Sevens cap. 13

Incluso si lo llamas tonto



Inmediatamente después de que desperté, entré en contacto con Zelphy.

Nos encontramos en el mismo café que antes, y allí le pedí que aceptara el trabajo de Lockworde-san.

[¿Acaso te golpeaste la cabeza? Ayudar a la antigua heredera de una noble familia contra bandidos, de todas las cosas. Llámame impresionada, pero no diré que sea una buena decisión.]

Zelphy-san me miró con asombro.

En su cabeza probablemente estaba pensando algo como, “no es de extrañar que fuera expulsado de su casa.” Pero eso estaba bien por ahora.

Ordenó algunos dulces y los comió a gusto. Ya veo. Apuesto a que fue criada muy bien. Era justo como Novem dijo.

(Ella realmente es como una caballera, su estilo de lucha es una cosa, y supongo que esto es la influencia de su padre).

[Esta es mi decisión. En el peor de los casos, no me importa si Zelphy-san decide dejarnos. Le diré a Hawkins-san por mi cuenta.]

Al oír eso, suspiró, mientras volvía los ojos hacia Novem.

[Pensé que eras más inteligente que eso, Novem.]

[Es algo que Lyle-sama decidió por sí mismo. También…]

[¿También?]

[Lyle-sama dijo que era capaz de hacerlo, así que no hay problema.]

Sentía que la confianza de Novem hacia mí era demasiado alta, pero aún así, tengo una oportunidad en la pelea.

Los antepasados también lo reconocieron.

[… La actual casa Lockwarde ha caído, por lo que no obtendrás nada como recompensa. Has visto el atuendo de milady, ¿verdad? Además, la cabeza actual no es buena. Aunque sus predecesores eran muy diligentes, y eran nobles espléndidos que tenían el rango de vizconde en la capital imperial.]

Así que la casa Lockwarde estaba declinando.

Pero quien estaba siendo recompensado no eran los Lockward. Tengo la sensación de que éramos los que pagaban aquí.

Y de quien recibiríamos el reembolso era del señor feudal de Dalien.

[No me importa. Seremos quienes pagarán la recompensa.]

[¿Hah? ¡Espera un segundo’. ¿Qué crees que estás diciendo? Si realmente te golpeaste la cabeza, conozco a un buen médico.]

Le di una amarga sonrisa, mientras seguía preguntándole.

[Entonces prefiero que nos presentes a alguien con información. Alguien con conocimientos de la compañía de bandidos, así como del señor de Dalien.]

[Entiendo lo de los bandidos, ¿Pero del señor?]

Parecía que Zelphy-san estaba haciendo un rostro preocupado, pero en realidad, sus ojos se habían estrechado.

(Parece que es igual que como los antepasados… el Tercero y el Quinto, predijeron.)

[Por supuesto.]

Lo dije con una sonrisa. En el fondo sabía que había una posibilidad de fracaso, pero no puedes mostrar eso a la oposición.

Tener confianza en ti mismo. De lo contrario, nadie te seguirá.

[Bueno, vamos a ganar, ¿sabes? Además tengo experiencia en esta área. Cierto. ¿Puedo añadir otra solicitud?]

Añadí una mentira así.

En verdad, nunca antes había luchado decentemente contra un ser humano. La única experiencia de lucha que tengo es la de los antepasados de la Joya.

[… ¿Qué podría ser?]

[No te preocupes, este es un trabajo simple. Es sólo que creo que es uno que podrás hacer bien. Quiero hacerle una petición a Zelphy-san, en quien el gremio confía tanto.]

Poco a poco, todo fluyó tal como lo anticiparon mis antepasados.

Llegamos a la mansión en la que vivía el señor feudal de Dalien.

De un vendedor de información que Zelphy-san nos presentó, llegamos a conocer el tipo de persona que era.

Y aprendimos el estado actual de la ciudad conocida como Dalien.

Personificando la palabra confiable, Ventra Rodorniaera probablemente creído un señor espléndido.

Con el territorio tan cerca de la capital, corría el riesgo de que los siervos emigraran a la ciudad más grande si manejaba mal su situación.

Preocupándose del crecimiento de su tierra, él podía competir con la capital cercana.

Era la familia Rodornia que había hecho a Dalien más y más grande en una larga cantidad de tiempo.

Me enderecé el cuello de la camisa que compré.

[Ha pasado un tiempo desde la última vez que vestí algo así… por alguna razón siento que ha sido más tiempo del que realmente ha pasado.]

[Le queda bien, Lyle-sama.]

Novem también estaba vestida con ropa adecuada para la hija de una Casa Barón… no, no diría que así, pero llevaba un vestido precioso. Por supuesto, tal vez era debido a la persona misma que se lograba tal efecto.

(Ha sido así desde entonces, pero Novem seguro tiene esa atmósfera en ella.)

Yo tampoco estoy usando mi ropa de viajero habitual. Comprados con un sastre en Dalien, los trajes de clase alta eran… de segunda mano.

Usamos la mayoría del dinero que habíamos ganado, pero por supuesto, había una razón para esto.

El Sexto, que estaba a cargo hoy, dejó salir su voz desde la Joya.

Ok, no hay ningún problema con tu apariencia. Ahora, Lyle… ¿estás preparado para hacerte ver como un tonto?

Toco la Joya para indicar mi afirmación.

¡Perfecto! Entonces vayamos… es hora de que el tonto hijo expulsado de su casa tenga una reunión con el Señor de Dalien.

Cuando el Sexto dijo eso, miré hacia el cauteloso guardia.

Más que cauteloso, pareció concluir que éramos los hijos de algún noble u otro mientras miraba nuestra ropa.

No había indicios de que dirigiría un arma hacia nosotros.

Me acerqué a él y declaré mis intenciones.

[Soy Lyle Walt. Hice una cita con el Señor, ¿puede usted por favor obtener la confirmación?]

Allí, los ojos del guardia se abrieron un poco.

(Como pensé, lo sabe, Zelphy-san también lo sabía, así que no hay duda.)

[Por favor espere aquí por un momento. Recibiré la confirmación en un momento.]

Después de decir eso, el guardia empezó a intercambiar palabras con los soldados dentro de las puertas.

Tanto Novem como yo continuamos dirigiéndole una sonrisa.

Después de un rato, no un soldado, sino un hombre que llevaba un traje salió a nuestro encuentro. Viendo eso, entendí que la reunión era posible.

[Lyle Walt-sama, ¿correcto? Ventra-sama le verá. Pero en la actualidad está ocupado, así que por favor espere dentro de la finca por un tiempo.]

Asentí con la cabeza hacia el tratamiento educado.

[Sí, no me importa. Lo siento por mi parte por tener que dar una visita tan de repente. El Señor de Dalien está siendo tolerante con nosotros.]

Novem silenciosamente dio una reverencia.

[Entonces, este camino..]

Bajo su dirección, entramos en la mansión.

En comparación con la escala del avance del territorio, la mansión se sentía pequeña.

Es justo como pensaba.

Cuando el Sexto dijo eso, sentí alivio por el hecho de que todo iba de acuerdo al plan.

Según el vendedor de información, el Señor era un hombre que se veía sociable, de aspecto corto y rechoncho, de unos cuarenta años. Su reputación entre la población estaba en un nivel donde estaban relativamente satisfechos.

Lo que significa que para la gente, era clasificado como un buen Señor.

Al parecer a pesar de que se veía bien, también se veía un poco poco fiable.

Un señor que tiene un lado poco fiable… esa fue la información que recibí. Pero las opiniones de los antepasados y la mía eran diferentes.

El guardia y el empleado con el traje eran verdaderamente leales. No les felicitaré demasiado, pero su tratamiento con nosotros fue amable. Confiable, y un Señor que ha expandido su territorio en esta escala. ¡No hay duda de que es un excelente señor! ¡Bastante perfecto!

El Sexto parecía feliz.

Se trataba de eso, pero me sentí un poco deprimido en ese sentido.

La razón es, fiable y excelente… un señor incluso amado por la gente.

Lo que significa…

¡Debe de haber jugado mucho su mano para aumentar su territorio! Además de no quedarle muchos movimientos, él tiene una personalidad donde no puede aflojar con sus reglas! ¡Estupendo! ¡Hay muchas aperturas para aprovecharse!]

La animada Sexta Generación comprendió el problema en cuestión.

Hubo un crecimiento notable, y era un ambiente donde una gran cantidad de trabajos circulaban alrededor de los aventureros. Pero aunque era querido por el pueblo, fue descuidado con una Brigada de Bandidos.

Estaba seguro de que había una razón. Por eso lo estudiamos.

De buen ánimo, los antepasados examinaron la información que teníamos a mano: El carácter del Señor y los problemas de la tierra. También, la situación actual.

 

『Dos laberintos se manifestaron dentro del territorio, y por eso despachó a sus soldados y caballeros personales. Él está tomando grandes esfuerzos por un pueblo en las afueras… ¡sí! ¡Un señor espléndido!』

(Incluso si lo alabas tanto, vamos a estar apuñalando esos puntos cuando empiecen las negociaciones…)

Había sospechado si estaba o no atado a los mismos bandidos, pero parecía que alguien puso sus manos en la información circulante, por lo que esa información desapareció.

(Aunque desde que llegamos a Dalien tuve sospechas porque no había bandidos actuando.)

Si estuvieran directamente conectados con el Señor, íbamos a negociar con él y a pedirle que la devolviera.

Nos dijeron que esperáramos en una habitación de la mansión, así que Novem y yo nos sentamos en el sofá mientras bebíamos té.

(Ahora entonces, aquí yo debería desempeñar el papel de un lamentable hijo noble que fue desterrado de su familia.)

Tengo la sensación de que no estoy muy lejos de ello de todos modos, pero aquí mi actuación será importante. Además estaré poniendo el nombre Walt en buen uso.

He recibido el permiso de los antepasados, así que no había ningún problema… era lo que me gustaba creer.

『¡Jajaja! ¡Se está poniendo interesante, Lyle!』

La alta tensión de la Sexta Generación me hizo retroceder un poco.

Habiendo terminado su trabajo o no, el Señor apareció ante nosotros después de que una hora pasó.

Estaba mirando directamente mis ojos.

[¡Yo, Lyle Walt, he sido expulsado de mi territorio, pero definitivamente lo reclamaré y lo restauraré a la gloria que alguna vez sostuvo! En cuanto a ese asunto, me gustaría obtener la ayuda de Ventra-sama.]

El ex heredero de la noble provincial Casa Walt.

Esa era su evaluación actual de mí.

He determinado que la información que había llegado a Dalien no era demasiado detallada.

Al mismo tiempo, aprovechando la oportunidad, pensé que encerraría esa evaluación de mí como una persona en mi lugar.

Un mocoso tonto donde no se podía evitar si era echado… un soñador también funciona. Un noble que sólo habla de sueños se ajusta a ti ahora mismo, Lyle.

Esa era la opinión de la Quinta Generación.

Naturalmente, algunos de los otros antepasados se opusieron.

Pero ahora mismo estoy en una situación en la que no era extraño que alguien viniera a mí y tratara de usarme.

Los antepasados también sentían que la transmisión de información se había vuelto mucho más rápida en comparación con sus eras.

Por eso, para protegerme, usaré la oportunidad para establecer mi lugar en el mundo en piedra.

La casa Walt no hizo ningún movimiento con respecto a mis acciones.

También planeo investigar lo que harán como resultado de esto.

¿Vendrían a terminar conmigo después de que haya levantado tal escándalo? ¿O simplemente seguirán abandonándome?

Para conocer la reacción del monstruo que reinaba sobre la Casa Walt, Celes, planeamos utilizar este asunto al máximo.

(Pero sería un poco preocupante para mí si realmente empezaran a enviar asesinos.)

Según los otros, ese problema será resuelto con la habilidad del Primero.

Cuando pensaba en el fundador de estilo salvaje, no podía evitar dudar. Pero su habilidad era realmente increíble.

El señor feudal delante de mis ojos… Ventra Rodornia, tenía un rostro un poco contraído mientras me miraba.

Excelente, Lyle. ¡Ésa es definitivamente la cara de alguien siendo molestado por un completo bufón! Él bajó su guardia y dejó que se mostrara en su cara, ¡¡gahahahah!!

Fue exactamente como dijo la eufórica Sexta Generación.

[L-Lyle-dono, incluso si me pides mi ayuda, no puedo preparar una respuesta a una petición tan repentina. Además dudo que algo así funcionaría. Por tu bien fingiré que no lo escuché, así que podrías por favor regresar por hoy…]

Quería fingir no haberlo oído. Lo que quería decir que deseaba que no hubiera sucedido.

La casa Walt estaba estacionada en una región remota, pero era una legítima casa conde. Se jactaba de su poder militar, y tenía conexiones con la Capital Imperial en el centro.

Eso era lo que debía haber estado pensado Ventra-san cuando se enredó con un hijo idiota como yo.

Justo así, Lyle… ¡está haciendo una cara como si una bomba hubiera sido traída dentro de su territorio! ¡Definitivamente parece que quiere echarte!

Probablemente estaba pensando en cómo tratar conmigo ahora mismo. El vasallo que estaba junto a él estaba allí sin mostrar ninguna perplejidad.

Tal vez era un guardia, pero sus habilidades eran considerables.

(Esta presión que emite solo estando ahí… es notable.)

El hecho de que tuviera un subordinado así también era una muestra de su valor.

[Es cierto, Ventra-sama… hace poco oí que una brigada de bandidos se ha mudado a una mina abandonada en la zona. Yo, Lyle, definitivamente querría ser de utilidad para usted, y como tal, pido permiso para subyugarlos.]

[¿Permiso? ¿Aunque recibí información de que te habías convertido en un aventurero?]

Parece que me investigó muy bien.

Incluso investigó sobre mi después de llegar a la ciudad.

Tenía habilidad.

[Sí, pero teniendo en cuenta su posición, pensé que no había manera de que pudiera dejar sola a una compañía de bandidos. Así que me gustaría tener permiso. ¿Cuál es el problema? ¡Tras derrotarlos, está bien si el mérito por el logro recae en usted, Ventra-sama!]

Lo dije con una sonrisa, y Ventra-san movió sus ojos con inquietud.

[Por favor cálmate. He contratado a un aventurero veterano. También he llamado al gremio, así que también tengo números.]

Seguí tranquilizándolo con una sonrisa.

Ahí, el rostro de Ventra-san se puso un poco pálido.

[… Es una oferta muy grata, pero como pensé, me gustaría que me dejaras a mi los asuntos del territorio. Esta vez déjame aceptar sólo el sentimiento, y…]

[Bien. Lyle… ahora.]

A la señal de la Sexta Generación, hice un rostro ligeramente lamentable.

[¿Es así…? entonces estaré subyugándolos por mi propia voluntad. ¡Incluso así, soy un hombre Walt! Una o dos brigadas de bandidos son lo bastante fácil. Oh, no voy a difundir ts nombre, Ventra-sama, así que por favor descanse tranquilo.]

Mi objetivo cambió.

Pero el rostro de Ventra-san se turbó aún más.

Incluso si has estado siendo echado, eres una persona de la estimada casa Walt… Apuesto a que no puede tomar una decisión debido a la falta de información precisa. A este ritmo, si los haces picadillo, podrías cobrar por ello. Bien… ¡esto se está poniendo divertido!

[… Lyle-dono, permitame ser un poco brusco aquí. Incluso si se le adjunta un ‘antiguo’ a ello, eres una persona que fue el heredero de una casa. Me gustaría que no se entrometiera en exceso. Si eres un aventurero por ahora, entonces deberías estar buscando por un medio para vivir como aventurero. Si es ayuda en ese campo, aún siendo tan poco habilidoso como soy, prestaré mi ayuda. Sin embargo le agradecería que no se metiera en asuntos pertenecientes a este territorio.

(Poco habilidoso… Me pregunto si quiere decir ayuda monetaria. En verdad, él realmente quiere echarme.)

El lado de Ventra-san tenía un punto con el dinero. Pero tengo mis propias razones, y tengo que cazar bandidos pase lo que pase.

(Lo siento mucho por él.)

[Ahora que lo pienso…]

Cuando estaba a punto de decir algo más, tal vez porque estaba irritado debido a que había evitado contestarle, sus cejas se torcieron.

[¿Qué podría ser?]

[No, es solo que parece que esta compañía de bandidos está siendo muy activa. Mientras que abarcan dos territorios, se pegaron a Dalien. Deben de haber acumulado una gran cantidad de tesoros para ellos mismos… deben de ser muy problemáticos para el señor como para que los dejara escapar.]

[… Le apuesto.]

Su expresión no cambió, pero comprendí que le estaba molestando.

Si sacas a los Señores circundantes, será un dolor considerable. Y debido a sus fuerzas disminuidas, su defensa es delgada.

No parecen ser un grupo demasiado inteligentes, pero a pesar de que se habían extendido sobre el territorio para hacer una matanza, el Señor Feudal no podía poner las manos sobre ellos.

Su fortaleza estaba al aire libre, pero el hecho de que estuvieran intactos era bastante sospechoso en sí mismo. Traté de buscar varias cosas sobre eso, y encontré algo poco divertido.

(Aun así, ahora es el momento para los bandidos. Tal vez usaron la cabeza un poco, o su suerte fue buena…)

Traer tropas de otros territorios serviría como excusa para la guerra.

El señor que los dejó solos después de que arrasaron como quisieron, debió haber sufrido algunos recuerdos dolorosos.

(Y espera, creo que tienen a alguien relativamente agudo entre ellos, pero probablemente fue suerte.)

Si lo hubieran hecho sabiéndolo muy bien, entonces eran un enemigo del que desconfiar. Pero eso no parecía correcto.

Los antepasados concluyeron inmediatamente que el enemigo no era alguien de tan alto calibre. Como pensaba, probablemente sólo tienen experiencia en el campo de derrotar enemigos.

Pero la compañía que arrasaba en otras tierras estaba tranquila en Dalien. ¿Qué pensarían los otros señores?

[Parece estar muy ocupado. Aunque yo, Lyle, pueda ser inadecuado, ayudaré a resolver los problemas en su cabeza, Ventra-sama. No sería extraño que los territorios circundantes fueran sometidos a un extraño malentendido, ¿correcto?]

Cuando dije eso, dejó escapar un suspiro.

[Hah… ¿qué quieres? ¿Estás diciendo que si te mueves como plazcas en este territorio, habría mérito para mí? Sólo puedo ver deméritos en eso.]

(Ese no es el caso.)

Continué con una sonrisa brillante.

[Por favor présteme mano de obra y fondos. Le mostraré que puedo echar a la brigada de bandidos espléndidamente. Es solo que…]

[¿Que?]

Le contesté después de dejar una pausa.

[Usaré mi nombre. Naturalmente, también estaré tomando su riqueza acumulada. Ventra-sama proporcionará mano de obra y fondos.]

Estaba en una abrumadora ventaja con estas condiciones.

Pero también había mérito para Ventra-san. Quien eliminaría a los bandidos de su tierra sería yo.

Si los derrotaba como un simple aventurero, los señores de los alrededores no podrían hacer alboroto.

La montaña de tesoros sería transferida a mí, por lo que Ventra no sospecharía.

Usa a los bandidos, el Señor de Dalien fue capaz de recolectar el tesoro que amasaron irrumpiendo en casas de otros territorios… ¡Él no quiere que ellos (Otros Señores) piensen en esas líneas! ¡Problemas surgirán en sus tierras limítrofes!

Oí de nuevo la deleitada voz de la Sexta Generación.

[Parece que tiene una estimación aproximada de la mano de obra que poseo actualmente. Pero si yo mismo lo dijera, mi mano de obra es la misma gente de esta tierra. No hay manera de que pueda prestarlos.]

[Ya veo. Entonces eso significa que está bien con financiar parte de ello? (Así es, pero ya sabíamos algo como eso.)]

Necesito que entienda a la persona que se supone que debo ser. Cierto… Lyle el Soñador. Con el fin de hacerle pensar en mí de esa manera, deliberadamente hice la demanda.

Prestar soldados o autoridad militar era algo que nunca sucedía generalmente.

[Sí. Te presentaré cincuenta monedas de oro.]

Fumu, en los estándares actuales, ¿no suena eso escaso? Lyle, sube el listón. Escucha, las reuniones de negocios son…

A las palabras del Sexto, subí mis precios.

[Los bandidos se habrán ido, y uno de tus problemas se resolverá. ¿Cómo suenan doscientos oros?]

A mi oferta, Ventra-san soltó una carcajada.

[Ahaha, Lyle-dono… ¿no me estás subestimando demasiado?]

Diciendo eso, dio una señal al sirviente a su lado con sus dedos.

El sirviente salió de la habitación.

Apuesto a que había ofrecido una suma más baja de la que había previsto.

Teniendo en cuenta la escala de la ciudad de Dalien, era una cantidad en la que ni siquiera pensaría como dinero de bolsillo.

Pero ese era mi objetivo.

Bueno, está bien como está. Él probablemente piensa que eres ajeno al mundo, y que no has tenido una educación adecuada en estos asuntos.

El Sexto parecía satisfecho.

(Sólo tengo que actuar para hacer que la oposición piense que no soy bueno, así que si quieres llamarlo fácil, probablemente lo sea, pero… es agotador.)

Cuando el sirviente regresó, su mano estaba sujeta alrededor de una bolsa de cuero.

Su contenido eran monedas de oro, doscientas de ellas.

[Bajo tu nombre, irás a subyugar a los bandidos, Lyle-dono. He preparado los fondos. Sin embargo está bien si permanecemos desconectados, ¿verdad?]

[¡Sí! ¡Muchas gracias, Ventra-sama!]

Probablemente tiene la impresión de que no pierde nada incluso si fracasamos. Si lo logramos no tendrá conflictos con los territorios vecinos, y si fallamos la bomba de tiempo conocida como Lyle habrá desaparecido de su vista. También existe la posibilidad de que la brigada de bandidos se mueva en ese caso. Doscientas monedas de oro es un precio barato.

Novem, que estaba a mi lado, simplemente se sentó y observó el intercambio con una sonrisa.

Ventra-san debe pensar en mí como en un hijo idiota e inconsciente que es liderado por una mujer.

(Ahora lo siguiente es…)

¡Lyle, lo siguiente es reunir personal!

Mientras escuchaba la eufórica voz de la Sexta Generación, sonreí y estreché la mano de Ventra-san mientras me devolvía la sonrisa y me recordaba no usar su nombre.

/Capítulo 13 FIN

Anterior    Lista de capítulos     Siguiente

Anuncios

Acerca de Jaimelillo

Traductor, b-boy, gamer, speedcuber...
Esta entrada fue publicada en Alianza. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sevens cap. 13

  1. Steal dijo:

    Esa joya inducidora de desmayos al fin sirve de algo
    Gracias por el capítulo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s