YNM Capítulo 4

Capitulo 4: Aventureros


La entrada a la aldea estaba conectada a un camino que ramificaba en una gran vía que te llevaba hasta la Capital Real.

Luru había llegado a escuchar a Rusty decir “¡Un día saldré por este camino hacia una aventura!” mientras miraba al camino.

Desde que tenía suficiente para percibir las cosas a su alrededor, Rusty siempre ha sido así y su admiración hacia aventureros era excesiva en algunos aspectos, pensaba Luru.

Luru se había preguntado en numerosas ocasiones qué hacía que Rusty estuviese tan absorto con los aventureros, pero era probablemente porque los niños de la aldea tenían pocos estímulos y mucho tiempo libre, o eso es lo que concluyó Luru.

En el pasado cuando Luru tuvo que acudir a la guerra, anheló por una paz en la cual podías observar cómo el viento arrastraba el pasto de una pradera. Por otro lado, los que habían podido vivir en tal paz, a lo mejor anhelaban por la guerra y las aventuras

Incluso Luru consideraba que estos últimos años de no hacer nada eran algo aburridos.

No era imposible comprender el aburrimiento de Rusty, habiendo nacido sin tener memorias de una distante vida pasada y haber vivido toda su vida en esta aldea y ocurría lo mismo con su anhelo por aventuras.

“¡…Ya están aquí!”

Mientras Luru, Rusty, Mii  y Yuuri estaban esperando con expresión ausente en la entrada a la aldea, vieron a dos personas al otro lado del camino.

Con la excepción de comerciantes y conocidos, casi nadie venía hasta un pueblo fronterizo como este. En particular, considerando que nadie había avisado de la llegada de estas dos personas, no había dudas de que estos eran los aventureros de los que había oído hablar Rusty.

Y así, las caras de los dos supuesto aventureros acabaron entrando a la escena.

Uno era musculoso, un hombre con aspecto audaz en armadura pesada y que llevaba un mandoble a su espalda. Su cara era más salvaje que bella, y tenía una expresión brillante.

La otra figura era una mujer, debido a sus largas orejas y su belleza exquisita, era claro que no era humana. De las especies que Dios había traído al mundo desde los espíritus, ella pertenecía a la que tenía la mayor esperanza de vida, la raza arcaica {elfos}.  Ella presentaba claramente sus características físicas.

Ambos parecían aventureros y a simple vista podías deducir que no hacían trabajos normales. Te daban la impresión de que tenían unas cuantas excentricidades.

Desde la perspectiva de Luru, podía percibir que ambos tenía un buen nivel de habilidad.

La cantidad de maná con la que estaban revestidos y su control sobre el mismo, significaban que en efecto no era raro que las personas les llamaran ‘aventureros verdaderos.’

Incluso sin haber observado su verdadera habilidad, los dos desprendían una atmósfera difícil de describir, por lo que Rusty les miró con los ojos brillando.

Incluso los ojos de Mii y Yuuri parecían transmitir algo como “han venido unos sujetos increíbles”, mientras que parecía que estaban mirando algo extremadamente raro.

Normalmente ambas no habría mostrado tanta pasión hacia el sueño de Rusty, pero hoy era distinto. Luru se preguntó si algún día debido a la influencia de Rusty acabarían con el objetivo de convertirse en aventureras.

No eran pocos los jóvenes que dejaban el pueblo.

También estaba el hecho de que el pueblo no era capaz de dar cobijo a un gran número de personas, pero por encima de eso estaba el anhelo por la ciudad y muchos acababan yéndose a la ciudad, diciendo que se convertirían en aventureros como Rusty o en aprendices de algún comerciante.

A pesar de que la población del pueblo no estaba en declive debido a esto, los que que se quedaban atrás sentían una soledad indescriptible. Incluso si algún día ellos mismo se fuesen a ir.

Mientras pensaba en cosas como esta, los dos aventureros se plantaron delante de sus ojos. Mirándoles de cerca no parecían violentos, por lo que Luru se sintió algo aliviado ya que no parecía que fuesen a tratar a Rusty y compañía como si fuesen un estorbo y golpearlos o algo por el estilo.

“¿Qúe pasa? ¿Estáis aquí para recibirnos?”

Justo cuando llegaron al pueblo y vieron a Luru y sus amigos, el espadachín les preguntó esto mientras se acariciaba la barbilla algo confuso.

La mujer elfa golpeó el brazo del espadachín y dijo. “Como si fuera así, enviando a niños para recibir aventureros es peligroso, por lo que nadie lo haría. Probablemente están aquí buscando lugares de interés, ¿no es así?”

La mujer elfa inclinó la cabeza mientras preguntaba a Rusty. Aunque estaba desconcertado debido a que le habían hablado de repente, a lo mejor pensando que no sería bueno mentir, murmuró francamente en una voz débil “S-sí…Eso es correcto.”

“¿Veees? ¡Es tal y como he dicho! En pueblos como este hay bastantes chavales como estos que quieren convertirse en aventureros, después de todo…Vosotros también queréis convertiros en aventureros, ¿no es así?”

“¡Sí…algún día me convertiré en un aventurero verdadero!”

Dijo Rusty mientras alzaba la mano. A lo mejor sintiendo simpatía, el espadachín acarició la cabeza de Rusty.

“Hahahaha. Ya veo. Ya veo. No voy a decir que es imposible. Después de todo, el camino del aventurero está abierto para todos…Eso sí, si no lo estás diciendo como broma y vas en serio, tendrás que entrenar duro. Porque sabes, los aventureros sin habilidad solo acabarán muriendo.”

“¡Entendido!”

“Buena respuesta…¡Está bien! Ya que pareces prometedor, ¿¡Qué tal si te cuento las historias de algunas de mis aventuras!? O eso es lo que me gustaría decir, pero no hay sentido en quedarnos aquí de pie ¿te importaría enseñarme el camino hacia la posada?”

“¡Por supuesto, lo haré encantado!”

Aparentemente lo resolvieron de esa extraña manera y ambos caminaron hombro a hombro hacia el interior del pueblo.

Mii y Yuuri suspiraron y murmuraron.

“Sería perfecto si no animases demasiado a Rusty…” (Mii)

“Me pregunto si los chicos siempre son así, independientemente de la edad…” (Yuuri)

Antes de seguir a los dos.

Escuchando esto, la mujer elfa frunció un poco el ceño y acercando su boca a la oreja de Luru.

“¿…La relación parece algo complicada, huh? Me refiero a estos tres chavales.”

“Mmn, bueno…es el famoso triángulo amoroso ¿no?”

Respondió Luru distraído, mientras veía a los cuatro partir.

Mostrando que tenía la misma impresión, la mujer elfa hizo un ‘mhm’ mientras asentaba y entonces inclinó su cabeza confusa.

“¿Mn…? ¿Huh, entonces qué hay de ti?”

Parecía que en opinión de la mujer elfa era raro que Luru no estuviese envuelto en el triángulo amoroso.

Luru pensó en cómo explicar apropiadamente su papel y entonces dijo.

“Supongo que soy un espectador.”

“¿Pues…sí que eres un chico extraño, no? Probablemente, no lo sabrás debido a que solo has estado en esta aldea, pero esas dos cuando crezcan serán unas bellezas, ¿sabes? Si aprovecharas e hicieras una promesa con alguna de ellas…”

Hacia la mujer que estaba dándole consejos que no se le deberían de dar a un niño de siete años, Luru le dirigió una sonrisa irónica que no encontrarías en un chico de su edad y respondió.

“Sabes que este tipo de cosas son más de ver.”

La mujer elfa hizo una mueca ante sus palabras. Entonces, negando con su cabeza.

“Me retractó de lo que he dicho, ¿tienes unos pasatiempos bastante repugnantes, no?”

Bueno, no puedo negar eso. Pensó Luru y decidió finalizar su charla relajada por ahora, mientras cambiaba de tema.

“¿Hahaha, bueno de todas formas, incluso si eres una aventurera, debes de estar cansada, no? ¿Debería de mostrarte el camino a la posada?”

“Eh, sí, Correcto. Hazlo, por favor. Fuimos atacados por no pocos monstruos por el camino, así que estoy bastante cansada…”

Parecía que la mujer de verdad estaba muy cansada, cosa que se podía apreciar en su expresión fatigada.

Luru pensó que le vendría bien irse a descansar pronto hoy. Y, educadamente, guió a la mujer elfa a la posada.

Luru no llegó a pensar en ese momento que sus buenas intenciones acabarían en vano.

◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇◇◆◇◆◇

“¡Oi, traedme algo de alcohol!”

“¡Para mí también!”

Aquella noche, el bar que estaba conectado a la única posada de la aldea estaba haciendo un buen negocio. Cada día el bar tendría un ambiente animado con los hombres de la aldea que venían a beber, pero hoy estaba incluso más animado y bullicioso de lo normal, el fervor era increíble.

Y no cabía lugar a dudas que el origen de ese fervor era la pareja de aventureros.

Los hombres del pueblo estaban escuchando alegremente las historias del aventurero, mientras que este las relataba en buen humor.

No solo los adultos estaban escuchando las historias, también lo hacían los niños.

Para los pueblerinos que no tenían muchos estímulos, las historias de viajeros que venían de fuera eran uno de sus pocos placeres, los cuales eran lo suficientemente populares como para reunir a una multitud como la que había ahora mismo.

Además, ambos aventureros habían prometido pagar todo el alcohol que se sirviera hoy, por lo que se había reunido más gente de lo normal.

El hecho de que los dos aventureros no eran arrogantes ni violentos, y que eran solo personas normales con las que podías hablar tranquilamente se extendió rápidamente por la aldea a través del propietario del bar, además debido a esto, los adultos juzgaron que estaría bien en traer también a los niños, los cuales también se concentraron en el bar.

Las mujeres escuchaban las historias que les contaba la mujer elfa e incluso podrías decir que los habitantes del pueblo se iban reuniendo ahí por turnos.

“¡Gran, cuéntanos tu siguiente historia!”

Gran era el nombre del aventurero espadachín. De acuerdo a Rusty, era uno de los aventureros de alto rango. Y era obvio para la gente del bar que no había error en que de veras era uno de los famosos aventureros verdaderos.

Podías sentir la existencia del peligro y los tesoros en las historias que contaba y el hombre poseía un extraño poder de persuasión.

El nombre de la mujer elfa era Yuumis y sin duda alguna era una elfa, pero a pesar del hecho de que los elfos rara vez dejaban su pueblo, ella era básicamente bicho raro que había huido de casa. Con una habilidad mágica que era destacable incluso en su pueblo, nadie se lo pudo impedir.

Podrías decir que era un poco marimacho.

Las historias de los aventureros eran como una crisis tras otra y principalmente trataban sobre cómo superaban dichas crisis. Por lo que eran historias interesantes con muchos clímax que llamaban la atención de los pueblerinos.

Normalmente todo era debido a que uno de los dos se encontraba en peligro, y el otro tendría que rescatarlo con este o aquél método, pero aun así ambos se culparían el uno al otro y se acabarían peleando, cosa que todos los oyentes intentarían apaciguar.

“En aquella ocasión fue debido a la extraña curiosidad de Yuumis. Normalmente, si vieses una protuberancia rara en unas ruinas, ¿serías cuidadoso, no? Pero a pesar de eso, esta mujer fue y dijo ‘Saldrá bien de alguna u otra forma’, mientras que sacaba su mano de detrás mía y apretaba el maldito saliente. ¿A que es una idiota? No importa cuánto valor arqueológico tenga o qué tipo de descubrimiento histórico es, antes de nada debes de sobrevivir para que todo cobre importancia. ¡Tienes que valorar tu propia vida, maldita sea! ”

“¿¡¡Hahhh!!? Si vamos a empezar a hablar de eso, ¡tu eres igual! Si recuerdo correctamente…todo comenzó cuando empezaste a hablar de unirte a un torneo de lucha, mientras que me estaba preguntando por qué demonios tenía que participar sin que me explicases nada. Entonces descubrí que habías hecho algún tipo de apuesta con un asqueroso noble. En ese momento de verdad que tuve ganas de darte una buena bofetada, ¿sabes?. Bueno, quiero decir que no es como si me importase participar, pero iba por un sistema de grupos. Eso ya era el colmo, ¿¡que participemos solo nosotros dos, cuando el número máximo por grupo era de seis!? ¡Eres un idiota, un idiota! No solo nos abucheaban cada vez que ganábamos, también mandaron unos extraños asesinos a por nosotros. Entrando en una torneo como ese, ¿¡Acaso eres retrasado!?”

“T-Tú…Eso fue debido a que el desgraciado del noble intentó usar las deudas de una mujer con hijos enfermos para amenazarla y que se convirtiera en su concubina, ¡por lo que solo estaba pensando en hacer algo al respecto…! ”

“Es porque siempre haces lo mismo, por lo que nunca veremos el final, ¡idiota!”

“Si vas a decir eso, ¿no haces tú lo mismo? Aquella vez, cuando te empeñaste en ir a a recolectar el cuerno de un dragón por motivos medicinales, ¿¡tuve que jugarme el pellejo, sabes!?”

“¡¡Es-Eso fue…!!”

Ese tipo de intercambios continuaron todo el tiempo y los pueblerinos se pusieron cómodos para escucharlo.

Rusty también estuvo ahí, pero cada vez que escuchaba la historia de algunas de sus aventuras, sus ojos brillaban incluso más de lo que ya estaba brillando. Y al final, le acabó pidiendo a Gran ser su discípulo, pero fue rechazado y parecía que estaba a punto de echarse a llorar.

Sin embargo, cuando rebajó las condiciones a que le aceptaría como discípulo si conseguía convertirse en un aventurero, las negociaciones empezaron a parecer inesperadamente fructíferas.

De acuerdo al padre de Luru, el talento de Rusty no era malo y si era solo para convertirse en un aventurero, entonces sería capaz de lograrlo en unos pocos años.

Casi era un hecho en ese momento que Rusty se acabaría convirtiendo en el discípulo de Gran.

El tiempo paso de esta manera y cuando se hizo tarde, la gente se empezó a dispersar en pequeños grupos. Parecía que todo el mundo se había divertido y entre las personas que estaban yéndose a casa, Rusty, Mii y Yuuri parecían extremadamente solitarios.

En cuanto a Rusty, casi ni había que mencionarlo, pero Mii y Yuuri también se habían encariñado mucho con los dos aventureros después de conversar un rato, y parecían que se sentían un poco vacíos al tener que despedirse.

De acuerdo a dichas conversaciones, el propósito de la visita de la pareja de aventureros eran las ruinas que se encontraban en el bosque que había al lado del pueblo. Ya que Yuumis tenían interés en investigarlas.

Cuando mencionaron que era un interés personal, podías apreciar claramente lo excéntricos que eran y a lo mejor era debido a que habían recorrido todo el camino hasta aquí por tales motivos, la razón por la que podías llamarlos aventureros verdaderos.

Habían tocado el tema de las ruinas en las conversaciones en el bar, pero aparentemente era un  lugar que los pueblerinos conocían muy bien y que no era nada tan especial.

No obstante, Yuumis era de la opinión de que había algo especial ahí.

Y esto era debido a que ya había encontrado ruinas como estas anteriormente en varios lugares y sin importar donde se localizasen, no pudo descifrar su propósito y sentía curiosidad.

Por eso, para descubrir que tenían en común, estaba visitando este tipo de ruinas a lo largo de su viaje. En cuanto a la ruina en cuestión.

“¡Eso es definitivamente algo construido por la raza demoníaca arcaica! ¡Sin duda, es así!”

Y eso proclamó Yuumis una y otra vez, y cada vez que lo hacía Luru se sobresaltaría, pero…

“¡Como si fueras a encontrar ruinas de los demonios arcaicos al aire libre! Incluso si encuentras una ¿Cómo sabrías que son de los demonio arcaicos?”

respondería Gran, y Yuumis acabaría cabizbaja.

En opinión de Yuumis, la leyenda de la raza demoníaca arcaica tenía una especie de grandiosidad heroica.

No es como si no comprendiese esos sentimientos, pero Gran era el que tenía más sentido.

En esta era, era considerablemente complicado determinar quién y cuándo habían dejado atrás la reliquia, especialmente cuando se trataba de la raza demoníaca arcaica que habían desaparecido hacía miles de años.

De cualquier manera, no había casi documentos sobre tales cosas. Aun así, había mucha gente como Yuumis que querían encontrar el legado de los demonios arcaicos y que las buscaban desesperadamente. Pero incluso, a día de hoy no había precedente de que nadie hubiese tenido éxito. Era una tarea difícil.

En otras palabras, tenían otra razón por la que habían venido hasta aquí, y solo estaban aprovechando la ocasión para echarle un vistazo a las ruinas mientras cumplían con su propósito original.

No era solo Yuumis la que hacía cosas como esta, porque Gran también las hacía. Cuando se trataba de cosas como torneos de lucha, si se encontraban en un pueblo cercano, Gran atendería al torneo sin falta.

Para Luru, todo esto sonaba como un viaje bastante entretenido.

Debido a que los dos eran como eran, habían decidido dirigirse a las ruinas a la mañana siguiente, por lo que la próxima vez que Rusty y las dos chicas iban a poder verlos sería después de que ambos hubiesen cumplido sus objetivos y volviesen del bosque.

Podías entender el vacío que sentían los pequeños debido a que no serían capaces de encontrarse con la pareja durante un tiempo, además ambos dejarían el pueblo pronto.

No obstante, habiendo dicho esto, no es como si pudiesen quedarse aquí para siempre por lo que todos volvieron a casas con sus padres.

Los últimos en partir eran Luru y su madre Medea. Patrick no estaba en vacaciones ahora mismo, por lo que no se encontraba en casa. Debido a eso, solo ellos dos había venido hoy al bar.

A pesar de las apariencias, la madre de Luru era buena con el alcohol y a pesar de que había bebido una cantidad considerable, su comportamiento era el de siempre y su paso era seguro y estable.

“¿Luru, deberíamos de regresar ahora?”

Dijo su madre, a la cual asintió Luru y respondió.

“Sí, vamos.”

Despidiéndose con la mano de la pareja de aventureros también estaban haciendo lo mismo en la entrada de la posada, madre e hijo empezaron a andar.

Mientras que caminaba con las manos entrelazadas con las de su madre, miró al cielo estrellado.

Las estrellas que estaban suspendidas ahí no habían cambiado mucho de las estrellas de miles de años atrás.

Las estrellas que había visto entonces, seguían suspendidas ahí y le ayudaban a tener presente la conexión del Luru que era rey demonio y el Luru de ahora.

Su madre también miró hacia el cielo, y de repente abrió su boca.

“¿Hey, Luru?”

“¿Qué pasa?”

“¿Algún día, tú también…?”

Aunque había empezado a decir algo, se calló a medio camino.

Y entonces sin finalizar.

“Mm~mm, no es nada.”

“Vale.”

Con estas pocas palabras, Luru había podido entender lo que iba a decir. Su madre lo sabía. Sabía que algún día Luru se iría de la aldea.

¿Por qué se había dado cuenta de esto? Luru no lo sabía.

Sin embargo, el día en que se fuese a ir tendría que tener una conversación apropiada con su madre. Eso es lo que pensó Luru.

No hacía falta decirlo, pero en ese momento Luru no tenía idea del gran incidente que iba a ocurrir al día siguiente.

/Capitulo 4 FIN

Anterior     |     Siguiente

6 respuestas a YNM Capítulo 4

  1. Que intriga, sabes que valen la pena de seguir cuando te dejan deseando mas! XD

    Me gusta

  2. Alex Gardi dijo:

    Nuuuuu…. quiero se quedo mega interesante

    Me gusta

  3. Continuaran esta novela???

    Me gusta

  4. hernan fontela dijo:

    gracias

    Me gusta

  5. wretched egg dijo:

    Gracias por el capitulo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s