YP Capitulo 15 LN

Capítulo 15- He intentado hacer una petición.


Han sido un par de días desde que apalee y espante a Mirror y lo arrojé al río.

Después de eso, hice mi camino de regreso a Cecilia, que había estado más bien preocupada por mí. En particular, no sabía qué pensar cuando yo había tomado mi forma de demonio. Tuve que tomar esa forma para inculcar el miedo a los demonios en Mirror, pero… Cecilia me quería que siguiera viviendo mi vida en mi forma más humana.

Tenía mis propias razones, pero me convirtió en un demonio solo en cuerpo. Si es posible, no quería tomar mi forma de demonio de nuevo. En este momento, sólo quería vivir mi vida como el Youki humano.

Me preguntaba si era por el impacto de perder la lucha, pero desde entonces, Shiek había estado bajo de ánimo. Cecilia y yo hicimos nuestro mejor esfuerzo para darle ánimos, pero no fue muy eficaz. A este ritmo, tendría que depender de Duke y Hapyneth para hacer algo al respecto cuando volviéramos a casa. Y si aún ellos no podían manejarlo, mi último recurso sería Celia-san. Ella era muy aficionada a Shiek, por lo que esperaba que fuera capaz de hacer algo por él.

A través de nuestra magia curativa, Cecilia y yo de alguna manera salvamos a Tiel-chan de una muerte casi segura.

Ella estaba en muy mal estado, pero la gárgola nunca le soltó la mano, y eso podría haber sido lo que la mantuvo aguantando allí. Esa misma gárgola había perdido sus dos alas y un brazo entero.

Eso no era algo que magia curativa podía arreglar. Él mismo dijo el no molestarse preocupándose por ello, pero era seguro que será todo tipo de inconvenientes.

Cecilia contactó con los caballeros, dirigidos por Raven, para cuidar de encarcelar a los bandidos capturados.

Nos encontramos con un montón de gente y tratamos con un montón de incidentes, pero hoy finalmente dejamos el pueblo Dagaz.

Por el momento, estábamos haciendo las maletas nuestras maletas en la casa del alcalde. Habíamos vivido aquí por más de una semana, y me sentí un poco triste irme.

“Shiek, empacaste todas tus cosas?”          (Youki)

Shiek se movía lentamente, empacando su ropa y suministro de medicamentos en su mochila. Su única respuesta para mí fue una pequeña inclinación de su cabeza.

No había nada que pudiéramos hacer si Shiek no había conseguido superar el shock por ahora, por lo que Cecilia y  yo nos dimos por vencidos en tratar de ayudar. Todavía era joven, y esta fue la primera vez que había golpeado un muro tan alto.

“Cuando hayas terminado de empacar puedes ir a jugar afuera. Has hecho amistad con algunos de los niños de la localidad, ¿verdad? Esta podría ser tu última oportunidad de jugar con ellos, deberías ir.”               (Youki)

“… Claro.”             (Shiek)

Se colgó la mochila empacada sobre su espalda y saltó por la ventana.

… ¿Por qué no podía simplemente salir por la puerta principal?

“… Sería bueno si pudiera animarse un poco al menos.”

Tenía la esperanza de que los niños del pueblo pudieran poner a Shiek en un mejor estado de ánimo mientras terminaba de empacar mis pertenencias y limpiar la habitación. Justo cuando llegué a un punto en el que podía tomar un descanso, alguien llamó a la puerta.

“Youki-san, ¿está bien para mí entrar?”              (Cecilia)

Oí la voz de Cecilia desde el otro lado de la puerta.

“Sí, está bien.”                (Youki)

Después que respondí, ella abrió la puerta. Al entrar en la habitación miró a su alrededor.

“Veo que has terminado de empacar. Y limpiar la habitación…hm? ¿Dónde está Shiek-kun?”                  (Cecilia)

“Es nuestro último día aquí, así que saltó por la ventana para ir a jugar con los niños del pueblo.”                  (Youki)

“… ¿Es así? Todavía tenemos un montón de tiempo antes de partir, por lo que no veo ningún problema.”                  (Cecilia)

A Cecilia tampoco le importaba la ausencia de Shiek.

“Entonces, ¿necesitas algo?”              (Youki)

“Sí, como he dicho, todavía tenemos un poco de tiempo antes de partir, por lo que vendrías conmigo a ver a Tiel-chan y Gárgola-san?”                 (Cecilia)

Creo que deberíamos darles una despedida adecuada antes de salir.

Tiel-chan había estado al borde de la muerte debido a mi orgullo y falta de cuidado. Y a pesar de que la gárgola había perdido algunas de sus extremidades, todavía era un tipo bastante genial, y quería volver a verlo antes de salir.

“Suena como un plan. Y Shiek… estará bien. Vayamos.”              (Youki)

Cecilia y yo nos dirigimos a la casa de Tiel-chan, sólo los dos. Nos habíamos acostumbrado a caminar por el bosque, pero cuando llegamos a la casa de Tiel-chan oímos un alboroto viniendo de dentro.

“Youki-san, hay alguien en la casa de Tiel-chan!”              (Cecilia)

“¿Uno de los bandidos escapó?!”                 (Youki)

Cecilia tomó su báculo, y con mi magia y siempre estando preparada, asumimos nuestras posiciones de batalla. Entonces, cuando abrimos la puerta al alboroto…

“Deidad Guardiana-sama! Y pensar que vendrías a visitar a alguien tan indigna como yo! Me disculpo por el desorden de libros sobre la habitación. Por favor, espere un momento, voy limpiarlas de inmediato!”              (Tiel)

“Eeeh, está bien, sólo regresa a la cama, chica. Todavía no está totalmente recuperada! Si no lo haces, elimina todo el propósito de venir a atenderte.”           (Gargola)

“Simplemente no hay manera de que pudiera volver a dormir. Tengo que recoger todos mis libros, limpiar la habitación, hacer el té, y, y…”              (Tiel)

“No tienes que hacer nada, sólo tienes que ir a la cama!!”                  (Gargola)

Vestida con sólo su camisón, Tiel-chan estaba luchando mientras la Gárgola la obligaba a su cama.

Cecilia estaba completamente cegada en estado de shock; Yo, sin embargo, me había acostumbrado a este tipo de situaciones locas hace mucho tiempo.

Después de que lo protegió con su propio cuerpo, supuse que la gárgola se había preocupado y vino a ver cómo Tiel-chan lo estaba haciendo. Era su intención el atenderla de regreso hasta su salud, pero cuando la venerable Deidad Guardiana-sama fue a verla, Tiel-chan completamente se asustó.

“Hey, ustedes allí. Dejen de estar con la boca abierta y denme una mano! Lanzar un ataque de este tipo no puede ser bueno para su salud.”            (Gargola)

“Deidad Guardiana-sama, Deidad Guardiana-sama. Puedo ser tan atrevida como para solicitar que me llame por mi nombre, Tiel?”              (Tiel)

“Eer, seguro. Entonces… Tiel, no estás totalmente recuperada, por lo que quédate en cama como una buena…”               (Gargola)

“Kyaa! Deidad Guardiana-sama me llamó Tiel! Realmente me llamó por mi nombre. Ah, puedo morir feliz ahora…”             (Tiel)

Su cara se puso roja mientras ella se fue a su propio pequeño mundo. Ella mantuvo sosteniendo su cabeza con ambas manos mientras se balanceaba adelante y atrás en éxtasis. Parecía totalmente mal.

Probablemente estaba reproduciendo a la gárgola decir su nombre en repetición infinita en su cabeza.

“No vas a morir. En su lugar, ya basta y cálmate!”             (Gargola)

A medida que la gárgola trató desesperadamente de hacer Tiel-chan acostarse, yo simplemente observaba hasta que Cecilia se recuperó de su estado de shock.

“…Por favor, perdóname, me he perdido de vista a mí misma allí por un momento. Y después de que salieron de su camino para visitarme…”               (Tiel)

Luego de cumplir con las demandas de la gárgola, Tiel-chan finalmente se calmó. No queríamos que ella se descontrolara de nuevo, por lo que la gárgola esperó fuera del hogar.

“N-no realmente, está bastante bien. ¿No es así, Youki-san?”                 (Cecilia)

“Ah, sí, claro.”              (Youki)

Cecilia y yo tratamos de mantener nuestras expresiones reales para nosotros mismos, pero dentro llevábamos una sonrisa forzada.

Pero para ella ponerse tan loca… ¿simplemente cuánto amaba esa gárgola? Estaba preocupado de que podría convertirse en una yandere.

“Pero esto es perfecto. Estaba a punto de ir a ver a los dos yo misma.”

“¿Necesitas algo de nosotros?”            (Cecilia)

“La verdad es que… me gustaría que nos llevaran a mí y a Deidad Guardiana-sama con ustedes a Minerva.”              (Tiel)

Ella inclinó su cabeza muy abajo para nosotros. Cuando lo hizo, la puerta se abrió con un remolino. Oyéndonos desde fuera, la gárgola entró.

“Tiel, de que estás hablando…”             (Gargola)

“Te lo ruego, Cecilia-san, Youki-san! Deidad Guardiana-sama perdió sus dos alas y su brazo protegiéndome. Su cuerpo no puede ni siquiera ser reparado con magia. Pero si vamos a Minerva, podríamos encontrar una manera de arreglarlo.”  (Tiel)

Nos rogo y volvió a bajar la cabeza.

Es cierto que en comparación con este pequeño pueblo de montaña, alguien en un lugar como Minerva de gran población podría ser capaz de reunir información sobre la manera de curarlo, pero…

“¿Qué vamos a hacer? Cecilia?”          (Youki)

“Lo siento, pero eso es imposible. Tiel-chan está enferma, y no sé lo que haríamos sobre Gárgola-san. En la remota posibilidad de que alguien del pueblo fuera a descubrir que falta en el santuario, podría convertirse en un problema enorme…”             (Cecilia)

Eso es lo que pensé. Aun así, no quería que los esfuerzos de Tiel-chan el ser en vano. Si tuviera que arrimar el hombro y ayudar…

“Cecilia, creo que tengo una idea…”               (Youki)

“…Aunque estoy muy preocupada, supongo que debería al menos escucharte. Explica, por favor.”              (Cecilia)

“Bueno, veras…”                (Youki)

Fui con mi plan, y al principio Cecilia era reacia, pero me las arreglé para convencerla a través de puro entusiasmo.

“Impresionante, tenemos el sello de aprobación de Cecilia. ¿No es genial?”       (Youki)

“Ahora espera un minuto, mocoso! Todavía tengo que decidir si siquiera quiero… ”          (Gargola)

“Eso es fantástico! ¿No es cierto, Deidad Guardiana-sama?”              (Tiel)

Antes de que la gárgola pudiera terminar su réplica, Tiel-chan le echó sus brazos al cuello. Después de eso, la gárgola no podía decir nada. Maldita sea… Quiero que Cecilia me abrace de esa manera!

Pero suprimí mis deseos mundanos, y en su lugar expliqué mi gran plan a los dos.

Ambos aceptaron el plan, y completamos los preparativos. Luego, llegó el momento de decir adiós a los aldeanos.

“En nombre del pueblo, me gustaría expresar nuestro agradecimiento. Le damos las gracias por salvar nuestro pueblo de su crisis en esta ocasión.”              (Alcalde)

El alcalde inclinó la cabeza para nosotros. Podría acostumbrarme a ser agradecido de esta manera.

“Además, dejamos a Tiel en sus muy capaces manos.”               (Alcalde)

Nosotros habíamos informado que estábamos tomando a Tiel-chan con nosotros a Minerva con el fin de continuar tratando su condición débil allí. Fue al menos la mitad de la verdad.

Se había recuperado su mayoría, pero Cecilia le iba a pedir a Celia-san el dejar a Tiel-chan trabajar y vivir en la mansión Aquarain. Mientras trabajaba allí, Shiek seguiría proporcionándola con la medicina.

Por otro lado, la gárgola…

“…? Youki-dono, ¿Qué es esa estatua?”              (Alcalde)

Cargada en la parte superior del carro estaba, por supuesto, la gárgola. Sin embargo, cubrí su cuerpo entero usando mi magia de Tierra, y le di la apariencia de una gran estatua de Buda.

“Ah, lo siento. He encontrado una hermosa roca cerca del pueblo, y de repente me llevó mi deseo de ahondar en mi hobby de escultura de estatuas. Se convirtió en una obra maestra, así que quería llevarla de regreso conmigo.”                 (Youki)

“Y-ya veo. Eso es todo un… pasatiempo interesante el que tiene… ”          (Alcalde)

Incluso yo creo que tener un hobby de escultura de estatuas es raro.

Sé que es increíblemente grosero con la gente que en realidad tienen un hobby de tallar estatuas, pero tuve que forzar las palabras de mi boca. Además de eso, hice una nueva estatua demoníaca para poner en el santuario. De acuerdo con Tiel-chan, casi no hay aldeanos que visiten el santuario de todos modos, por lo que incluso si la estatua se veía un poco diferente, nadie se daría cuenta.

Después de haber terminado de cargar la gárgola, todo el mundo se metió en el carruaje.

“Adiós, todo el mundo. Quizá nos reunamos de nuevo algún día.”          (Youki/Cecilia)

Después de decir nuestras cariñosas despedidas, el carruaje salió a Minerva.

Después que regresamos a Minerva, Tiel-chan fue empleada con éxito como una sirvienta, sin embargo, mi solicitud para mostrar mi “obra maestra” la gárgola en la mansión fue denegada.

Tiel-chan desesperadamente no quería separarse de la gárgola y pregunto en numerosas ocasiones, pero cada vez que, fue rechazada.

Tal vez porque era yo el que la “hizo”, Celia-san respondió:

“Youki-kun. Si deseas colocar una estatua en nuestra casa, recomiendo pulir tu “estilo” un poco más.”              (Celia)

…me dijo con una cara totalmente seria.

No tenía el mismo sentido de la estética como la gente en este mundo. Sólo una de las muchas dificultades que enfrentaba siendo de otro mundo.

Al final, la gárgola se vino a vivir conmigo en mi habitación alquilada.

Continuara…

Anterior      |       Siguiente