YNM Capítulo 1

Capitulo 1: Prólogo


En el seno de la justicia, el mal perecerá. Esto es verdad, independientemente de la era.

La personificación del mal será reducida a cenizas a manos de aquellos que representen la justicia.

El mundo será bañado en luz, la oscuridad se dispersará, el mundo se llenara de resplandor, y entonces se le concederá a la tierra una bendición eterna.

Era lo mismo en su caso. El mal perecerá, la historia no terminaría si no fuese así, y por esa razón, él tenía que desaparecer.

Él portaba tal función, tal destino.

En frente de sus ojos, se encontraban las personificaciones de la justicia.

Uno se erigía valientemente, blandiendo la espada sagrada que ahora estaba iluminando la oscura sala del castillo del rey demonio. Con el apoyo de una santa, un archimago, además de un maestro espadachín, que estaban a su lado.

Portando las esperanzas de la humanidad en sus hombros, los que trabajaban sin descanso para hacer esa esperanza realidad. Ellos eran los famosos “Héroes”.

Si hubiese sido posible, el rey demonio habría preferido que no viniesen. Estaría bien incluso si no se presentase en una eternidad, pero ese deseo suyo fue traicionado.

“¡O Héroe, habéis venido!”

Aunque sentía resignación, como si no quisiese que se le notara, reunió la voz más potente que pudo y recibió a los héroes. Los cuatro que representaban la esperanza de la humanidad, los cuatro que tenían más coraje que nadie.

Lentamente, les fulminó con la mirada, uno a uno. Sin importar cual fuese, podía sentir ansiedad y miedo procedente de ellos. Sin embargo, eso era probablemente inevitable. Después de todo estaban expuestos ante aquel que gobernaba sobre todos los demonios del mundo.

Aquel que podía fácilmente reducir una ciudad, un país a escombros. Por el contrario, era admirable que sus caras no mostraran resignación, a pesar de esto.

Los humanos habían venido neciamente a retarle. Cientos de ellos habían sucumbido ante el poder del rey demonio.

Pensó que el coraje que les había traído hasta aquí, a pesar de este hecho, era admirable.

El héroe habló. “¿Eres tú el rey demonio?”

“Así es, en efecto soy el maestro de este castillo, aquel que gobierna sobre la magia y los demonios; el rey demonio.”

Aunque una risa disimulada escapó entre sus arrogantes líneas, esto también era parte de lo que podrías llamar una ceremonia. Se había presentado claramente ante el héroe cuyos ojos albergaban gran dignidad.

“Ya veo, entonces…acabemos con esto. Habiendo llegado tan lejos, no queda nada más por decir…”

Como era obvio, el objetivo del héroe era la aniquilación del rey demonio, y el objetivo del rey demonio era la aniquilación del héroe.

Esta era la lógica del mundo. Incluso si existiese personas que tuviesen dudas, o incluso si el propio rey demonio se sintiese de esta manera. El rey demonio sabía muy bien que esto era insignificante.

Todo había llegado al punto de no retorno. La época en la que se hubiera podido hablar de esto ya había pasado.

Por eso, sin mediar palabra, la siguiente acción ya estaba decidida.

El héroe blandió la espada sagrada apuntando en su dirección.

El archimago empezó a preparar sus hechizos.

La santa había recitado las escrituras para la purificación del mal.

El maestro espadachín empezó a reforzar su cuerpo hasta el límite.

Sin duda alguna, los cuatro se movieron al mismo tiempo hacia el rey demonio, para poner fin a su vida.

Deseando de todo corazón la desaparición del enemigo de la humanidad. Después de todo, el odio de la humanidad hacia el rey demonio había llegado a tales extremos, que no había cabida para el diálogo.

Por ello sus actitudes eran de lo más normal.

Sin embargo, era lo mismo para el rey demonio, para la raza demoníaca.

Él sabía que el final no era algo fácil. Que en algún punto necesitaban rendirse, aceptar, perdonar y darse la mano, eso era también algo que entendía. Pero, su corazón no podía aceptarlo. Se había consagrado al odio. El deseo de masacrar todo hasta que estuviese exhausto tentaba su corazón.

Esto era algo que pensaba cada vez que posaba sus ojos sobre aquellos que habían nublado su vista de odio.

‘Estamos ejerciendo venganza sobre aquellos que no solo mataron sin parar a nuestros hermanos, sino que también negaron nuestro derecho a existir. ¿Acaso eso está mal?’

‘Solo estamos respondiendo al odio con odio, ¿Qué hay de malo en ello?’

Él entendió que lógicamente esto no llevaría a ningún lado, era algo cercano a la auto-complacencia. Pero, incluso si no llevaba a ningún lado, al menos podría estar satisfecho consigo mismo.

Se quitaría un peso del corazón. Y este no era el caso único del rey demonio, todos los que habían sido atacados por la humanidad compartían esta visión.

Por eso, a pesar que no llevaría a ningún lugar, se convenció de que esto era algo necesario como cimiento del futuro de la raza demoníaca, y siguió peleando.

Al final, en ese instante, creía de todo corazón que se había equivocado, pero a pesar de ello, no podía hacer nada por esta causa.

Para empezar, el responsable de empezar todo esto era la humanidad. Aunque sonara a excusa, el rey demonio pensó en la causa de este conflicto.

Hacía mucho tiempo, los humanos habían decidido que aquellos que vivían ligados a la magia; los demonios eran algo perjudicial para el mundo.

Después de todo, a diferencia de bestias mágicas que no eran más que animales. Los humanos habían marcado a la raza demoníaca, que claramente poseían intelecto, cultura y razón como un perjuicio para el mundo que no aceptarían.

Y, entonces, declararon que no había problemas en matar demonios indiscriminadamente, robando sus tierras y saqueando sus propiedades.

Desde la perspectiva de los demonios, esto no era más que la conducta de un ladrón y la lógica de un bandido.

A pesar de esto, como si fuera natural y justo, los humanos usaron a Dios para reivindicar su autoridad, declararon a la raza demoníaca como enemigos de Dios, y planearon su aniquilación.

Estos tipos y la raza demoníaca.

¿cuál de ellos era el verdadero mal?

En frente del grupo de héroes, pensó de nuevo en la historia de los humanos y los demonios.

Y de repente concluyó, ‘Al final, probablemente ambos se equivocaron.’

‘Tanto los humanos como los demonios habían errado en sus decisiones’, pensó.

Era por esta razón por la que a pesar de ser ambos humanoides que compartían la misma inteligencia, sin comprometerse o discutir, habían elegido apuntarse mutuamente con la espada, matándose el uno al otro.

Ninguno había pensado en sus errores antes de llegar a esto, y continuaron siguiendo sus convicciones distorsionadas.

El resultado de todo esto es que acabaron usando sus mejores cartas, el héroe y el rey demonio, en cierto modo, esto era lo más natural.

El ganador de esta confrontación tendría el mundo en sus manos, como un auténtico conquistador.

¿Será la raza demoníaca los que gobernarán el mundo, o serán los humanos los que reinarán por encima de todo?

Eso era algo que dependía del resultado de esta batalla. Era algo estúpido, insignificante.

Incluso si uno de ellos ganaba empezarían nuevos conflictos dentro del mismo bando. Y entonces, una vez más empezarían a matar hasta que un día perecerían ellos mismos.

Era ,francamente, estúpido.

¿No podían parar en algún momento?

¿No podían arreglarlo de alguna manera?

Al final de todo, el rey demonio lamentaba no haber podido encontrar una respuesta. Sin embargo,y a pesar de ello, era imposible que él y el héroe pudiesen darse la mano.

Así es, tanto humanos como demonios habían llegado al punto de no retorno.

Habiendo llegado tan lejos, todo lo que quedaba por hacer era luchar. No había nada que pudiesen hacer aparte de enfrentarse el uno al otro. Sin que ellos forzarán el final, la guerra no acabaría. Es por esta razón…

Llegando a tal conclusión, el rey demonio hizo circular por su cuerpo maná y se posicionó.

Aquel que poseía más maná que cualquier demonio, un cuerpo más fuerte que cualquier ser, la personificación de una fuerza absoluta; el rey demonio.

El simple hecho de reunir maná en su cuerpo provocó grietas en las paredes y el suelo del castillo, y los héroes sintieron una presión lo suficientemente fuerte como para provocar desesperación.

Era probable que un humano normal hubiese muerto con solo estar ahí. Sin embargo, incluso cubiertos de sudor frío, los héroes seguían en el mismo lugar.

La razón por la que aun respiraban era por el poder que habían obtenido tras una larga travesía, y el hecho de que poseían suficiente maná como para ser llamados monstruos.

Habían superado incontables pruebas, e incluso habían obtenido la protección divina de dioses y espíritus, habían ascendido a niveles cercanos a lo que podrías llamar demonio, en vez de humano.

Era cuestionable si aun tendrían un lugar al que regresar en sus tierras natales después de derrotar al rey demonio. Los humanos temían a aquellos que poseían un gran poder.

Por ello, cuando regresasen triunfantemente a sus hogares después de derrotar al rey demonio…

No, probablemente era una preocupación innecesaria. Antes de pensar en eso, tenía que pensar en cómo derrotar a estas personas que habia delante suya. Pensó el rey demonio, concentrándose.

El maná liberado de su cuerpo era enorme y solo con su emisión era más que suficiente como para abrumar al héroe y a sus compañeros.

La magia sagrada de la santa envolvía a los héroes, y había tenido éxito en debilitar el poder del rey demonio.

Sin embargo, probablemente incluso esto era insuficiente, dado el hecho de que los cuatro tenían la frente sudorosa, y mientras arrastraban sus piernas, lanzaron miradas agudas hacia el rey demonio.

Pero, no es como si no pudiesen luchar, y tampoco era un gran obstáculo.

A lo mejor, porque pensaron que sus oportunidades de ganar serían menores con el paso del tiempo, los cuatro intercambiaron miradas, y sin miramientos, como si quisieran derrotar al rey demonio en un único asalto, inmediatamente liberaron el maná de sus cuerpos y empezaron a usar sus habilidades.

Acto seguido, los héroes acabaron de prepararse sin problemas y cargaron contra el rey demonio a una velocidad incomparable con los otros humanos que habían desafiado al rey demonio previamente, y con ataques que eran capaces de cobrar una vida fácilmente, asaltaron al rey demonio con todas sus fuerzas.

◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇

La batalla entre los héroes y el rey demonio fue impresionante. Pero, todo lo que empieza, tiene que acabar en algún momento. Y así…

“…Ka, hah-…”

La espada sagrada estaba incrustada en el pecho del rey demonio. La luz sagrada que repelía la oscuridad y la magia, liberada por la espada, estaba purificando la oscuridad que envolvía al rey demonio.

El rey demonio no podía ver bien la cara del héroe. Después de todo, la armadura plateada del héroe cubría todo sus cuerpo y solo dejaba entrever sus ojos. Muy pocos de los que habían desafiado al rey demonio estaban tan bien protegidos.

Debido a que la magia que estaba a disposición del rey demonio albergaba gran multitud de usos.

Si de verdad pretendías derrotar al rey demonio, tenías que tener esto como mínimo.

Habiendo dicho esto, sin importar como de duro pudiera ser el hierro normal, no era suficiente como para recibir si quiera un solo ataque de la magia o espada del rey demonio.

Sin embargo, a pesar de estar fragmentado y lleno de rasguños, la armadura del héroe mantenía su forma original, era una joya de armadura, fabricada no de hierro, sino de plata sagrada {mythril}, hierro reforzado {orihalcon} y hierro divino {hihi’irokane}.

El rey demonio había sido atravesado por la espada que poseía el poder que era el enemigo natural del maná y la oscuridad, y mientras su consciencia se desvanecía, miró al héroe, detrás del cual se encontraban sus compañeros todavía en guardia, apuntando con sus espadas y bastones hacia él, y al igual que el héroe estaban envueltos en maná y magia sagrada.

Esto solo significaba que se habían preparado perfectamente. Pensando en ello, una sonrisa escapó de los labios del rey demonio. A lo mejor su derrota aquí era el orden natural de las cosas. ¿La razón?. Simple, porque la justicia siempre triunfará sobre el mal.

El héroe era la justicia y el rey demonio el mal.

Era una verdad que se había ido transmitido desde tiempos remotos. Desde la perspectiva de los humanos, esa era la verdad.

Por ello, era inevitable su derrota, pensó el rey demonio desde las profundidades de su consciencia desvaneciente.

A lo mejor, estaban confusos debido a la expresión del rey demonio, pero el héroe le habló algo desconcertado. A pesar de que el diálogo debería de haber sido imposible, habiendo llegado a este punto. Después de todo, cosas como el diálogo entre un rey demonio que estaba en sus últimos momentos y el héroe que era la causa, eran algo innecesario.

Sin embargo, las ruedas del destino se habían movido en una dirección inesperada. Pensando en retrospectiva, podría haber sido el momento en el que un gran número de cosas cambiaron. Era un momento de tal importancia.

“…¿Por qué sonríes?¿Acaso estás planeando algo?”

“No…nada de eso. Simplemente…”

“¿Simplemente qué?”

“Pues verás, la hija de un amigo cumple años mañana, simplemente estaba pensando que es una pena haber sucumbido aquí…”

Pensando que no estaría bien revelar sus verdaderos pensamientos, el rey demonio habló de otra cosa. Por supuesto, no era mentira. El hecho de que la hija de uno de sus subordinados y amigo cumplía años mañana era verdad. Y también era verdad que si los héroes no hubiesen venido hoy, el rey demonio habría asistido a la fiesta mañana.

Sin embargo, ese día ya no llegaría. El poder sagrado liberado por la espada del héroe estaba robando la vida del rey demonio para toda la eternidad.

Desde el día en que el rey demonio muriese, la raza demoníaca se enfrentaría a una persecución sin lugar a dudas. Los humanos harían lo que quisiesen con ellos, y podrían llegar a desaparecer como especie. La hija de su amigo, probablemente, perdería su vida prematuramente.

Pensando en ello, el rey demonio derramó lágrimas.

Viendo esto, como si estuviese sorprendido, los ojos del héroe que le estaban observando se ensancharon, y como si hubiese notado algo, una mueca apareció en la cara del héroe.

Y ,entonces, en lo que le pareció una eternidad al rey demonio, el héroe empezó a pensar detenidamente en algo, y asintiendo como si hubiera llegado a una conclusión, unas palabras salieron de su boca.

“¿Con que no era… una mentira, huh.?”

Por alguna razón el rey demonio sintió una calidez humana en esa voz, que no había sentido hasta entonces.

A pesar de que la voz del héroe había estado llena de odio y sed de sangre hasta hacia solo un momento, el rey demonio podía sentir la calidez en su voz.

Por ello, el rey demonio decidió seguir de repente una corazonada.

Al final de todo, decidió apartar la desesperación y el odio que no podía abandonar, y decidió contar honestamente lo que ya sabía.

“Por supuesto…héroe…así es, este es el final…por ello he de decirte la verdad, el hecho de que lo que tú y yo hemos hecho hasta ahora y que continuará en el futuro no es más que una masacre. ¿Puedes entender que tanto demonios como humanos cuando se trata de lo que de verdad importa, no se diferencian en absoluto?”

“¿Qué quieres decir?”

Tal vez, para el héroe al que habían enseñado que matar al rey demonio era la justicia, esto era algo incomprensible.

No obstante, ahora mismo, habiendo llegado hasta aquí, los ojos del héroe no estaban nublados de odio. Eran en el verdadero sentido de la palabra, los ojos de una persona justa. Eran los ojos de una persona que de verdad podía buscar la verdad

El rey demonio creía esto y convencido decidió contar parte de la verdad.

“…Héroe. Puede que la iglesia te haya enseñado que nosotros los demonios somos los emisarios del mal, pero probablemente puedas entender observándome, que el comportamiento de los demonios y el comportamiento de los humanos es exactamente el mismo. Si no me crees, puedes comprobarlo con tus propios ojos a partir de ahora. Probablemente te darás cuenta. Probablemente albergarás dudas sobre las masacres de los demonios ordenadas por la Iglesia…Cuando llegue el momento, si puedes sentir aunque sea un poco de …entonces por el futuro de los demonios, no, de la raza humana y demoníaca…”

Su consciencia se empezó a distanciar, podía sentir cómo todo su cuerpo se convertía en magia{éter}.

El héroe parecía estar meditando en ello. Repasó las palabras del rey demonio y sintió como si pudiera entenderlo.

Viendo esto, habiendo al menos sembrado las semillas del futuro, el rey demonio pudo sentir algo parecido a la satisfacción.

Su consciencia se empezó a perder en la oscuridad.

Y entonces, de repente, una voz alcanzó sus oídos.

“Entendido…Creeré en tus palabras. He decidido observar a la raza demoníaca adecuadamente, sin prejuicios.”

En ese momento, el rey demonio se dio cuenta por primera vez de que la voz que creía que era un poco chillona para ser de un hombre, era de hecho un asunto completamente distinto.

Porque después de todo lo que salía de los labios del héroe era la voz dulce de una mujer.

El héroe era una mujer.

Aunque se sintió sorprendido sobre lo que había descubierto al final del todo, estaba contento de llevarse tal memoria al inframundo.

En su franja cada vez más reducida de visión, lo último que vio fueron las caras de los compañeros del héroe.

Por un instante, la cara de la santa entró en su vista borrosa. Aun creyó que la santa estaría aliviada tras derrotar al rey demonio, ella estaba inesperadamente haciendo una mueca.

A pesar de que el héroe y los otros dos no estaban haciendo muecas…¿Por qué?

Aunque creyó que estaba preparado para la muerte, ese asunto fue lo único que lamentó.

No obstante, ¿Si es ese héroe, entonces sin lugar a dudas, también tendrían en cuenta el futuro de los demonios, no?

Morir con tanto optimismo era sin lugar a dudas una bendición, pensó el rey demonio.

Y de esta manera aquel día, el rey demonio, conocido como el demonio más poderoso del mundo perdió su vida a manos del héroe, y desapareció del mundo completamente.

Y todos vivieron felices desde entonces. Fin. En otras palabras [‘medetashi, medetashi’] (traductor: ni idea de que significa medetashi, en la traducción inglesa venía así).

◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇

Se dice que las almas existen.

En tiempos remotos, el Dios todopoderoso que creó el mundo, había concebido a todos los seres como iguales.

Era una leyenda transmitida dentro de la raza demoníaca.

Era bastante diferente a lo que creía la humanidad.

Sin embargo, eso no significaba que los demonios tuviesen prejuicios contra los humanos, Ciertamente, albergaban odio hacia los humanos, pero eso era debido a que los humanos les habían atacado, además no negaban su derecho a existir ni cualquier otra cosa parecida.

Humanos, demonios, bestias mágicas y semi-humanos; sus características variaban, pero sus almas fueron creadas de la misma forma, y una vez que muriesen, reencarnarían eternamente; o eso es lo que creían los demonios.

Por ello, cuando el centésimo rey demonio (100) Luruslia Nord abrió sus ojos, no estaba del todo sorprendido ante lo que se encontraba delante de sus ojos.

“…Ara, Ara, por fin has despertado. Buenos días, Luru.” (traductor:si no sabéis lo que es “ara, ara” entonces tenéis que ver más anime).

Había una atractiva joven humana delante suya.

Pelo sedoso, oscuro como la noche, y ojos rojos como la sangre. Piel suave y tan blanca como la nieve, y una figura con tal grado de perfección que parecía que alguien se la hubiese esculpido cuidadosamente.

Delante suya había una mujer tan hermosa que avergonzaría hasta a las mujeres de la raza demoníaca y de la raza élfica, conocidas por su belleza sin par.

Para un miembro de la raza demoníaca sin prejuicios raciales, juzgando lo bello como bello era lo más natural.

‘No obstante, eehh…Para ser humana, la persona que hay delante mía es demasiado grande.’, pensó.

Para el rey demonio, que era relativamente grande incluso dentro de la raza demoníaca, la diferencia de tamaño que había entre ellos era algo desconcertante.

Por supuesto, no es como si no hubiera nadie más grande que él, pero básicamente nadie tenía un brazo más grande que todo su cuerpo.

La única conclusión posible era que la mujer fuese de una raza diferente. Tal vez, ¿era una mujer de la raza titánica {gigantes}?. Si ese fuera el caso, sus dimensiones no serían del todo imposibles, pero…

Sin embargo, habiendo procesado toda esta información, el rey demonio inclinó su cabeza confuso.

Después de todo, ya sabía de sobras a qué raza pertenecía la persona que había delante suya.

Por el idioma que usaba, además del acento, era claro desde el principio que no era parte de la raza titánica, que poseían cuerpos agigantados. Era, sin duda, lo que llamarías humano.

No obstante, ¿Por qué era tan grande?, se preguntó el rey demonio.

‘No, a lo mejor era todo lo contrario’, pensó.

No era que ella fuese demasiado grande, sino que él era demasiado pequeño.

Y pensando de esta manera, entendió la situación.

No hacía mucho, la mujer que había delante suya le había llamado Luru. El rey demonio era bastante más pequeño que la mujer. Además, ahora mismo, podía sentir que estaba apoyado en algún tipo de tela suave.

Esto era…ese tipo de fenómeno, el que se había transmitido dentro de la raza demoníaca.

En otras palabras, la reencarnación.

“Ahora que te has despertado, es hora de comer”.

La mujer aflojó un poco la ropa con la que estaba vestida. Por un momento, él se preguntó como podía ser esto una comida, pero si la situación en la que se encontraba era la que creía, entonces lo que estaba haciendo la mujer era comprensible.

Su mirada pasó por sus manos, de casualidad. Sus manos, pequeñas y regordetas, no se parecían en nada a las manos que tenía en el pasado.

Era como si…Sí, así era, eran las manos de un bebé.

El momento en que pensó esto, sus consciencia empezó a distanciarse.

A diferencia del sueño, fue bastante más abrupto, el tipo de fenómeno al que no te puedes oponer.

¿Por qué?, se preguntó. Aunque su cuerpo empezó a moverse por sí mismo. El cuerpo que alzó las manos, como si estuviera buscando algo.

La mujer, al ver esto, sonrío y le acomodó entre sus brazos.

Aquel olor dulce de la leche, y aquel ambiente amable, le trajeron recuerdos de hacía mucho, mucho tiempo.

Eso era…

“Mn, mn. ¿No tienes hambre Luru?, Mamá te dará de comer ahora.”

Madre.

Ya veo.

La mujer que había delante suya era su madre, huh.

El momento en el que estuvo convencido de ello, su consciencia fue engullida por la oscuridad.

Más tarde se daría cuenta de la razón por la que su consciencia se había sumergido en la oscuridad, después de que este hecho se repitiera una y otra vez.

◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇◆◇◆ ◆◇

Después de que pasasen unos pocos días, el rey demonio se dio cuenta de unos cuantos hechos.

Lo primero, había sido reencarnado como humano.

Su madre, o la persona que probablemente lo fuese, había mostrado una profunda afección hacia él, cuyo nombre era Luru.

Le daba de comer, le sonreía constantemente, se encargaba de sus asuntos turbios, y siempre parecía feliz cerca suya.

Ya fuesen sentimientos humanos, o sentimientos demoníacas, no había mucha diferencia entre ellos. Eso era algo obvio para el rey demonio.

Además, con la reencarnación de las almas. Comprendió que los humanos, demonios y todas las demás especies poseían la misma alma.

Cuando aún era el rey demonio, se decía que si te comportabas mal serías reencarnado en un insecto o animal pequeño.

Él estaba seguro de que había muerto a manos del héroe, y justo después de eso había sido reencarnado como un humano.

Asimismo, el hecho de que los humanos tenían un complejo sistema de posiciones sociales era algo  que entendía desde su época de rey demonio. La raza humana, a diferencia de la demoníaca, habían establecido un gran número de países, además de un gran número de sistemas de gobiernos diferentes. Monarquías, repúblicas, federaciones, etc.—–Una gran cantidad de países diferentes había existido a lo largo de la historia, y la posición de su linaje, de su familia, era un asunto de gran importancia para los humanos, y que tenía una gran influencia en sus vidas.

La raza demoníaca estaban unidos como uno solo, a diferencia de las otras razas humanoides.

Por eso, cuando se dio cuenta de que era humano, Luru sintió la necesidad de saber la posición social en la que se encontraba su familia. Por lo que decidió escuchar a escondidas las conversaciones que se producían entre su madre y los otros habitantes de la casa, con el fin de reunir información.

Y, entonces, como resultado de sus esfuerzos entendió que su casa se encontraba en una monarquía conocida como el Reino de Renard. Su familia formaba parte de la baja nobleza, su padre era un caballero al servicio del reino, y no se encontraba en casa ahora mismo debido a que estaba trabajando en el palacio real.

Para Luru, estos descubrimientos no suponían nada negativo. El hecho de que no era pobre era algo que había llegado a entender, incluso estando acostado en su cama debido al número de personas que había por la casa. ya lo había supuesto debido al comportamiento de su madre, y a las personas que parecían sirvientes y que había visto ocasionalmente, pero una vez que estuvo seguro, se sintió algo más aliviado.

Pero lo que era raro, era el hecho de no recordaba haber escuchado de un país con el nombre de Renard, además la magia que usaban su madre y los sirvientes era diferente a la magia que él recordaba.

El Reino de Renard era un país con una historia más larga que la de sus vecinos, o eso es lo que había llegado a entender de las conversaciones de su madre y los sirvientes. ¿No debería de haber escuchado de Renard, si fuese así?. Se preguntó Luru.

De cualquier modo, él había participado en numerosas batallas sangrientas contra los humanos, y recordaba claramente dónde se encontraba cada país, y qué tipo de país era.

Pero, independientemente de cuánto rebuscará en sus memorias, no tenía recuerdos de un país conocido como el Reino de Renard. Lo cual era extraño. Pensó que era de suma importancia investigarlo cuando fuese mayor y tuviese más libertad de movimiento.

En cuanto a la magia, ya había existido en su vida pasada, por lo que no era nada por lo que sorprenderse, pero la forma en que lo usaban era extraña.

Por alguna razón, su madre y los sirvientes usaban anillos o bastones{varitas mágicas} como catalizador, además usaban conjuros demasiado largos. Asimismo, todo lo que usaban eran hechizos de clase baja como producir luz, sin embargo hechizos de ese calibre no requerían de un catalizador y se podían usar con solo pensar en ello. Pero, a pesar de ello, parecía que no podían hacerlo, lo cual era extremadamente raro.

Por otro lado, los cánticos eran también extraños.

Por ejemplo, el cántico que usaban para producir una bola de luz en el lenguaje mágico era 『Luz… Invocar… Empezar… Iluminar』

Un cántico hecho con una sintaxis desordenada y un vocabulario pobre.

Esto era algo que también tenía que investigar, pensó Luru.

Y, por último, estaba el caso de Luru mismo. Luru tenía recuerdos de haber sido el rey demonio en su vida pasada.  Asumiendo que hubiese sido reencarnado esto era algo normal. Sin embargo y en primer lugar, cuando se trataba de la reencarnación, algo como heredar memorias no era normal. De hecho en su época de rey demonio nunca había escuchado de nadie que tuviese memorias de su vida pasada. Incluso si lo hacían, no eran más que bromas o las desilusiones de chiflados.

A pesar de esto, Luru recordaba claramente su vida pasada, además había comprobado rigurosamente que sus recuerdos no estaban fragmentados.

Había un grado normal de olvido, pero no había ningún caso de pérdida anormal de memoria. Podía hasta recordar cómo había sido atravesado por la espada del héroe, aunque sus últimos momentos eran algo borrosos, lo cual era comprensible.

En cualquier caso, el hecho de que pudiese recordar su vida pasada perfectamente era una situación muy rara. Pero, al mismo tiempo, tuvo la certeza de que estos recuerdos no eran falsos.

Para empezar, Luru era un bebé. Era imposible que pudiese imaginarse semejante vida sin que nadie le hubiese enseñado nada. Por el contrario, si le preguntases por qué podía recordar o comprender tales cosas, la conclusión sería, probablemente, porque había heredado los recuerdos de su vida pasada. Siendo ese el caso,¿había algún propósito en todo esto? ¿o no lo había?

Sin importar cuánto meditase sobre ello, no pudo encontrar una respuesta.

Simplemente si hubiese un propósito a todo esto… le habría gustado descubrirlo algún día.

/ Capitulo 1 FIN

Siguiente

6 respuestas a YNM Capítulo 1

  1. Pingback: Unos proyectos de momento | Strange Translations

  2. Alex Gardi dijo:

    medetashi, medetashi asi es como terminan las historias en japon… es como y vivieron felices para siempre… aunque ya sabes que en japones muchas palabras luego no tienen ni significado 😛

    Le gusta a 1 persona

  3. hernan fontela dijo:

    gracias

    Me gusta

  4. Ross dijo:

    que buena historia, gracias por el capitulo

    Le gusta a 1 persona

  5. Pingback: Yomigaeri no Maou Capitulos Del 1 al 12 Online | Universo Novelas Ligeras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s