YP Capitulo 09 LN

Capítulo 9: Traté de reunirme con una chica.


Después de viajar por el camino largo, de alguna manera finalmente llegamos a la aldea de Dagaz. Cecilia pasó por encima de su informe preliminar con nosotros y, según ella, Dagaz era más que un pequeño pueblo con una población de sólo unos pocos cientos de personas.

Para obtener una buena comprensión de la situación, dimos una vuelta al pueblo, y estaba en muy mal estado. Casas fueron quemadas hasta el suelo y había rastros de batalla y sangre por todas partes que necesitaban ser limpiadas con el fin de hacer los campos de cultivo utilizables de nuevo.

Las personas pasando habían perdido la luz en sus ojos, sus rostros estaban pálidos, y muchos de ellos estaban envueltos con vendas.

“Es peor de lo que pensábamos. Vamos a visitar a nuestro cliente, el alcalde, en su casa primero.”            (Cecilia)

En el pueblo había una casa muy grande y supuse que era el lugar. Así que, guiados por los habitantes del pueblo, nos dirigimos hacia su casa con el fin de conocer al alcalde.

“Oooh! ¿Podría ser, que la compañera del héroe que mató al señor demonio, Cecilia-sama, ha venido a salvarnos? Gracias por siempre por venir.”            (Alcalde)

El anciano que vino a saludarnos era el alcalde. Tenía la cabeza envuelta en vendas, y su pie arrastraba detrás, pareciendo estar herido.

“En primer lugar, vamos a empezar por curarlo, alcalde. Si pudiera, me gustaría reunir a todos los heridos en una ubicación central en el pueblo.”           (Cecilia)

“Por supuesto, Cecilia-sama. … Por cierto, ¿quiénes son esas personas de ahí?”        (Alcalde)

El alcalde miraba a Shiek y a mí. Cecilia llevaba ropas de clérigo, pero Shiek y yo estábamos en nuestra ropa cotidiana. Parecíamos el aldeano regular de todos los días y un niño.

“Ellos son mis amigos, y ambos me han acompañado para ayudar a llevar a cabo su solicitud. Puedo garantizar que ambos son muy capaces, por lo que puedes descansar seguro.”               (Cecilia)

El alcalde aceptó fácilmente la afirmación de Cecilia sobre nosotros. Tanto Shiek y yo bajamos la cabeza y esperamos con interés trabajar con Cecilia para ayudar al pueblo.

Cecilia dependía de mí, y el alcalde no parecía un mal tipo. La expresión de Shiek cuando se inclinó no estaba demasiado mal. Hora de ensuciarme mis manos!

“Dejánoslo a nosotros!”           (Youki)

“Entendido”                         (Alcalde)

Cecilia recito rápidamente su magia curativa en el alcalde, entonces él se puso a trabajar reuniendo a todos los heridos en la plaza central del pueblo.

La plaza estaba llena de toda clase de aldeanos, hombres y mujeres, jóvenes y viejos. Una gran cantidad de hombres jóvenes del pueblo se encontraban entre los heridos.

Después de la curación de aproximadamente la mitad de los habitantes del pueblo, Cecilia ya estaba sudando mucho. Por el contrario, Shiek con sus medicamentos a base de hierbas y yo con mi poder tramposo estábamos llevando la carga mucho mejor.

“Cecilia, no deberías tomar un descanso por un rato?”             (Youki)

Si el sanador se queda sin magia, sería como poner el carro delante del caballo. En el peor de los casos, se desmayaría y no despertaría hasta mañana.

“Haah… haaah… … estoy bien, gracias.”                     (Cecilia)

Sin embargo, no se veía muy bien para nada. Su rostro ya estaba pálido, y estaba probablemente cerca de su límite. Recite la magia elemental “Campana Santa” en Cecilia.

“¿Qué … espera un… minuto…”             (Cecilia)

Era un hechizo que causó una magia de  sueño curativo inducido en el objetivo con una resonancia santa. Fue utilizado originalmente para calmar los bebés que lloran para dormirlos, pero debido a su fatiga, Cecilia no pudo oponer resistencia y cayó al suelo, profundamente dormida.

Los habitantes del pueblo a su alrededor causaron un alboroto, pero no me importaron.

Le pedi al alcalde preparar un lugar para Cecilia para quedarse y así pudiera descansar un poco.

“Lo siento. Cecilia ya se encuentra en su límite por hoy y necesita descansar. Podría organizar algún alojamiento para nosotros?”            (Youki)

El alcalde fue sorprendido por mis acciones, pero mis palabras lo sacaron de ello.

“…Entiendo. Sin embargo, la única posada que tenemos en el pueblo no está en forma para dar cabida después de sufrir algunos daños de los ataques de bandidos. Pero tengo una habitación abierta en mi casa, así que por favor llévela allí a descansar.”           (Alcalde)

Habíamos visto la posada quemada cuando nos dimos una vuelta por el pueblo, por lo que ya habíamos tenido la intención de preguntar dónde nos quedaríamos a pasar la noche.

Pero el alcalde estaba dejándonos permanecer en su casa. Llevé a la Cecilia durmiente allí, estilo princesa por supuesto.

“Shiek, estoy dejándote las cosas por un rato.”          (Youki)

“Puedes contar conmigo, capitán”               (Shiek)

Una vez deje a Shiek a cargo de los habitantes del pueblo, llevé a Cecilia todo el camino a la casa del alcalde.

Una vez que llegué allí, tuve a la esposa del alcalde mostrándome la habitación, que resultó estar muy polvorienta.

Probablemente no utilizaron esta habitación mucho. Era una habitación sencilla con un armario y una silla junto a la cama, y ​​nada más.

Puse a Cecilia en la cama, y ​​luego abrí la ventana para ventilar la habitación un poco.

“Ella probablemente despertara después de que haya tenido un poco de descanso. Cuando lo haga, por favor pídale que regrese a la plaza.”            (Youki)

Aunque para el momento en que se despierte, todos los aldeanos ya deberían estar curados. Le pregunté a la esposa del alcalde transmitirle eso a Cecilia, y luego regresé a la plaza para continuar la curación de los aldeanos.

Cuando casi todos los habitantes del pueblo habían sido sanados, Cecilia regresó.

Se veía muy enojada.

“……Youki-san. Necesito tener unas palabras contigo.”            (Cecilia)

Con esa sonrisa que no alcanza sus ojos, sabía que Cecilia era definitivamente la hija de su madre. Shiek estaba aterrado y se escondió detrás de mí.

Pero yo sólo podía pensar que su cara de enojo era linda también… y fui capaz de mantener la compostura.

No sólo eso, no pensé que estaba mal, haciendo lo que hice.

“…Tengo que admitir que me equivoqué por de repente lanzar magia de sueño en ti. Pero, si hubieras seguido curando a la gente así, te habrías desmayado. No quiero que eso te suceda, así que recurrí a medidas drásticas.”               (Youki)

Cecilia le dio una reflexión a mis palabras. Shiek no podía manejar la tensión en el aire entre Cecilia y yo, y comenzó a llorar. Se veía tan lamentable, le di unas palmaditas en la cabeza para tranquilizarlo.

“¿Es eso así… estabas pensando en lo que era mejor para mí y actuado en ello, Youki-san?”        (Cecilia)

“Uh, sí, eso suena bastante correcto.”          (Youki)

Así Cecilia entendió mi versión de los hechos. La tensión se disipó y el estado de ánimo volvió a la normalidad, sacando a Shiek de detrás de mi espalda.

“¿Es todo?”          (Shiek)

“Si, supongo.”             (Youki)

Mis palabras le llegaron, y Shiek también estaba bien, por lo que declaré que esta cuestión estar resuelta.

“Youki-san.”              (Cecilia)

“S-sí?”                    (Youki)

Cecilia de repente murmuró una sola palabra y sólo pude responder vacilante. Me di cuenta de que había bajado la guardia, y después de un momento, ella cerró la distancia entre nosotros.

“Muchísimas gracias.”              (Cecilia)

Me dijo con los ojos vueltos hacia arriba de una manera agradable. Además, añadió una hermosa sonrisa. Mi cara enrojeció de color rojo brillante, y yo sin querer me deje caer al suelo. Un tipo diferente de sonrisa luego apareció en el rostro de Cecilia, como si todo ha ido según lo planeado.

Probablemente lo tomaba como venganza por haberla puesto a dormir, pero era más como una recompensa para mí. Y así, con nuestra pequeña discusión terminada, y todos los aldeanos sanados, nos volvimos a la casa del alcalde.

“Oh, mientras están aquí, ¿por qué no lo tenemos echando un vistazo a Tiel?”        (Aldeano)

“Ella no fue atrapada en la terrible experiencia de los bandidos. Y Cecilia-sama debe estar muy cansada, así que no lo requiere.”            (Alcalde)

“Esta alguien todavía herido?”              (Cecilia)

“Ah, no, ella es una chica que vive en el borde del pueblo. Ella no estaba aquí cuando los bandidos atacaron, por lo que no resultó herida entonces. Es sólo que… ella ha sido débil desde que nació.”

Ella podría estar sufriendo de algún tipo de enfermedad entonces. Si envío a Shiek, podría ser capaz de aliviar algunos de sus síntomas.

“Si pudiera, por favor díganos donde vive.”           (Cecilia)

“… ¿Está realmente bien? Tiene mi agradecimiento. Tiel vive al este de la aldea en el bosque.”           (Alcalde)

Así pues, para ver a la chica llamada Tiel, nos dirigimos hacia el este hasta el bosque. A pesar de que era llamado un bosque, no era un lugar grande y triste como el Bosque Othell donde luché contra la cockatrice. Sólo llamándolo el ‘bosque[1]‘ sería más apropiado.

Unos cinco minutos, nos encontramos con una pequeña cabaña de madera. Así que supuse que esta era la casa de la chica Tiel entonces?

“Estamos entrando”              (Shiek)

Sin siquiera tocar, Shiek acaba de entrar con su pequeño saludo raro. Hey, vamos, me dije a mí mismo mientras lo seguí atrás de él.

La persona que vivía aquí debe amar los libros. Había numerosos estantes absolutamente llenos de ellos. Sentada en una cama más atrás en la habitación y leyendo un libro debe ser Tiel-chan. Para tener sólo dejarnos entrar, no parece tan sorprendida.

“¿A quién debo el placer? Ustedes no parecen ser del pueblo?”            (Tiel)

Cuando terminó de hablar cayó en un ataque de tos.

LN 09

“Perdónanos por entrar tan de repente. Vinimos a petición del alcalde. Soy Cecilia. Estos dos aquí son mis amigos, Youki-san y Shiek-kun. Hemos venido a curar su enfermedad.”     (Cecilia)

“¿Es eso así?”              (Tiel)

Cecilia se presentó y al resto de nosotros. Pensé que estaría sorprendida, pero ella respondió sorprendentemente compuesta.

“Shiek, por favor revisa su condición y dale alguna medicina.”            (Youki)

Shiek corrió a Tiel-chan y echó un vistazo a la chica. Sacó algo de medicina de su mochila y se la dio a Tiel-chan.

“Hmm, este medicamento se ve bien, vamos a darle una oportunidad”          (Shiek)

Shiek, pequeña mierda, piensa en la ansiedad del paciente cuando hablas! Tiel-chan se quedó mirando la medicina que se le dio. Como pensaba, debe estar dudosa.

“No te preocupes. Shiek habla así, pero cuando se trata de la medicina a base de hierbas, sabe lo que está haciendo.”          (Youki)

“¿Qué quieres decir con ‘habla así”~ ”            (Shiek)

“Lo que sea, cállate!”                 (Youki)

Shiek me miró con una expresión malhumorada. Estaba siendo un buen compañero, dame un poco de holgura!

“Perdone, pero ya la tomé.”           (Tiel)

Durante nuestra pequeña rutina de comedia ya había tomado la medicina.

“…… ¿Y?”         (Shiek)

“Vamos a ver, mi cuerpo se siente un poco más relajado.”             (Tiel)

“Está bien, entonces sigue tomando estos medicamentos durante un tiempo, mm bien”~”    (Shiek)

Shiek le dio una gran cantidad de medicamentos, y le dio instrucciones sobre cuándo y cuánto debe tomar. Sólo quería decir que su enfermedad no era algo que se podía curar con una sola dosis.

“Pero ¿Seguro has tenido suerte. Desde que estabas ausente cuando los bandidos atacaron”      (Youki)

Es verdad, sin importar lo lejos que su casa estaba de la aldea propiamente, no habría sido extraño para ser atacada también.

“Creo que te equivocas. No es que tenga buena suerte. La deidad guardiana-sama de la aldea me protegió.”           (Tiel)

Tiel-chan cambió por completo, sus ojos brillando y su voz fuerte.  Había pensado que era una intelectual compuesta, pero tal vez  era más de una chica excéntrica?

“Deidad Guardiana?”          (Youki)

Sonaba completamente falso para mí. ¿Ellos realmente tienen ese tipo de cosas en este mundo? E incluso si lo tuvieran, en un pequeño pueblo de montaña como esta?

“Me enteré de mi difunta abuela. Hace mucho tiempo, cuando el pueblo fue atacado por bandidos, la deidad guardiana los protegía. Y el otro día, fui protegida personalmente por deidad Guardiana-sama!”            (Tiel)

Tiel-chan parecía completamente anonadada mientras nos divirtió con el cuento. Hablando así, nos sentíamos metidos dentro de su historia.

El pueblo tenía una leyenda de deidad guardiana, y esa Deidad protegió a Tiel-chan…… No, realmente no lo entiendo después de todo.

“Entonces, ¿qué pasó exactamente cuándo fuiste ‘protegida’?”             (Youki)

Tuve la sensación de que algo raro estaba pasando en esa historia, y eso me molestaba bastante haciendo que quisiera llegar al fondo de la misma.

“Yo también estoy curiosa acerca de eso.”             (Cecilia)

“Yo también”              (Shiek)

“…Entiendo. Voy a decirles.”            (Tiel)

Y así, para resumir, lo que nos dijeron fue esto:

Después de escuchar la leyenda de su abuela, todos los días, sin falta, Tiel-chan daría ofrendas para la deidad guardiana.

En los días de su abuela era una práctica común, pero hoy en día Tiel-chan fue la única que continuó haciéndolo.

El día que los bandidos llegaron, estaba dando ofrendas a la deidad guardiana, pero en su camino a casa una repentina oleada de somnolencia se la llevó. Cuando por fin volvió en sí, se encontró con que se acurrucó contra la deidad guardiana mientras dormía, y así fue como se escapó de la lucha con los bandidos.

“Capitán, Esa repentina ola de somnolencia, podría haber sido un tipo de magia obscura?”    (Shiek)

Había un hechizo, la magia obscura “sueño pesadilla”. Pero ese hechizo no sólo pone al enemigo a dormir, también se suponía que debía inducir pesadillas para atormentar al objetivo.

“… Youki-san. Me siento un poco sospechosa de la deidad guardiana de este pueblo.”         (Cecilia)

“¡Eso no es cierto! Deidad-sama no es sospechoso en absoluto!”            (Tiel)

Cuando Cecilia comenzó a dudar de la Deidad Guardiana, Tiel-chan tomó represalias.  Parecía estar completamente dedicada a su deidad guardiana.

“Así que, ¿dónde podemos encontrar a la preciado Deidad Guardiana-sama?”          (Youki)

Lo mejor que puedes hacer ahora era ver la cosa real por nosotros mismos. Entonces podríamos ser capaces de averiguar las intenciones reales de la Deidad Guardiana-sama.

“El santuario de deidad-sama está cerca. Si lo dudan a ese extremo, los llevaré yo misma. Por favor síganme.”             (Tiel)

Tal vez fue el trabajo de la medicina que tomó antes, pero puso un ritmo acelerado.

Los tres veníamos detrás de Tiel-chan y finalmente llegamos a un santuario desgastado. La puerta estaba media rota, y el techo se caía a pedazos. Aun así, no había ni una mota de polvo o basura. Mi conjetura es que la limpieza frecuente fue la obra de Tiel-chan.

“Deidad Guardiana-sama está en el interior del santuario.”          (Tiel)

Me pregunté si había algo como una muñeca de Dios o estatua en el interior. Para asegurarse de que era seguro, abrí la puerta con cuidado para que no se rompa más, y encontré…

“¿Eh?!”             (Cecilia)

“¿Eh?!”             (Shiek)

“¡¿Pero qué?!”           (Youki)

El objeto en el interior era una estatua de piedra. Pero, no importa cómo se veía ello, sólo podía creo que debe ser…

“Una estatua de demonio?”           (Youki)

No podía ver nada más en el interior.

Tenía una cara demoníaca y dos cuernos creciendo fuera de su cabeza. En su cuerpo había garras y colmillos, e incluso alas.

No había forma de esta cosa fuera la deidad guardiana.

Los tres nos quedamos allí aturdidos, mientras Tiel-chan levantó las manos en una oración al lado de la estatua.

“Este es la Deidad Guardiana-sama que me protegió.”              (Tiel)

“En realidad, estoy teniendo el sentimiento que esta Deidad Guardián no es…”       (Youki)

“No toleraré ninguna calumnia contra Deidad Guardiana-sa… ahum, ahum[2]”        (Tiel)

Tiel-chan cayó en un ataque de tos repentina. A pesar de que tomó el medicamento de Shiek, su enfermedad no estaba aún curada. Con el fin de no agravar su estado más, Cecilia tomó a la niña bajo su cuidado, y se dirigió a la casa de Tiel-chan.

En su camino, Cecilia le prestó a la chica su hombro, y Tiel-chan me miró. Era una mirada que decía que no me perdonaría si le hacía algo a la deidad guardiana.

No es que vaya a romperlo, así que deseé que se relajara un poco más. Vi a las chicas hasta que se perdieron de vista, entonces nosotros dos reanudamos la investigación de la estatua.

“Hey Shiek, no soy el único que piensa que esto en realidad no se ve como una especie de deidad guardián, ¿verdad?”       (Youki)

“Ajaja ¿No es obvio? En lugar de un Dios, sería más apropiado llamarlo un demonio.”   (Shiek)

“Realmente se ve como un demonio.”          (Youki)

“¿No es así? Si realmente lo hicieron para los habitantes del pueblo para dar gracias, se podría pensar que habría tomado su apariencia en cuenta”          (Shiek)

Lo qué Shiek decía tenía sentido. Si realmente piensas en ello, la propia leyenda sonaba extraña. Si los habitantes del pueblo construyeron esta cosa para dar gracias a su protector, entonces…

“¿Podría ser que algo que parece así realmente salvó el pueblo? Me parece difícil de creer.”            (Youki)

No pude verlo como algo más que un monstruo. No tenía idea de lo que causaría a un monstruo el proteger a un pueblo. Mi caso fue uno bastante único. O tal vez algún humano que no sea yo estaba también reencarnado hace mucho tiempo?

“Capitán, Ahora que lo pienso, creo que he visto un tipo como este antes”         (Shiek)

“¡¿Dónde fue eso?!”             (Youki)

“Había un monstruo trampa, una Gárgola, en el Castillo demonio que se parecía a este chico”             (Shiek)

“…Ahora que lo mencionas…”              (Youki)

Casi me olvido de los días en que estaba confinado al Castillo demonio.

Gárgolas eran monstruos que imitaban estatuas con el fin de atacar. Había un montón de aventureros y bandidos que fueron víctima de estos chicos en las ruinas antiguas que habitaron. Entonces ¿por qué demonios algo que parecía una Gárgola era venerado como un Dios?

“… ¿Es esto realmente sólo una estatua? ¿Podría ser, es una Gárgola real?”          (Youki)

Mientras pensaba en voz alta, la estatua parecía aún más sospechosa. Shiek sostuvo su daga en mano, y me preparé para lanzar mis hechizos. Estábamos listos para entrar en batalla.

Nos acercamos con cuidado, y de repente sus ojos se encendieron con vida, y la estatua salto fuera del santuario.

 

 

Continuara…

Anterior     |     Siguiente

[1] Sonidos de tos

[2] Woods que viene contando como una especie de versión pequeña de bosque

Anuncios