KNK Epílogo

Epílogo


“Cuando mi hermana me informó que iba a aceptar un humano para discípulo, no pude dejar de agarrarme la cabeza y pensar en lo que voy a hacer.”

Manaka dijo con calma.

“La Santa de la Espada en realidad tomó interés en esas rebeliones por parte de los humanos. Pensando en ello, eso es probablemente cómo empezó todo ¿no? Rayos, mi hermana es tan desenfrenada. Aun así, fue enviada como una de vanguardia de los Blaze, alguien que había escalado hasta los confines de la posición de la Santa de la Espada. Mi hermana se olvidó de sus misiones y meramente vivió la vida a su antojo.”

“Incluso yo he sido zarandeado en miseria por ella……”

Kurou jadeó en agonía mientras amargamente sonrió.

Kurou y Manaka sentados lado a lado en las gradas, ambos habiendo levantado la cabeza para contemplar el horizonte enrojeciéndose poco a poco.

“Al final, ella no llevó a cabo ninguna de las misiones de los Blaze e incluso sus deberes de la Santa de la Espada fueron prácticamente abandonados. Ella prácticamente se quedó en las montañas durante todo el año viéndolos a ustedes tonteando.”

“El trabajo de la Santa de la Espada es ser fuerte…… Apuesto a que ella diría algo por el estilo.”

Kurou creía que la Santa de la Espada tenía una inclinación para encontrar excusas absurdas.

Sin embargo, fue precisamente porque la Santa de la Espada pasaba por alto su otro asunto de negocios lo que le permitió a Kurou y Lars elevarse hasta el punto en que podían dar pelea contra alguien en el nivel de las Siete Espadas como Manaka.

“Olvidándose de las misiones de los Blazes para criarlos a los dos y yendo en contra de nuestros deseos, mi hermana fue el mayor impedimento para nosotros.”

“¿No crees que eso es un poco exagerado?”

“Puede ser. Sin embargo, en mi opinión, todavía estaría genial si Kurou-kun fuera aniquilado más pronto que tarde.”

Manaka sonrió y luego se puso de pie.

Splash, una gran cantidad de sangre salpicó de su cuerpo.

“Nunca te perdonaré por haber matado a mi hermana. Sin embargo, la espada de Kurou-kun justo ahora… fue maniobrada de un modo que nunca he visto antes. A juzgar por eso, fue incluso más rápida que mi Bailarín del Caos. Aunque eso no es todo.”

Como si Manaka estuviera mostrándolo para que él lo viera, ella se puso de pie con la espalda recta.

En la mitad superior del traje negro de los Sables que llevaba, un corte masivo corrió abajo desde su hombro izquierdo al abdomen inferior derecho. Había sangre goteando de esa herida que era de profundidad moderada. Si se hubiera tratado de un humano, habría fallecido para ahora.

“El haber fallado en el punto más crucial de la batalla y perdió mi maniobra de la espada, que escenario tan verdaderamente imprevisto. El manejo de la espada que mostraste, sin duda, se asemejaba al estilo de mi hermana. He anhelado por una réplica de esa persona…… en realidad, era bastante la espada de mi hermana a la que acabo de enfrentarme. Dado que he sido cautivada por esa espada suya, no hay manera de que pudiera estar equivocada.”

“¿Significa eso que estás cautivada por mí también?”

“Idiota, es todo lo contrario. No hay posibilidad de que solo pueda ignorar que otros utilizan técnicas de mi hermana. La espada de mi hermana——–ha sido pasada a ti. “

En palabras de Manaka, era una mezcla entre medio intención de matar y medio en broma. Se sentía como si estuviera sonriendo, pero también enfurecida al mismo tiempo. Fue una expresión complicada.

Kurou aprendió el estilo Antiguo de la Santa de la Espada. Sin embargo, al final, fue creado por su padre y la Santa de la Espada poseía claramente su propia espada.

Después de ser su discípulo durante siete años, Kurou no sólo adopto el estilo Antiguo, el también había aprendido el arte de la espada de la Santa de la Espada. Aunque Lars, que era también discípulo de la Santa de la Espada, perfeccionó su propio tipo de manejo de la espada, Kurou no tenía el talento para ser capaz de diseñar su propia esgrima. Requirió todo de él sólo para aprender el estilo de su maestra.

La visualización de la trayectoria del Corte Santo de los Nueve Cielos se basó en el estilo Antiguo para poder matar al oponente. El ataque fue a velocidades extremas——–y combinado con la espada de la Santa de la Espada. ¿Quién hubiera sabido que el uso de la espada de su maestra salvaría la vida de Kurou.

“Sin embargo, hoy supongo que tendré que retirarme. Ya me quedé por aquí por mucho tiempo, además de que sería problemático si las otras Siete Espadas llegaran aquí. “

“¿Estás diciendo que vamos a ser capaces de reunirse de nuevo?”

Kurou sonrió mientras lo dijo.

Manaka taciturnamente se alejó.

“Definitivamente nunca voy a perder contigo, y juro por ello. De todas formas, ya que no perdiste conmigo hoy tampoco, los perdonare por ahora.”

Manaka ni siquiera cubrió su propia herida. Ella se fue con Neena en sus brazos mientras la sangre corría por su cuerpo. Después de eso, su figura desapareció de la salida de las gradas.

“…… ¿Está bien dejarla ir?”

Esta vez fue Sefi quien se sentó donde Manaka se había sentado previamente con Hinako sentada junto a ella.

Las dos no sufrieron lesiones, ya que energéticamente se movían.

“Nosotros fuimos los que fueron dejados ir.”

Kurou se estiro mientras se acostaba.

“Se necesita toda mi energía sólo para permanecer sentado……hombre, estoy tan agotado.”

“Estás agotado? Rou…… espera, tu cara se está volviendo pálida!?”

“Un poco…… no era la espada de luz, con mayor precisión es el cuerpo de luz lo que causó esto. La carga de esa maniobra es muy masiva. Mi cuerpo está pulsando de la tensión que ha tomado. El cuerpo de un humano, probablemente, no estaba destinado a utilizar luz.”

Durante la batalla de Kurou contra Manaka, no se mostró reacio a dar rienda suelta a la misma. Con el cuerpo de luz, no sólo se requiere acumular la mayor parte de su energía, él también no podía usarlo a menos que estuviera en circunstancias extremas. Por lo tanto, esta era una maniobra peligrosa. Su maestro le había dicho antes, basado en la situación, podría nunca activarla de nuevo en su vida.

Por supuesto, no mencionó el tema a Sefi y Hinako. “No piensen que soy un idiota”, no quería escuchar ese tipo de regaño de ellas ni tampoco quería que se preocupen realmente por él.

“Sin embargo, con el tipo de herida que Manaka sufrió, si ella fuera a ir a por todas ella todavía sería capaz de acabar con cada uno de nosotros, dado el estado en que estaba. Además, Lars se acercaba a la muerte.”

Lars ya no se veía alrededor de las gradas. Siguiendo a Manaka siendo cortada por Kurou, la figura de Lars se perdió poco tiempo después. Quizás él cojeó hacia el hospital a través de su propia fuerza. Ciertamente detestaba deber un favor a los demás o hacer a otra persona atormentarse por él. A pesar de que en realidad no era un purista de las cosas como él suele parecer, Lars en realidad poseía un ego enorme. Incluso después de que Manaka lo cortó, todavía no se sometería a la idea de morir de esa manera.

“Lo mismo contigo, pareces estar casi muerto también. La herida en tu hombro es muy grave.”

Sefi sacó su pañuelo y fuertemente lo envolvió alrededor de la herida de Kurou. Después de eso, ella entonces comenzó a frotar suavemente las mejillas de Kurou.

“Ahh… , eso se siente muy bien……”

“Me alegra oír eso…… pero Kurou, donde crees que estás tocando?”

“¿Eh? ¿Qué?”

Kurou inclinó la cabeza como si estuviera haciéndose el tonto.

“¿Qué pasa con esa mano tuya sintiendo mi pierna?”

“Oh, ni siquiera me di cuenta de eso.”

Las piernas de Sefi parecían ser muy delgadas, pero la sensación de esa flexible pero suave  piel seguro levantó el ánimo de uno.

“……Bueno lo que sea. Si distrae tu mente del dolor, entonces voy a dejar que las cosas pasen por ahora.”

“¿Esperar qué?”

El rostro de Kurou mostró signos de estar perplejo hacia esta aprobación inesperada. A decir verdad, después de acosar sexualmente a otros, estaba bastante estresado por no ser reprendido.

“Además…… tengo que darte las gracias. Estoy muy agradecido de que hayas podido llegar a mi lado.”

“Haha.”

Kurou rió entre dientes ligeramente en respuesta a la sonrojada Sefi. Probablemente estaba refiriendose al hecho de que de inmediato corrió hacia ella después de que Freya fue asesinada. Eso era algo que se esperaba de él, así que no tiene por qué preocuparle.

“Además…… la espada de Kurou fue absolutamente impresionante……”

“Hmm?”

Ella lo miró con una expresión intoxicada. Al parecer, ella todavía estaba un poco emocionada.

De repente, Kurou lo notó.

“Sefi, tu……”

“Qué……”

Con una mirada seductora, ella le devolvió la mirada a Kurou mientras hablo.

Parecía que Sefi no se dio cuenta ella misma. Su cantidad de luz recibió un impulso explosivo.

Al menos, fue mucho más allá de la luz de Neena.

Kurou imaginó que esta anormalidad en Sefi ocurrió durante aquel intervalo donde todo el mundo se olvidó de la batalla y se quedó mirando hacia el cielo——–algo le paso a Sefi en ese momento.

Más bien, no era que algo sucedió———sino más bien un cambio en el cuerpo de Sefi. Al final, su luz ha recibido un aumento……?

“……¡Oye! ¿A dónde diablos estas tratando de tocar!?”

Después que Sefi volvió a sus sentidos, ella agarró suavemente la parte posterior de la mano de Kurou. La mano que había estado acariciando su pierna y ahora se arrastraba lentamente en su camino hasta el vestido parecía haber sido descubierto.

“Tch, está expuesto?”

“¿Expuesto? ¡Por supuesto que no! Nunca puedo tomarlo con calma a tu alrededor. No puedo mostrar ninguna abertura tampoco.”

Kurou lo despidió con una sonrisa.

Tener un aumento de luz en un plazo de tiempo tan corto era algo inaudito. Aunque ella misma no lo notó, el parecía querer examinar esto una vez más.

Ejem, Sefi se aclaró la garganta.

“E-en general, con todo ocurriendo tan de repente es bastante desconcertante.”

“Dímelo a mí. Tengo que escribir todo en un informe también. ¿Qué debería incluso escribir?”

La verdadera identidad del usuario de artes, la raza ya olvidada… el resurgimiento de los Blazes.

La traición de Manaka, una de las Siete Espadas.

Manaka, que era una Blaze, así como la General de la Espada, tenía sus habilidades selladas por los poderes de Hinako.

El aumento anormal de la luz en Sefi.

Por otra parte, un portal vinculado a otro mundo fue abierto por un breve momento

——

“…… No entiendo la situación tampoco.”

Hinako declaró como si estuviera cortando el razonamiento de Kurou.

“Perdí la conciencia después de hablar con Manaka. Después que volví a despertar, estaba de repente siendo utilizada como escudo por Kuro.”

“¡De ninguna manera! Fuiste tú  quien se puso delante de mí!”

“¿Es eso así? Kuro, siempre frustrantemente llamas por mí indirectamente. Sinceramente hablando, me hizo sentir muy ansiosa. Sin embargo, en ese momento me llamaste Hinako.”

“Lo siento por hacer que te sientas ansiosa……”

No había ningún significado en particular detrás de él llamándola por su nombre. Excepto, tal vez un cambio se produjo en él mientras estaba dejando a un lado sus propios sentimientos. Sin embargo, Kurou siendo consciente de estas cuestiones debe significar también que estaba en un sueño.

Era libre de su misión, sin embargo él no consideraba el destino entre él y esa chica inconcebible el ser cortado por eso. Es evidente que las diversas anomalías que la rodeaban fueron más allá de Sefi.

No era sólo la desaparición de las artes místicas de Manaka y que estén selladas.

La doncella del sol, simplemente que hizo provocó en el cielo también?

Además, actuó todo ello inconscientemente. Eso es lo que lo hizo tan molesto de averiguar.

“Por Dios, se siente como si estuviera lentamente desviándome de mis objetivos originales!”

“¿Cuáles son las metas de Kuro?”

“Debería ser obvio.”

Kurou de repente se echó hacia atrás y utiliza ese impulso para levantarse una vez más. Un fuerte dolor recorrió todo su cuerpo durante ese instante, sin embargo él todavía reveló una expresión indiferente mientras miraba enfrente de él.

“Es para traer de vuelta a los días perdidos con anterioridad.”

Ese día, cuando perdió a su padre y se encontró con la Santa de la Espada.

Cuando su suerte comenzó a desviarse de su curso normal, comenzó a vivir una vida que ningún humano ordinario podría experimentar alguna vez.

Su destino de repente se salió de curso en un momento.

Si ese era el caso, entonces, siempre y cuando pusiera su mente en ello, entonces debe ser capaz de corregir su destino a través de su propia fuerza.

Kurou blandía una espada y vivió hasta ahora en la esperanza de crear su camino deseado.

“Con el fin de lograr mis metas, no importa quién sea, voy a matarlos a todos.”

Kurou firmemente agarró su katana y se dio la vuelta. Las expresiones de asombro de Hinako y Sefi lo enfrentaron.

“Bueno, entonces, por ahora debería hacer una parada en el hospital también. Además, también tengo que hacer mi camino al cuartel general.”

“…… Voy a ir contigo entonces.”

“Mi deber de ser tu guardaespaldas debe realizarse también.”

Sefi y Hinako se situaron en los costados de Kurou.

Sus delicadas fragancias dulces flotaban.

“Déjame que te proteja mientras nos dirigimos hacia el hospital. Todavía hay muchos favores que te debo Rou.”

“He estado protegida muy excesivamente. Parece que la gente tiene sus ojos puestos en mí por muchas razones. Sin embargo…… Kuro muy probablemente continuará protegiéndome.”

“……Ustedes dos son tan estrictas en su postura.”

Kurou nunca profesaría que estaría bien por sí mismo.

Querer establecer una familia feliz también era incluida dentro de sus objetivos. Por supuesto, una esposa encantadora era sin duda necesaria dentro de esta familia de suya.

A pesar de sus disposiciones un tanto problemáticas, Sefi y Hinako eran ambas muy lindas. No importa cuánto peligro está por delante, cualquiera haría una familia interesante.

Mientras Kurou caminaba lado a lado con ellas, reveló una sonrisa.

Qué destino le esperará, ni siquiera él lo sabe.

Demasiados casos extraños se produjeron al mismo tiempo.

Especialmente… el portal que se abrió de la nada. Kurou creía firmemente que tenía algo que ver con las dos chicas junto a él.

Aunque pensaba que no había manera, pero que si estas dos chicas eran la llave para abrir las puertas que fueron cerradas?

Entonces, tal vez el alcance de la situación era aún mayor que la gravedad de la traición de los Blazes. Incluso puede haber un futuro inimaginable esperando a Sefi y Hinako.

Sin embargo, Kurou ya había tomado la firme resolución de seguir caminando por el mismo camino que Sefi y Hinako.

En otras palabras, si un futuro desastroso era inminente, entonces lo más probable es que continuara esa carga por ellas.

Usando la espada en su mano, él tendrá que matar a otros no sólo en ese destino inminente, sino también por el bien de su propio futuro.

Cortar, cortar, continuamente cortando la distancia.

Teniendo fe en la búsqueda de un futuro que él desea.

/Epílogo FIN

Anterior       |       Siguiente

Anuncios