Sevens cap. 16

Limit Burst



『¡¡Encárgate de él, Lyle!!

Cuando oí la voz de la Primera Generación, sonreí ante la cabeza del hacha que se aproximaba.

Mirando mi expresión, el hombre grande probablemente pensó que me había vuelto loco, o tal vez él simplemente no notó mi rostro…

Pero con esto, la pelea fue resuelta.

[Limit Burst.]

Full Over era una habilidad que elevaba todas las capacidades de uno por un margen fijo, y Limit Burst era una que permitía superar el límite de tu cuerpo.

Pero debido al violento retroceso de tal acción, lo igualaba curando el cuerpo simultáneamente.

Al mismo tiempo que activé la habilidad, sentí que el tiempo que fluía a mi alrededor iba a un ritmo diferente de lo habitual.

Se había vuelto muy lento, y mi intuición estaba afilada.

Utilicé mi mano izquierda para sacar el sable que guardaba como reserva, y así usé las dos de mis espadas para desviar el golpe.

En el momento en que el metal chocó, surgieron chispas de mis espadas, y el impacto sacudió mi cuerpo.

Ignoré eso y me moví con fuerza para retorcer mi cuerpo para conectar una patada. Apunté al cráneo.

[Qu…]

No fue enviado a volar, pero después de caer el cuerpo del gran hombre estaba inestable, habiendo sido golpeado en la cabeza.

[Es una habilidad muy conveniente la que tienes allí. Estoy celoso.]

Diciendo eso, el hombre tomó una postura con su hacha.

No sé si era por los efectos de otra habilidad, o porque el hombre mismo era fuerte contra los impactos físicos. Podría ser cualquiera, o ninguna.

Continuó balanceando su hacha de izquierda a derecha mientras me atacaba. Por alguna razón estaba dejando salir una voz fuerte.

Pero ese no era un sonido para amenazar a un enemigo.

Probablemente entendía que en ese momento los movimientos de mi cuerpo habían cambiado. Al mismo tiempo el golpe que había estado reservando para acabarme era ineficaz.

Descubriendo que su carta de triunfo no funcionaba, tal vez se impacientó.

[¡¡Monstrrruoooo!!]

Mientras pensaba en lo cruel que era llamar a alguien que no podía vencer un monstruo, usé mis dos sables para volver a desviar y lancé una patada.

Uno de ellos se sintió como que iba a romperse.

(El efecto de una habilidad… increíble.)

Esta vez la patada fue enviada a su estómago.

Cayendo de rodillas, el hombre me miró con cara de como si hubiera visto algo increíble.

[¿Por qué? He aumentado la velocidad y el poder. Contra un tipo femenino delicado como tú, por qué…]

Definitivamente tenía los efectos de sus Habilidades y un mayor poder.

Sin embargo estoy bastante seguro de que mi velocidad era la más alta entre nosotros.

Por supuesto, mientras pudieras controlar maná podrías elevar tu poder tan alto como quisieras. Como yo también tenía ese tipo de entrenamiento clavado en mí, realmente no podía llamarle demasiado poderoso.

Él estaba simplemente aumentando temporalmente sus fuerzas.

Había una abrumadora deficiencia en la técnica.

Identifiqué las presencias circundantes con Habilidades y sentí que el resto de los bandidos ya habían sido aprehendidos.

Todo lo que quedaba era el hombre grande delante de mis ojos.

Cuando me acerqué, desechó su hacha y levantó sus manos. Y hacia mí, él solicitó.

[¡E-espera! ¡Te he tomado el gusto! Si es contigo, creo que voy a ser capaz de soñar en grande! Entonces, ¿qué tal si me tomas como tu subordinado? Si es así, no me importa si usas a mis hombres como soldados, o como quieras.]

Hizo un cambio completo de personalidad y comenzó a mostrar una personalidad débil.

Mirando el hacha, no estaba al alcance de sus manos.

Pero el Primero habló.

Oy, este es uno astuto. Aquellos chicos que tienen una cara cobarde a menudo…

Tal vez porque me notó moviendo los ojos por un momento, sacó un cuchillo oculto y entró en una posición para usar una habilidad.

La Gema en su mano izquierda dejó escapar una débil luz.

Dirigió una sonrisa vulgar en mi dirección.

[¡Idiota!]

… Tener un arma o dos escondidas en alguna parte de si mismo.

La Quinta Generación dejó salir una voz harta.

¿No podrías haber dicho eso un poco antes?
¿Eres un tonto? Esto es tiempo más que suficiente para Lyle.

Cuando oí la voz del Primero ya estaba lanzando una patada voladora sobre el enemigo.

Debido a que le golpeé la mandíbula con una patada hacia arriba, la habilidad terminó fallando.

Cuando miré a mi alrededor, estaba rodeado de aventureros.

Basado en sus miradas de alivio, parece que pensaron que sería víctima de un ataque sorpresa.

Pensé que estaba teniendo cuidado, pero tal vez no estaba prestando suficiente atención.

(Fui salvado por la habilidad del primero. Y espera, esta Limit Burst… también es extraordinaria).

Había un límite para su uso consecutivo, y todas tenían sus peculiaridades, pero eran útiles.

Cancelé la habilidad y miré al hombre inconsciente.

Supongo que eso es todo. Lyle, antes de que lo entregues, su mano izquierda…

A las palabras del quinto solté la habilidad, fui donde el hombre inconsciente, y arranqué con fuerza el paño envuelto alrededor de su mano izquierda antes de recuperar la gema.

La gema roja emitía un débil brillo.

(De alguna manera tengo la sensación de que esta es mucho más útil.)

Mirándola, giré mi cabeza hacia la joya azul que brillaba en mi pecho.

La joya que constantemente se quejaba e incluso ponía restricciones en mi uso de las habilidades.

En contraste, esta gema no seleccionaba a su portador, enseñaba a uno cómo usar Habilidades, y dejaba que las usaran libremente.

Si me preguntaras cuál querría elegir, tengo una fuerte inclinación a elegir esta última.

… Oy, eso duele un poco.

Tal vez el Primero sintió lo que yo quería decir con sus instintos salvajes, y soltó una voz suave.

Novem y Lockwarde-san se precipitaron a mi lado.

El jefe del grupo de bandidos fue rodeado y atado por los aventureros.

[Lyle-sama… espléndido rendimiento.]

Los ojos de Novem estaban un poco llorosos, pero seguía dirigiéndome una sonrisa.

Lockwarde-san me miró apresuradamente.

Probablemente quería decir algo, viendo la gema roja que tenía en mi poder, pero debido a que no hizo nada por sí misma, no podía prepararse para decirlo.

(Una persona torpe.)

Mientras pensaba en eso, escuché voces de los aventureros.

[Oy, esto es muy grave.]
[Sangre está saliendo de su cuerpo. ¿Es este el retroceso por sus Habilidades?]
[Bueno, no hay problemas mientras esté vivo. Oy, lo estaremos llevando.]

Cuando me volví, vi la sangre brotar del cuerpo del líder de los bandido. En el hombre grande los aventureros aplicaban medicina para curar sus heridas.

(Bueno, sí, sería problemático si muere.)

Uso excesivo de habilidades. Parece que su cuerpo no podría mantenerse al día con ellas.

(Entiendo cuando veo eso, hay razones por las que los antepasados ponen restricciones de uso en mis Habilidades).

Mirando al hombre sangrando, me recordé a mí mismo tener cuidado con eso en los próximos tiempos.

Y en ese momento Lockwarde-san habló.

[U-um…]

Con una expresión extremadamente preocupada, ponía sus ojos en la gema y luego en mi cara, y luego otra vez en la gema.

Viendo eso, Novem me habló.

[Lyle-sama, es hora de que cumpla su objetivo.]

Al oír eso entregué la gema en mi mano. Quería lanzársela suavemente, pero cuando lo pensé, era una preciosa herencia familiar.

Era mejor darla en la mano.

Lockwarde-san la recibió apretando ambas manos alrededor de la mía y la gema. Me miró la cara y se echó a llorar.

Con su brillante rostro rojo, parecía que quería ofrecer sus gracias.

[Um, bueno, realmente no hice mucho, pero…]

Mientras sus palabras no salían, Novem le habló amablemente.

[Por favor acéptalo. Ese era el deseo de Lyle-sama. Así es, ¿verdad, Lyle-sama?]

Ella se rió para sí misma mientras buscaba la confirmación de mí, y me rasqué con el dedo en vergüenza y desvié mis ojos.

[Bueno, ¿cómo debería decir esto…? he logrado mi objetivo. Así que no hay problema. Más importante…]

[G-gracias…]

Lockwarde-san trató de exprimir algunas gracias, pero no pudo sacarlo todo.

Un aventurero se nos acercó, así que me volví hacia él.

[Lo siento por interponerme en el camino. Pero también es nuestro trabajo.]

[No, gracias. Nosotros somos los que han sido ayudados aquí.]

Diciendo eso se quitó la capucha.

Era un varón con ojos agudos y una atmósfera que indicaba que no era una pequeñez.

En lugar de caza recompensas, se trataba de un aventurero con una actitud amistosa hacia su señor feudal.

Basado en la capacidad y el carácter, él era un aventurero confiable.

Sin embargo no era uno de Dalien.

Le pregunté a Zelphy-san y recibí su cooperación.

Por eso he confirmado con el Gremio si se convertiría o no en un problema. Hawkins-san hizo una cara difícil antes de decir que no podía hacerlo abiertamente.

Eso es como dar consentimiento tácito, ¿verdad? Y lo que es más importante, me preocupaba si realmente nos ayudarían o no.

(Si Zelphy-san realmente quería salvar a Lockwarde-san, pensé que ella pediría su cooperación, y parece que tenía razón.)

El aventurero hizo una cara de alivio.

[No, también nos han ayudado mucho. Con esto, estos tipos serán juzgados en nuestra tierra. Es probable que el señor feudal se regocije.]

Cierto, ellos eran de las tierras donde estos bandidos asaltaron desenfrenadamente. Aventureros expertos de esas partes tuvieron lugar en nuestra subyugación de bandidos.

[Del tesoro que han acumulado, nos gustaría buscar los artículos que estamos buscando también. Lo siento por la prisa, pero quisiera que dieses testimonio de eso.]

Al oír eso, asentí.

『Cierto, cierto, en momentos como este tienes que moverte rápidamente. Es debido a que el trabajo no ha terminado tedavía. Vamos a explicar la situación a los aventureros de Dalien también. Puede haber algunos que vayan tras el tesoro por sus propio deseos de otra manera.』

Oí la alegre voz de la Tercera Generación.

Como debía dar testimonio, le pedí una explicación al aventurero.

Que nosotros dependamos de aventureros…

Parece que la Séptima no confió en ellos en su tiempo.

El Tercero le respondió con un tono cansado.

Incluso yo tuve algunos aventureros con los que estaba en buenos términos… Bueno, no es que no entienda a donde quieres llegar. Tienen su parte buena y mala.

No nos faltaban hombres calificados para nuestro trabajo.

[Ese hacha también. Pertenecía a uno de los hijos de la señora del Señor Feudal. Sus parientes la buscaban. Sé que tienes derecho a ello, por lo que deberían dar un buen precio por ello.]

Miré el hacha de batalla que usaba el hombre grande.

Definitivamente era una pieza espléndida.

No la necesitaba, así que le dejé el precio a él.

[No me importa. Tomaremos cualquier cantidad que presenten. Ahora bien, ¿Confirmamos el resto?]

[Es bueno que seas tan comprensivo. Pero ¿estás seguro? Estoy bastante seguro de que dijeron que era algo así como una preciosa herencia antigua, ¿sabes? Sería posible inflar un poco el precio.]

Al oír eso giré mis ojos hacia Lockwarde-san, sorprendiéndola.

[… Bueno, no estoy en ese tipo de humor (ya he cumplido lo que me propuse hacer, no tengo una razón para mostrar más deseos).]

[Ya veo. Entonces será esta manera. No lo hemos tocado todavía, así que todavía está en las minas. Además le diré al cliente sobre el pago por el hacha. Definitivamente estarán encantados.]

[Aun así… bueno, te lo dejo a ti.]

Es mejor si no digo nada innecesario, ¿verdad? Eso es lo que pensaba, así que dejé todo a la buena voluntad del otro grupo.

Me dirigí a las minas con el aventurero.

Novem me siguió. Lockwarde-san me vio partir.

Más que eso, probablemente estaba congelada, insegura de lo que quería decir.

Tal vez estaba pensando en sus cosas por el alivio.

Espléndido. Verdaderamente espléndido. Devolví la joya de Alice-san a los descendientes de Alice-san… maldita sea, lágrimas están saliendo.

Parece que la Primera Generación estaba llorando.

Viendo eso, el segundo soltó una línea.

¿Por qué la vista de un hombre de mediana edad llorando es tan desagradable? ¿Se ve así precisamente porque eres nuestro fundador?
¡Bastardo! ¿¡Qué crees que dieces mientras estoy aquí emotivo!? ¡Llevemos esto afuera!
¡Y como dije, estamos atrapados aquí! ¿¡Por qué no aprendes un poco, bárbaro!?

Era su intercambio habitual, pero…

(Oy, paren! Estoy cansado después de terminar una batalla… ah, el mareo está…)

Mientras me balanceaba un poco, Novem inmediatamente apoyó mi cuerpo.

[¿¡Lyle-sama!?]

[Oy, oy, ¿estás bien? Bueno, trabajaste muy duro. Podrías descansar un poco…]

[N-no… puedo aguantarlo un poco más (¡¡ambos necesitan aprender!!)]

No se callaron hasta el final.

Este era el patrón habitual, pero estoy empezando a odiarlo.

En la parte superior de un carro…

Encerrados entre barras de hierro, los bandidos fueron empujados en tres carros de aspecto estrecho.

Dejando el territorio de Dalien, no tenían ni idea de que estaban siendo enviados a las tierras donde eran buscados.

[¡Maldita sea, no hemos hecho nada aún!]
[¡Cierto! ¡No hemos hecho nada en este territorio!]
[¡Nos libraremos pronto! Y robaremos todo de vuelta.]

Los bandidos dejaron salir algunas líneas egoístas, pero los aventureros que los rodeaban eran todos sonrisas.

No parecía que estuvieran riéndose de las líneas que los bandidos estaban arrojando egoístamente. Parecía que sabían lo que les esperaba.

Al ver eso, el hombre grande sintió una sensación de incomodidad.

[Oy, estos tipos son aventureros de Dalien, ¿verdad?]

Se frotó la barbilla mientras le preguntaba a uno de sus subordinados. Era uno de los que recopiló información en Dalien como aventurero.

[Nunca lo había visto antes.]

Al decirle eso, el hombre grande examinó sus alrededores

[… ¿A dónde vamos? Que estemos siendo llevados más allá de las fronteras de Dalien, ¿cuál es el significado de esto?]

Al escuchar eso, uno de los aventureros se acercó a las barras de hierro.

Encima de un caballo, observó a los bandidos mientras hablaba.

[¿Cuándo dijimos que éramos de Dalien? Ustedes van a recibir el juicio adecuado en los territorios en los que hicieron destrozos.]

Las caras de los bandidos se pusieron pálidas.

Un país donde los señores feudales tenían gran poder. Ese era el Reino Bahnseim.

Mientras todos compartían una conexión, cada tierra estaba conformada por la voluntad de su señor.

Por esa razón, los criminales que cruzaban las fronteras a menudo quedaban lamentablemente prófugos.

Aunque si fueran demasiado lejos, algún famoso cazarrecompensas o alguien vendría por sus cabezas.

[¿¡Q-qué quieres decir!? ¡Estábamos en Dalien! ¡No hay razón por la que deberías llevarnos!]

Mirando a su confundido líder, sus subordinados sintieron aún más pánico.

Las sonrisas de los aventureros se ensancharon.

[Simplemente los capturamos a todos ustedes después de que por coincidencia cruzaran a nuestro territorio. Porque los aventureros de Dalien por casualidad los trajeron hasta aquí, nosotros que coincidentemente estábamos en la zona tomamos la iniciativa y te arrestamos. Santo cielo, esto es preocupante. Los tipos de Dalien… nos hemos metido en una deuda.]

Los aventureros habían tomado cada uno variados pedidos.

Quiero que devuelvas mis objetos de valor robados por el grupo de bandidos.

Quiero que acabes con el enemigo de mi familia.

Habían asumido esas diversas peticiones de una vez, y se precipitaron a Dalien para participar en la misión de Subyugación de los Bandidos.

Quien se puso en contacto con aquellos aventureros vinculados al señor feudal fue Zelphy.

[¡N-no me jodan! ¿Por qué resultó así? ¿Porque somos los villanos? ¡Deben haber peores bastardos ahí fuera!]

Era justo como decía el gran hombre.

Los pecados de los bandidos no eran más que crímenes ligeros a los ojos de un verdadero villano.

Por supuesto, en comparación con verdaderos villanos.

Sus pecados eran todavía muy pesados.

Asaltaron pueblos e incluso los quemaron hasta el suelo. Lanzaron ataques contra las mansiones de los señores que gobernaban los pueblos. A las mujeres, ellos…

Habían acumulado varios crímenes.

Pero el señor de la tierra donde hicieron tales cosas fue incapaz de ponerles las manos encima una vez que huyeron. A este ritmo el honor del señor estaba siendo aplastado.

La insatisfacción del feudo se amontonaría ante su poco fiable señor.

[Como si lo supiera. Tu suerte fue mala esta vez. Además incluso si me dices eso después de que has destrozado por tanto tiempo… Incluso tenemos aventureros aquí de los pueblos que ustedes allanaron, ¿sabes?]

Al oír eso, el hombre grande miró a su alrededor.

Entre los rostros sonrientes, habían unos cuantos que no sonreían.

Estaban reteniendo las armas en sus manos.

[Va-vamos a ser juzgados, ¿verdad? Si nos matan aquí…]

[¿Hah? ¿De qué demonios estás hablando?… Incluso si hay uno o dos menos, si intentan algo será la ejecución del grupo, ¿verdad? Sólo tenemos que mantener a un número razonable de ustedes vivos.]

Todas las caras de los bandidos se pusieron pálidas.

Habiendo regresado a Dalien liberamos al personal que habíamos recogido y devolvimos las herramientas y carros que pedimos prestados a los comerciantes apropiados.


De los tesoros que los bandidos acumularon devolvimos la mayoría de ellos, así que si descuentas los pagos, tenemos lo que equivaldría a unas sesenta monedas de oro.

(Normalmente estaríamos profundamente en rojo. Incluso si los subyugábamos, si piensas en todos los problemas que surgirían, la cabeza del señor de aquí debe de estar sufriendo).

En caso de que la asistencia solicitada cayera, contratamos a algunos aventureros expertos de Dalien también, por si acaso.

Para eso gastamos bastante dinero.

Era un dolor buscar el lugar donde los bandidos vendieron los bienes robados, así que dejé la mayor parte de eso a los aventureros.

Todo terminó, y todo lo que quedaba era reportarle al gremio.

[Con esto finalmente podemos poner un período en el asunto.]

Estiré mi cuerpo.

[Buen trabajo, Lyle-sama. Aun así, ¿cuál fue su verdadero objetivo ahí?]

En cuanto preguntó Novem, estuve preocupado por lo que debería responder.

¿Debería revelar la verdad de las voluntades de mis ancestros en la Joya, o debería permanecer en silencio?

(No, debería aprovechar la oportunidad para decirle. Ya me vio usar esas habilidades en esa batalla anterior, así que no es como si me faltara evidencia persuasiva…)

Entonces, tirando de un caballo, apareció Zelphy-san.

[Buen trabajo ustedes dos.]

[G-gracias por tu trabajo, Zelphy-san.]

Cuando Novem dijo eso, también le di una ligera respuesta.

[Ahora vayamos a los baños antes de pasar por el gremio. El jefe Hawkins definitivamente está esperándolos con preocupación.]

Cuando Zelphy-san dijo eso, una imagen de un Hawkins-san de aspecto preocupado flotó en mi cabeza.

No nos conocíamos desde hacía mucho tiempo, pero en verdad era una buena persona.

[Sí, vayamos. Además, Zelphy-san, ¿también tienes algunos negocios con nosotros, no?]

Ante mis palabras, Zelphy-san abrió los ojos.

Se rascó el cabello y apartó sus ojos.

[… Bueno, bueno, pensé que eras un mocoso débil, pero resultaste ser un chico asombroso, ¿sabes?]

Dejando escapar un suspiro, nos habló.

[Después de ir al Gremio vayamos a la casa del señor juntos. Hay algunos cosas que es mejor que ustedes sepan.]

Diciendo eso corrigió su posición en el caballo y se fue.

Novem me dirigió una sonrisa.

[¿Cuándo lo notó? ¿Que Zelphy-san era una aventurera afiliado al señor feudal de Dalien?]

Al oír sus palabras levanté ambas manos para señalar mi rendición.

[Probablemente más tarde que tú, Novem. Además no lo noté por mi propia habilidad.]

Cierto, yo soy el que lo notó. No, quiero decir, ella era hábil y fue capaz de recopilar información en un abrir y cerrar de ojos. Era sólo alrededor del nivel de “hey, ¿no es esta chica un poco sospechosa?”, Pero cuando esa chica Aria apareció se hizo gradualmente más claro…
Eso es suficiente. Esta conversación no está yendo a ninguna parte.

El Tercero empezó a jactarse, pero el Cuarto lo detuvo.

[Sólo pensé que era un poco sospechosa. Desde el momento en que Hawkins-san la recomendó como consejera. Por supuesto, creo que habríamos conseguido a Zelphy-san incluso si hubiésemos pagado una cuota menor.]

[¿¡Sospechaste de ella desde el principio!?]

[Quiero decir, nos recomendaron una consejera cuando claramente teníamos algunas circunstancias peculiares rodeándonos. Además, mientras que existía el sistema, no lo recomendaban abiertamente a los demás solicitantes.]

Viéndola reírse para sí misma empecé a preguntarme por qué pagó una cuota tan alta en ese caso.

Habiendo intuido eso, Novem ofreció una explicación.

[Es porque pensé que los consejeros aconsejarían lo mejor posible cuando el dinero estuviera involucrado. Para lograr las ambiciones de Lyle-sama determiné que no era el mejor momento para economizar.]

[¿De Verdad? (¿Mi ambición? Espera, ¿le dije algo así?)]

Había algunas partes que no podía entender, pero había una necesidad de informar al gremio, así que Novem y yo nos dirigimos a los baños.

Tuvimos unos pocos días de suciedad en nosotros, así que también estaba la razón de que nos queríamos lavar rápidamente.

(… Aun así, ¿mi ambición? No recuerdo haber dicho nada como eso, y… convertirse en un aventurero fue simplemente por como las cosas resultaron, o debería decir que fue sólo porque no podía pensar en otra cosa que hacer.)

/Capítulo 16 FIN

Anterior    Lista de capítulos     Siguiente

Anuncios

Acerca de Jaimelillo

Traductor, b-boy, gamer, speedcuber...
Esta entrada fue publicada en Alianza. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sevens cap. 16

  1. Steal dijo:

    Gracias por el capítulo
    Creo que su ambición era un harem
    No?

    Me gusta

  2. Tekarukite dijo:

    Gracias por el capitulo, solo falta que la Alice le haga competencia a Novem-chan xD
    PD: En esta parte [Con esto finalmente podemos poner un período en el asunto.] En lugar de “periodo” no sería “punto”?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s