligé.

[Oh, ¿qué pasa, Hokuto?] (Fia)

No importa cuántas veces se dijera esto, Hokuto-kun era un niño que podía leer el ambiente.

Hokuto-kun, que había imaginado sus intenciones, volvió a la habitación, sostuvo a Reus-kun en su boca y fue al pasillo. Aunque Reus-kun era algo pesado, permaneció dormido debido al ajuste excepcional en la potencia por Hokuto-kun.

[Hehe… gracias.] (Fia)

Y luego Hokuto-kun puso a Reus-kun en la habitación donde dormía Emilia-chan, y él también durmió en esa habitación.

La felicidad del Maestro era… La felicidad de Hokuto-kun.

/Capítulo 79 FIN

Anterior      |       Siguiente

Anuncios

Acerca de Jaimelillo

Traductor, b-boy, gamer, speedcuber...
Esta entrada fue publicada en Alianza. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a World Teacher cap. 79

  1. Gibran dijo:

    Gracias 😀

    Me gusta

  2. rubenlpblog dijo:

    entonces Sirius al final tuvo su noche con Fia no? jaja

    gracias por el cap

    Me gusta

  3. Cris dijo:

    Todos quisieran tener un hokuto como mascota ( o¥o)
    Además sabe leer el ambiente y funciona como guardaespaldas

    Le gusta a 2 personas

  4. Ivan dijo:

    Gracias por el capitulo

    Me gusta

  5. Gonzalo dijo:

    Gracias por el cap
    Jajaja hokuto sin duda es un buen amigo

    Me gusta

  6. Christopher dijo:

    Quien no querría un lobo como hakuto es fuerte es lindo esponjoso tiene el pelo suave no come no va al baño es inteligente lee el ambiente te protege desde las sombras y más lo unico malo seria su tamaño

    Me gusta

  7. jack995 dijo:

    El doge es de otro lvl!

    Le gusta a 2 personas

  8. reisen870 dijo:

    bueno nasus con las 1000 cargas mata o todos los camps de una Q por eso lo comparo ya que
    hokuto esta como dices a otro lv ya que esta demasiado op

    Me gusta

  9. Tekarukite dijo:

    Gracias por el capitulo,
    Y como siempre nunca falta el noble presuntuoso que llega a molestar a Sirius xD

    Me gusta

  10. multifuncional hakuto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s