Rebuild World – Capítulo 141

Reavivar

Después de dejar a Carol, Akira se dirigió a la base de Sheryl.

Akira parecía estar de buen humor, al notar esto, Alpha le hizo una pregunta.

«Pareces estar muy contento, ¿fue realmente tan divertido hablar con Carol?»

Pero Akira reaccionó de manera sorprendida, parecía que él mismo no lo notaba o simplemente no se sentía así.

«¿Realmente me veo tan feliz en este momento?»

«Sip, siempre mantuve mis ojos en ti, así que puedo decirlo con seguridad».

«Ya veo, bueno, es cierto que fue divertido. Después de todo, pude escuchar muchas cosas sobre ser un Cazador».

Alpha sonrió amablemente tras escuchar la sincera respuesta de Akira.

«Ya veo, es bueno escuchar eso. En ese caso, podría ser una buena idea para mí reunir información en torno a ese tema para hablar contigo también.»

Dijo Alpha con delicadeza. En la superficie, era como si dijera que era por el bien de Akira, pero detrás de eso, sólo lo hacía por el bien de mantenerlo alejado de Carol.

Akira pensó un poco antes de responder.

«Hmmm. Bueno, para ser honesto, aprendo más sobre el sentido común en el distrito oriental en lugar de conocimientos sobre ser un Cazador de ti al fin y al cabo. Supongo que quiero que me enseñes sobre el sentido común primero. Después de todo, ni siquiera sé dónde se localiza la ciudad de Kugamayama dentro del distrito oriental, así que, puedes enseñarme sobre ser un Cazador después de eso.»

«Claro, entendido».

De repente Akira extendió su mano y agarró al hombre que estaba a su lado, ese hombre tenía la cartera de Akira en su mano. En un movimiento fluido, Akira dio una patada con su fuerza aumentada a aquel hombre que no usaba traje aumentado ni armadura. Aunque Akira se contuvo, su patada siguió doliendo. Lo suficiente como para obligar al hombre a rodar por el suelo y retorcerse de dolor.

Akira recogió alegremente su cartera y luego caminó hacia ese hombre. Aquel hombre que aún jadeaba de dolor, notó que Akira caminaba hacia él y buscó desesperadamente su pistola en el bolsillo. Apuntó a Akira tan rápido como pudo, pero debido al dolor, fue demasiado lento.

Con una sonrisa, Akira pateó la pistola lejos de la mano de aquel hombre. La pistola voló y se deslizó por el suelo. Mientras tanto, tenía la mano de ese hombre doblada en un ángulo extraño, era obvio que el hueso en su interior estaba roto. Ese hombre gritó de dolor.

Akira estaba de buen humor. A diferencia de entonces, cuando Alna le pilló desprevenido y le quitó la cartera, esta vez, fue capaz de proteger adecuadamente el dinero que le costó más de una vida. Alpha ni siquiera necesitó ayudarle en absoluto, Akira fue capaz de identificar a ese hombre completamente con su propia habilidad. Sintió la satisfacción de haberse redimido.

Gracias a eso, incluso con todos los delitos que el hombre había cometido contra Akira, el chico estaba de muy buen humor. Podría decirse que estaba siendo considerado con aquel hombre y que sólo lo dejó incapacitado. Si Akira estuviera en su humor habitual, no había duda de que ese hombre ya habría muerto. Este era el callejón trasero, no era algo extraño encontrar uno o dos cadáveres tirados por aquí y por allá. Su estado de ánimo fue lo único que salvó al hombre.

Aquel hombre miró con miedo a Akira, que le sonrió de buen humor y le dijo.

«Hoy has tenido muy mala suerte al intentar aprovecharte de mí».

Akira todavía sonaba como si estuviera de buen humor cuando dijo eso, pero inmediatamente dio otra patada después de decir eso. Aquel hombre chilló, se tiró al suelo y rodó.

Para Akira, ese fue el final del incidente, estaba hecho, estaba terminado, se hizo más fuerte, ya no era descuidado. Después de poder confirmarlo, se dio la vuelta y volvió a caminar hacia la calle principal.

Pero la voz detrás de él le dijo a Akira que no era el final del incidente. Aquel hombre, que se retorcía de dolor en el suelo, gritó de repente una maldición.

«…Maldita sea, no escuché nada de esto…»

Akira se detuvo, su rostro sonriente se volvió frío de golpe.

Viola tenía una oficina escondida entre los innumerables edificios del distrito bajo de la ciudad de Kugamayama. Colbert estaba allí con Viola ese día.

Ella estaba sentada en un sofá y le dijo a Colbert de buen humor.

«Cielos, tienes mucho frío, ¿qué tal si vienes aquí?»

Colbert estaba sentado no muy lejos de Viola y pudo escuchar claramente su invitación.

«No, gracias».

«Caramba, no eres divertido».

La rápida respuesta de Colbert fue más por cautela que por frialdad hacia Viola, pero eso no arruinó para nada el humor de Viola, que seguía sonriendo como siempre.

Colbert miró a Viola, que parecía estar de excelente humor, y se dijo a sí mismo que debía tener cuidado de no involucrarse en ningún asunto problemático que ella tuviera en mente al decirle.

«Entonces, ¿por qué me has llamado hoy? ¿Hay algo que no te guste en el informe que te he dado? Para que sepas, no voy a devolver la recompensa».

«No, no es nada de eso en absoluto. El informe que me diste no estaba mal. Sólo quería preguntarte directamente algunas cosas como cuál es tu impresión de esa tienda».

«Estoy seguro de que ya lo escribí en mi informe, ¿no lo leíste?»

«Sí lo hice. Pero aunque se trate del mismo tema, la gente suele dar una opinión diferente cuando se le pregunta directamente en comparación con lo que escribió en un simple informe, ya sabes. Incluso cuando negocias, prefieres conocer a la otra parte directamente aunque sea algo que podrías haber solucionado con mensajes de texto, ¿no? Así de importante es la información que puedes obtener solo hablando directamente. O al menos, para mí, es así de importante, lo sabes, ¿no?»

Sea como sea, Viola fue quien lo contrató. Colbert puso eso como excusa para rendirse allí.

«…Muy bien, entonces, ¿qué quieres que te diga esta vez?»

«Muchas cosas, para empezar, ¿qué clase de chica es esta Sheryl?»

Viola sonrió encantada a Colbert mientras empezaban a profundizar en ese tema.

Ese día, Colbert no fue a la tienda de Sheryl por pura casualidad, fue contratado por Viola para investigar la tienda de Sheryl. No obstante, al principio dudó en aceptar esa petición, pero ya que la oferta de recompensa era bastante generosa, finalmente decidió aceptarla.

La única razón por la que Colbert trató de ayudar a Levin fue porque podía hacerlo mientras cumplía con el pedido de Viola, y en caso de que se descubriera que recibió ese pedido de Viola, podría usarlo como excusa para eludirlo. También podría ayudarle a evitar verse envuelto en asuntos problemáticos más adelante, después de todo, para bien o para mal, Viola era famosa por causar problemas. Mucha gente levantaba la guardia cuando notaba que Viola había hecho alguna jugada y no había nada malo en ser más cuidadoso.

Viola preguntó a Colbert sobre muchas cosas y Colbert respondió a todas sus preguntas. La mayoría de ellas eran sobre lo mismo que ya había escrito en su informe, mientras que el resto eran sobre algunas cosas que pensaba que no era necesario escribir en su informe.

Viola escuchaba atentamente a Colbert, que conocía a Viola desde hacía mucho tiempo, en ese momento, sabía con certeza que ella tenía algo completamente diferente en su mente detrás de su expresión exterior. A veces parecía profundamente interesada cuando en realidad no le importaba en absoluto, a veces parecía que no le importaba en absoluto cuando en realidad estaba realmente interesada, y a veces no era ninguna de las dos cosas. Viola sólo mostraba una expresión que le ayudara a conseguir más información.

Colbert sabía que Viola había manipulado la información para controlar indirectamente a otras personas en múltiples ocasiones en el pasado. Así que tuvo mucho cuidado y estaba siendo muy cuidadoso mientras hablaba con ella, pero incluso después de eso, seguía dudando de sí mismo, preguntándose si ya estaba bailando al ritmo de Viola.

«…Eso es básicamente lo esencial. El jefe de esa pandilla y el dueño de esa tienda, esa chica Sheryl es básicamente una chica bastante impresionante. Después de todo, parece que también tiene a Akira en sus manos, así que no es que su belleza lo sea todo. Esto es sólo una suposición mía, pero creo que a esa tienda le va bien».

«Tienes una buena crítica sobre esa tienda».

«Es sólo mi opinión. Si lo cuestionas, puedes conocerla y decidir por ti misma. En primer lugar, ¿por qué te interesa esa tienda? Hay muchas otras tiendas similares en la ciudad de los barrios bajos, ¿verdad? ¿Es porque Akira está involucrado?»

«Ahora que lo mencionas, ¿viste a Akira allí?»

«No llegué a verlo cuando fui allí. Puede que estuviera escondido en algún sitio. Esa habitación estaba rodeada de sábanas blancas, puede que estuviera escondido detrás de una de esas sábanas, aunque no puedo asegurarlo.»

«Ya veo, bueno, tengo mucho interés en esa tienda. Digamos que muchas otras tiendas están siendo alertadas por su nuevo competidor. No es nada extraño, ¿verdad?»

«…Bueno, si tú lo dices».

Colbert pudo ver que Viola escondía todo tipo de cosas detrás de esa excusa que acababa de dar. No podía saber si era sólo su imaginación o no, ya que podía estar equivocado, pero no tenía medios para confirmarlo con seguridad.

«…Si eso es todo, ahora me iré a casa. Puedes llamarme si necesitas algo más… Una cosa más sin embargo, sólo quiero asegurarme, depende de mí qué hacer con las reliquias que compré ayer, ¿verdad?»

«Sí. Esa es una de las recompensas de mi parte, puedes hacer lo que quieras con ellas. Al menos te diré esto por amabilidad, puede ser una buena idea venderlo, y no lo lleves al centro de intercambio de la Oficina de Cazadores. Si te sientes cómodo haciendo eso, nunca podrás volver a ser un Cazador normal».

Colbert miró a Viola con desprecio.

«Humph, no es asunto tuyo».

«Pero por supuesto, es completamente de tu incumbencia».

Viola sonrió al decir eso. Colbert puso una mirada bastante frustrada mientras salía de la habitación.

La puerta golpeó cuando Colbert la cerró de golpe al salir. Viola lo miró y murmuró.

«Viendo cómo actúa, no creo que pueda volver a ser un Cazador normal a estas alturas. Pero bueno, es una forma de vivir».

Viola fue la que se ofreció a pagar a Colbert con reliquias en lugar de con dinero para atraerlo a que aceptara esa petición de ella, aprovechando su deseo de no volver a ser un Cazador normal.

Una llamada llegó a la terminal de información de Viola, ella alcanzó su terminal de información y dijo de buen humor.

«Soy yo… Sí, sí, he difundido el rumor… No, mi trabajo es sólo difundir la información para incitar el fuego y hacerlo cuando el fuego ya ha empezado a arder. Por supuesto, no me importa ir más allá, pero te costará más, ¿sabes…? Si no quieres pagarme, entonces espera. Hice correr bien el rumor, así que es sólo cuestión de tiempo… Sí, bueno, más tarde entonces».

Viola terminó la llamada.

«Me pregunto qué pasará de aquí en adelante, no puedo evitar emocionarme».

Viola sonrió, imaginando todo tipo de posibilidades.

***

El hombre que robó la cartera de Akira estaba doblado en el suelo. Akira caminaba hacia él con una expresión sombría. La cara de ese hombre fue distorsionada no por el dolor de su mano rota, sino también por el miedo de Akira que venía hacia él.

Pensó en huir, pero el dolor de su estómago y de su mano, así como el miedo a ser asesinado por Akira, le impidieron hacer cualquier movimiento brusco. Le era imposible echar a correr.

Akira se detuvo justo delante de aquel hombre y le preguntó con voz tranquila como si estuviera susurrando.

«¿Qué quieres decir con eso?»

Pero aquel hombre pidió perdón en lugar de responder a la pregunta de Akira.

«¡¡Por favor, perdóname!! Lo siento mucho!!»

Akira empujó su rifle hacia ese hombre y le preguntó una vez más.

«Contesta a mi pregunta. ¿Qué quieres decir con lo que acabas de decir…? Si respondes a mi pregunta, puede que te dé algo de mi medicina… Si no quieres hablar ni siquiera bajo la amenaza de un arma, entonces estaré más que feliz de concederte ese deseo».

El humor de Akira había empeorado considerablemente. Incluso si ese hombre no respondía a la pregunta de Akira porque no podía ordenar su mente ante el terror del rifle que Akira le estaba apuntando, probablemente a Akira no le importaría eso y simplemente mataría a ese hombre.

Ese hombre le rogó desesperadamente a Akira que no lo matara.

«C-Claro!! ¡¡Te lo diré!! ¡¡Te diré todo!! Así que por favor no dispares!!»

Akira bajó su rifle, sacó su caja de medicinas, sacó algunas píldoras, y las forzó en la garganta de ese hombre. No le importó ni siquiera cuando ese hombre gimió. Entonces Akira agarró la mano rota de ese hombre y la realineó a la fuerza.

Ese hombre gritó en el dolor cuando Akira realineó su mano rota, su cara fue distorsionada en la agonía. Pero su cara de sorpresa y dolor cambió inmediatamente. La medicina funcionó de maravilla, el dolor de su estómago y de su mano rota por la patada de Akira disminuyó lenta pero seguramente. Incluso su mano que estaba doblada en un ángulo antinatural hasta ahora, una vez que Akira la realineó a la fuerza, ese hombre fue capaz de moverla de nuevo, aunque sólo ligeramente.

Ese hombre estaba confundido y sorprendido de que Akira realmente compartiera algo de su medicina, pero su confusión y sorpresa se esfumaron cuando notó que Akira ya le había apuntado con su rifle de nuevo.

Akira realmente compartió su medicina, tal como dijo. Así que, tal como dijo también, podría matar a ese hombre de verdad. Ese hombre abrió la boca con pánico. Si Akira pensó que él había abandonado su promesa, Akira podría apretar el gatillo en cualquier momento, así que antes de eso, él intentó lo mejor para comenzar a hablar.

«…Compré esa información. Dijeron que hay un cierto joven cazador descuidado que lleva mucho dinero pero que es un blanco fácil de robar… Y que estaría bien incluso si me atrapan ya que alguien fue atrapado en el pasado también, pero cuando ese carterista corrió y se escondió detrás de otro cazador, ese chico se asustó y huyó… El rumor está diciendo básicamente que eres un blanco fácil y que estará bien incluso si me atrapan…»

Akira recordó que en el pasado se descuidó y una joven llamada Alna le robó la cartera. Desafortunadamente, no pudo recuperar su dinero. Después de todo, Katsuya protegió a Alna.

En ese momento, su diferencia de poder era demasiado grande, aunque estaba en contra de la idea, Akira terminó retrocediendo. Si Alpha no lo hubiera detenido en ese momento, era casi seguro que hubiera estallado una pelea y Akira hubiera muerto en ella.

El estado de ánimo de Akira cambió inmediatamente a lo peor en el momento en que recordó eso. Su expresión se volvió fría, aunque no tenía emociones, se podía sentir una ola de ira oscura y desgarradora que brotaba de él.

Al ver eso, ese hombre se puso súper asustado mientras le rogaba a Akira que lo perdonara.

«¡¡No soy yo!! Es la información del agente de información!!»

Akira respondió con una voz calmada.

«¿Cómo me has encontrado? ¿Viste una foto de mi cara o algo así?»

«…Me dijeron algunas descripciones como el peinado y la complexión corporal… Y también me mostraron una foto borrosa también».

«¿Fue capaz de encontrarme sólo con eso?»

«Como dije, me equivoqué de persona. Te confundí con ese joven cazador».

«¿No dijiste allí que no habías oído nada de esto? No dijiste que me habías confundido con esa presa fácil, ¿verdad?»

«E-Eso es…»

Aquel hombre se quedó sin palabras. Akira fijó su mirada en aquel hombre sin decir nada. Aquel hombre no pudo soportar la presión y empezó a temblar mientras suplicaba a Akira.

«Lo siento mucho, fui engañado por ese agente de información, me dieron la información equivocada. Es mi culpa, soy tan estúpido por haber sido engañado por ese agente de información. Así que, por favor, ten piedad de mí».

Akira miró fijamente a ese hombre con su rifle aún apuntando hacia él, y ese hombre le devolvió la mirada con la cara fruncida.

Akira bajó de repente su rifle. Aquel hombre parecía muy aliviado, pero enseguida se demostró que eso era prematuro.

Akira agarró a ese hombre por el cuello y lo levantó, luego golpeó a ese hombre contra la pared del callejón trasero. Ese hombre gimió de dolor, pero Akira no se detuvo ahí, entonces le dijo a ese hombre con un tono frío y despiadado sin siquiera mirarlo.

«En primer lugar, déjame aclarar esto, tú no fuiste engañado por ese agente de información. En efecto, yo soy el tonto al que un mocoso le robó fácilmente la cartera. Yo fui ese debilucho que huyó cuando el Cazador que protegía a ese mocoso se enfrentó a mí. El agente de información no te mintió, esa información es correcta».

Entonces Akira miró directamente a los ojos de ese hombre como si estuviera escudriñando en lo más profundo de su alma, la cara de ese hombre estaba llena de terror.

«Pero no tengo planes de terminar ese incidente ahí. Todavía no he terminado con ella. No me importa de dónde hayas sacado esa información, pero asegúrate de decirle a ese agente de información que aún no es el final de la historia, ¿entendido?»

Aunque Akira le agarró con fuerza del cuello, aquel hombre consiguió asentir. Akira entonces soltó su mano, aquel hombre tosió y cayó al suelo.

Akira rápidamente se dio la vuelta y comenzó a caminar de nuevo.

Aquel hombre tosía mientras trataba de calmar su respiración. Cuando se soltó del agarre de Akira, vio su pistola, que Akira le quitó de la mano, tirada en el suelo cerca de él. Aquel hombre se levantó lentamente y buscó su pistola.

En el momento en que su mano alcanzó su pistola, un disparo resonó y su pistola salió disparada de su mano. Aquel hombre no pudo evitar girarse hacia el origen de aquel disparo y vio a Akira allí con su rifle de asalto AAH apuntándole. Akira fue quien disparó a su pistola.

Aquel hombre gritó y corrió tan rápido como pudo hacia la profundidad del callejón.

Akira bajó en silencio su rifle, ahora estaba de un humor terrible. Tenía la misma expresión sombría que tenía cuando iba a luchar contra Katsuya.

Alpha voló y se puso delante de Akira, amplió su imagen en la visión de Akira.

«Akira, respira profundamente».

Akira respiró profundamente tal y como le dijo Alpha, lo hizo varias veces. Después de unas cuantas repeticiones, se calmó lentamente.

Alpha le sonrió suavemente a Akira para calmarlo y le dijo.

«¿Estás bien ahora?»

«…Sí… Lo siento.»

«Ni lo menciones».

Alpha sonrió como si no le molestara en absoluto. Akira parecía ligeramente desanimado mientras dejaba escapar un gran suspiro.

«Para ser honesto, pensé que ya había superado por completo eso, sabes».

Para Akira, era algo que ya estaba superado. O al menos, eso era lo que él pensaba. Si no hubiera pasado nada, sólo se habría reído al recordar aquello. Realmente era algo que ya había terminado en su mente.

Pero parecía que alguien no quería dejar que terminara allí, así que en la mente de Akira, cambió de «ya terminado» a una «breve pausa», y ahora estaba de nuevo «en juego».

Alpha entonces dijo con preocupación a Akira.

«Creo que es una buena idea que vuelvas a casa sin visitar la base de Sheryl hoy. Sería malo que pasara algo cuando estás de tan mal humor, no podrás intentar calmar la situación, ¿verdad?»

«…No, al menos la visitaré brevemente. Después de todo, le prometí que iría aunque fuera más tarde de lo habitual… Además, hay algo que quiero preguntarle a Sheryl».

El rostro de Akira volvió a ponerse tenso mientras pensaba en qué hacer para resolver esta situación.

***

Sheryl estaba trabajando en su habitación privada cuando alguien llamó de repente a la puerta.

«Pasa».

Alicia abrió la puerta y le dijo a Sheryl.

«Jefe, Akira-san está aquí».

Sheryl miró a Alicia, que estaba sola. Luego ladeó la cabeza y preguntó.

«¿Dónde está?»

«Está hablando con Erio ahora mismo, vendrá en un minuto. Y además, en realidad hay algo que tengo que decirte…»

Alicia vaciló y parecía bastante preocupada.

«…No estoy muy segura de lo que ha pasado, pero parece que Akira-san está de muy mal humor ahora mismo. Así que ten cuidado».

Alicia le pidió a Erio que retuviera a Akira un rato para poder advertir a Sheryl sobre el estado de ánimo de Akira. Sheryl lo notó mientras fruncía el ceño.

Cuando Alicia salió de la habitación, Akira entró. Cuando Sheryl vio la expresión de Akira, apenas pudo mantener su expresión para no encogerse.

Incluso Sheryl pudo ver claramente que Akira estaba obviamente de un humor terrible. Akira sabía que su expresión estaba filtrando sus emociones, así que hizo todo lo posible para arreglar eso. Él trató de actuar de manera casual, pero fracasó completamente en hacerlo.

[Esto realmente se ve muy mal… Gracias a Dios que Alicia me advirtió de antemano.]

Sheryl estaba extremadamente nerviosa, pero aún así sonrió a Akira, haciendo lo posible por ocultar su nerviosismo.

Se sentó cara a cara con Akira en una mesa, podía sentir claramente el pesado estado de ánimo en ese lugar. Se estrujaba los sesos para pensar qué era lo que había que hacer allí.

Tanto por su posición en la pandilla como por sus propios sentimientos, Sheryl no quería que Akira la odiara. Akira era el principal apoyo de la pandilla, así como la razón por la que podía mantener su posición como jefe en la pandilla. Si Akira llegaba a odiarla, su posición se desmoronaría. Akira era también el ancla mental de Sheryl, era el lugar en el que se apoyaba cuando estaba mental o espiritualmente agotada. Si Akira la abandonaba, no había duda de que se rompería.

Si era el Akira normal, incluso si Sheryl cometía algún desliz y decía algo que no debía, Akira lo dejaría pasar. Si Sheryl dijera algo que causara un malentendido, podría explicarlo todo hasta que el malentendido se aclarara. Si decía algo que ofendía a Akira, podía disculparse por ello. De esta manera, no sería un golpe fatal en su relación con Akira, o al menos, eso era lo que ella pensaba.

Pero el Akira actual no era como solía ser, Sheryl no podía permitirse el lujo de comportarse normalmente. Sentía que si cometía un ligero error o si decía algo que causara un mínimo malentendido, daría un golpe fatal a su relación con Akira. Sheryl procedió con mucho cuidado para no activar ninguna mina terrestre.

[… ¿Debo mantener la boca cerrada de esta manera? ¿Es una buena idea guardar silencio hasta que Akira se calme un poco? Pero, ¿y si eso le enfada? ¿Debería tomar la iniciativa y apostar por la posibilidad de animarle… aunque, por supuesto, teniendo mucho cuidado de no empeorar su estado de ánimo? Pero no tengo ni idea de lo que le hizo enfadar en primer lugar, así que… Pero no…]

Mientras Sheryl ponía toda su atención en pensar qué hacer allí, empezó a olvidarse de otras cosas menores. Su cara también se volvió lentamente tensa.

Aunque Akira era normalmente un chico denso, fue capaz de notar fácilmente ese cambio en la expresión de Sheryl, mostraba lo desesperada que estaba.

Mirando a Sheryl, que estaba cada vez más desesperada, de alguna manera Akira se calmó un poco. Entonces le dijo.

«Sheryl».

«¿¡S-Si!?»

Sheryl contestó nerviosa, no esperaba que Akira le hablara así de repente

Akira se esforzó por sonar como siempre.

«…Bueno, uhh, hoy ha pasado algo y no estoy de buen humor ahora mismo. Yo mismo lo sé, pero no es que esté enfadado contigo en absoluto. Y además, me estoy esforzando al máximo aquí, pero estoy seguro de que podría descargar mi ira en ti, así que me disculpo de antemano. Lo siento, si realmente termino desahogándome contigo, por favor olvídalo y no dejes que te moleste demasiado».

Después de decir eso, Akira bajó ligeramente la cabeza.

Sheryl se sorprendió un poco por eso, pero inmediatamente recuperó la compostura y sonrió dulcemente a Akira. De alguna manera fue capaz de calmarse y recuperar la claridad. Pensó que sería menos probable que Akira se enfadara con ella si era ella la que estaba en el lado de la escucha, así que animó a Akira a continuar.

«Lo entiendo. No te voy a obligar, pero si te ayuda que lo compartas con alguien, puedo escucharte todo lo que quieras».

«…Lo siento, gracias por la oferta, pero no».

Sheryl miró a Akira y trató de hacer algunas conjeturas.

[…Parece que es algo serio, podría ganar algunos puntos si puedo ayudarle a resolver su problema… Pero viéndolo bien, es más probable que esté mordiendo más de lo que puedo masticar.]

Sheryl actuó despreocupadamente como si no le molestara en absoluto y dijo.

«Por favor, no lo sientas, la culpa es mía por decir algo que no debía. Sé que no puedo ayudar mucho, pero si hay algo que pueda hacer, por favor, dímelo».

Cuando Sheryl dijo eso, Akira la miró como si acabara de recordar algo.

«Ah, es cierto, hay algo que quería preguntarte».

Akira sacó su terminal de información, pulsó algunos botones y luego lo colocó sobre la mesa para que Sheryl pudiera verlo también. La foto de Alna estaba en ese panel de información, era la carterista que le robó la cartera.

«Si alguna vez ves a esta chica, quiero que me informes».

Sheryl echó un vistazo a la foto. A juzgar por su atuendo, esa chica parecía ser alguien de los barrios bajos, pero su figura no era tan mala. Sería hermosa con un poco de esfuerzo, o al menos, eso fue lo que pensó Sheryl al ver esa foto.

Akira no mostró ningún interés ni siquiera después de ver a Sheryl desnuda, pero ahora le pedía que le ayudara a encontrar otra chica. Sheryl se sintió un poco insatisfecha por eso. Pero decidió dejar eso para después y le preguntó a Akira.

«Sólo tengo que buscar a esta chica, ¿verdad? Si nos dices su nombre y su conexión contigo, deberíamos poder encontrarla más fácilmente».

«No sé su nombre, y además, no quiero que ustedes la busquen. Es que si alguno de ustedes la ve, quiero que me lo digan».

«Pero como, estás buscando a esta chica, ¿verdad? ¿Qué piensas hacer con ella después de encontrarla?»

Como Akira no dijo nada sobre su relación con Alna, Sheryl sospechó un poco allí.

Si no era nada malo, entonces debía tener cuidado de no hacer nada grosero cuando llevara a Alna a Akira. Por otro lado, si era lo contrario, podría usar la fuerza para capturar a esa chica y eso podría ayudarla a ganar algunos puntos de Akira.

Pero Sheryl tenía que ser muy cuidadosa con el trato que le daría a Alna, si Akira la estaba buscando ya que ella había ayudado a Akira antes, entonces sólo causaría que el humor de Akira empeorara si trataban mal a Alna.

Pero la respuesta de Akira a la pregunta de Sheryl fue corta y clara.

«La mataré».

La voz de Akira era tan fría y despiadada que incluso sorprendió a Sheryl.

La sonrisa de Sheryl se congeló en un instante.

Akira suspiró para calmarse, luego dijo.

«…Esa chica me robó la cartera, ya ves. Así que, ya que robó el dinero que reuní arriesgando mi vida, estoy planeando matarla si la encuentro de nuevo.»

«Y-Ya veo».

«…Y también, no hay necesidad de secuestrarla o usar la fuerza. Aunque no estoy seguro de si sólo son sus amigos o si sólo la estaban apoyando, básicamente tiene algunos Cazadores protegiéndola. Y esos Cazadores son más o menos tan fuertes como yo, o podrían ser incluso más fuertes que yo. La perseguí cuando me di cuenta de que me había robado la cartera, pero al final no pude recuperar mi dinero por culpa de esos Cazadores.»

«… ¿Son más fuertes que tú?»

«Sí, así que no hay necesidad de usar la fuerza».

Akira admitió casualmente que esos Cazadores eran más fuertes que él, y además, Sheryl notó que no tenía planes de sacrificar a la pandilla sólo para buscar a esa chica. Aunque se sintió feliz por ello, también pensó que debían ser más útiles para Akira. Demostrar que la pandilla era útil a Akira era un hito importante para ellos.

La única razón por la que Akira ayudaba a la pandilla era simplemente porque era el novio de Sheryl, no había ninguna otra razón. Así que si podían darle a Akira más razones para apoyar a la pandilla, definitivamente haría que la pandilla se sintiera más segura. Después de todo, todos los miembros de la pandilla estaban preocupados de que pudieran ser abandonados por Akira.

Sheryl respondió con una cara seria.

«Lo entiendo. Advertiré adecuadamente a todos. ¿Cómo debemos informarte si la vemos? Aunque nos hayas dicho que te informemos si la vemos, no es que todos los miembros de la pandilla tengan un terminal de información. Por supuesto, queremos ayudarte tanto como sea posible, pero…»

«No, no hay prisa. Pueden decirme cuándo y dónde la vieron. Después de todo, puede que se haya trasladado a otra zona para cuando me llegue esa información».

Sheryl estaba un poco sorprendida por eso, cuando Akira dijo que mataría a esa chica, sonaba como si tuviera un profundo y oscuro rencor hacia ella, pero por lo que acababa de decir, sonaba como si a Akira no le importara mucho incluso si no podían encontrar a esa chica.

[No entiendo muy bien lo que piensa Akira, pero es mejor que hagamos lo que nos dijo. Podría estallar una pelea, después de todo, si ese es el caso, no podemos permitirnos ser imprudentes… Por desgracia, no estamos preparados para algo así.]

Sheryl aún no estaba tan cerca de Akira, puso una expresión de desamparo cuando se dio cuenta.

Akira notó ese ligero cambio, malinterpretó su significado y se disculpó.

«…Lo siento, me esforcé por ser cuidadoso, pero supongo que igual terminé desahogándome contigo, ¿eh? Lo siento».

Sheryl de alguna manera se las arregló para dar su habitual sonrisa.

«Por favor, no te preocupes, todo el mundo tiene su mal día. Si te ayuda, puedes desahogarte todo lo que quieras conmigo, no me importa. Pero claro, como recompensa, haré que me mimes mucho después».

«… Ahhh… Bueno… Puedes hacer lo que quieras».

Sheryl sonreía con picardía, a lo que Akira respondió con una sonrisa irónica.

Esta entrada fue publicada en Rebuild World y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rebuild World – Capítulo 141

  1. dari2908 dijo:

    Por fin puedo leer otro capitulo ya

    Gracias por el cap

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s