BG Capítulo 11

Capítulo 11 – No planeado (Imprevisto)


Volviendo de la misma manera en que llegaron con la cesta en la mano, entraron en una tienda de café en el interior del centro comercial.

Sentado en el asiento, Ryou pidió un café con hielo y Erika, té helado de leche.

Al sentir la cómoda frescura del aire acondicionado de la tienda, Ryou se apoya en el asiento de tipo sofá y respira ligeramente conforme el calor sale de su cuerpo.

Al ver esa apariencia Erika sonríe.

“¿Desgastado?”

“No, sólo creo que es refrescante aquí. Y tú, no estas cansada?”

“No lo estoy. Pero parece que también me faltaba sueño, pero me siento renovada después de esa pequeña siesta.”

Erika dijo con timidez.

Ryou está de acuerdo con las palabras de Erika.

“Sí, haciendo tal almuerzo en caja como ese podría causar una falta de sueño. Pero realmente era delicioso, así que gracias por la comida.”

Ryou inclina su cabeza mientras que lo dice.

“Está bien ya, no hay porque.”

Erika sonrió con timidez y agita las manos.

Cuando Ryou se sienta con la espalda recta y se aclara la garganta con una tos a punto de decir algo, las bebidas que pidieron llegaron.

Recibiendo las bebidas, ambos probaron el suyo.

Bebiendo un trago, Ryou frunce el ceño debido a que olvidó el jarabe que siempre pone en su café de hielo, el entonces pone jarabe y leche también.

Erika ve a Ryou con interés mientras revuelve su café con hielo.

“Siempre utilizas jarabe?”

“Sólo con el café de hielo. Y sólo leche, sin azúcar con café caliente.

“No tomas azúcar en tu café?”

“Ah, no me importa el sabor amargo del café, pero con café helado algo al respecto me molesta.”

El rostro de Erika muestra una complexión de ligera comprensión.

“Entiendo un poco.”

“Entenderlo es bueno.”

Ryou lo dice mientras asentía con una cara seria y Erika se ríe.

“Interesante, ¿no es así.”

“No, yo soy normal.”

“Nop, interesante. No creo que me he reído como hoy en mucho tiempo. Pero la risa puede ser buena. Como aquella vez con la caja de almuerzo.”

Ryou que oyó eso, de pronto comenzó a moverse con inquietud y apartó la mirada.

“¿Qué pasa?”

Erika le preguntó a Ryou cuyo comportamiento se volvió extraño, y Ryou dice con voz vacilante.

“Pues bien, durante el almuerzo…, perdí la compostura por un momento.”

Erika no indaga más.

“Sí.”

“Así que no se lo dirás a los demás?”

Erika mira fijamente luego le pregunta en broma.

“¿Para qué?”

Con un rostro aparentemente avergonzado, dice Ryou.

“Uhm, bueno eso es, compasión de samurai.”

A punto de estallar en risas a las palabras de Ryou, Erika lo aguanta y dice.

“Yo soy una mujer. No un samurai.

“Ah, entonces es compasión de mujer.”

Esta vez la risa no podía ser soportada.

“¿Qué pasa con la compasión de mujer? Aunque sé lo que quieres decir.”

“Sólo guarda silencio al respecto por el momento.”

“¿Que es eso?”

Erika se ríe cada vez más.

“Hey, voy a conseguirte algo de este lugar.”

Mientras lo dice, agita el menú.

Erika viendo eso dice con picardía.

“Así que es una trato.”

“Como ves.”

Ryou une las dos manos juntas en oración hacia Erika.

Mirando gratamente a Ryou, dice Erika.

“Entonces, ordenar pastel está bien?”

Ryou asiente con prontitud.

“Lo que quieras. también podría comer.”

El rostro de Erika quedo en asombro.

“A pesar de que comiste tanto en el almuerzo?”

“No las cosas dulces van a un estómago diferente?”

“Eh, eso sin duda es dicho, pero…”

El rostro de Erika muestra que ella tiene dificultades para tragarlo.

“Además, siento que la mitad ya ha sido digerido.”

“¿¡Ya!? ¿¡La Mitad!?”

“Ah, no dos horas ya han pasado desde que comimos?”

“Eh…, la mitad de esa cantidad en dos horas…”

“Bueno, no me importa los detalles de menor importancia. …Disculpe.”

Detalles de menor importancia es, Erika reflexiona mientras Ryou llamó a un empleado y ordenó un pastel de chocolate para él y tarta de queso para Erika.

Cuando termina de pagar Ryou, Erika se inclina y dice gracias.

Hacia eso, Ryou dice mientras sonríe.

“Es barato en comparación con el almuerzo.”

Ser capaz de inferir su verdadera intención, Erika estaba contenta.

Después de eso los dos vagaron por las tiendas en el centro comercial, y se dieron cuenta que ya se había vuelto de noche.

“Ya es bastante tarde.”

Ryou dice mientras mira su reloj.

“Estábamos juntos desde las 9, el tiempo ha ido tan rápido.”

Erika dice volviendo sus ojos hacia el cielo.

“Tú, ¿qué pasa con la cena? Comes en casa?”

“Sí, mejor he de volver pronto.”

Aunque Ryou sintió un poco de soledad de las palabras de Erika, no lo demuestra cuando dice.

“Entonces vamos a volver. ¿Qué dirección? ¿Arriba? ¿Abajo? ¿Es por aquí?”

“Tres estaciones de la escuela.”

“Es la misma dirección entonces. Vamos.”

Los caminaron lado a lado.

A lo largo del camino a la estación los dos fueron sin palabras. A diferencia de la vez anterior en que volvieron a casa juntos, es un silencio con un ambiente fácil de fluir.

Durante 30 minutos el silencio continuó cuando Erika baja a la estación y punto de entrar en el tren.

Un poco lejos de la estación siguiente, Erika encontró el momento de abrir la boca.

“Yo me bajo en la próxima estación.”

“Ah…, debo lo acompañará a casa?”

La casa de Ryou está a dos estaciones de distancia de la próxima, tiene un billete de conmutación de modo que bajar por el camino no es un problema.

No sólo eso, una de las razones puede ser de ellos separándose.

Al oír tal cosa, Erika sacudió la cabeza en negativa.

“Está bien, es la estación que siempre uso. Gracias.”

Diciendo esto, ella le sonríe a Ryou.

Recepción eso, inadvertidamente Ryou le devolvió la sonrisa.

Entonces, el tren se detiene, Erika sale por la puerta, se da la vuelta y dice mientras sonríe.

“Hoy fue divertido. Te veo mañana.”

“Ah, nos vemos…”

Después de Ryou dice esto la puerta se cierra, y Erika agita la mano detrás del cristal.

Conforme Ryou está regresando el despido, el tren comienza a moverse. Erika se despide durante el tiempo que Ryou se puede ver.

Bajando la mano que agita, Ryou deja escapar un gran aliento.

(Es peligroso, estar enamorándose. No, quizás ya estoy enamorado… puede ser la primera vez, pero sé lo que es esto. Pensé que ella era linda hasta ahora, por lo que es simple no lo es? Sin embargo sólo han pasado unos días…)

Es culpa de las gafas maquinantes, Ryou dice entre dientes.

Pensando en el futuro a partir de ahora, Ryou queda abatido.

Llegando a gustarle alguien de la misma escuela, no era parte de su plan de la escuela preparatoria.

Su decisión de no ser atraído por alguien fue a causa de una chica del año pasado.

Aunque Ryou piensa que nada malo se hizo a la chica, ella todavía quedo disgustado con él.

Ella sólo era pensada como una amiga, pero se convirtió en esos sentimientos.

Entonces, ¿cómo sería si él llegó a ser visto del mismo modo por la primera chica que le gusta.

Pensando en ello, le entró miedo. Sólo de Erika, no quiere ser visto de esa manera.

Ser incapaz de ver la sonrisa de Erika, aunque es desagradable no verla, no quiere ser visto a través de los ojos de Erika. Eso por sí solo quiere evitar.

Pensando en el otro lado, en caso de Erika ella probablemente no llegara a así, Ryou dándose cuenta de que eso es sólo su propia esperanza, borra ese pensamiento.

Entonces, ¿qué hacer para evitar lo peor…

“Encontrarnos y volver a casa juntos, debería evitarlo en la medida de lo posible…”

Ryou se instruye a sí mismo, murmurando en una voz que nadie escucha.

/Capitulo 11  FIN

 

Anterior       |       Siguiente

Anuncios