YP Capítulo 17 LN

Capítulo 17- Traté de hacer una visita.


Al día siguiente llegué a conocer aún más sobre los acaramelados Clayman y Sophia-san.

Estaba tan celoso de ellos que me puse enfermo de amor. No quería hacer otra cosa que ir a ver a Cecilia. Pasé de ir al Gremio en favor a retorcerme de dolor en mi cama.

“Hey, mocoso. Eso pensé ayer, pero honestamente, estás siendo muy molesto!”        (Guy)

“… Lo que sea~. Sólo déjame en paz”                   (Youki)

“Yeargh, me estoy irritado simplemente de verte! Estoy seguro de que anhelas ver a esa chica clérigo, ¿verdad? Por lo que sólo sal de aquí y ve a verla!”              (Guy)

Guy está en lo cierto. Si voy a ver a Cecilia, mi enfermedad de amor se curara al instante. Pero no había hecho ningún plan para verla hoy. Y la probabilidad de ella ya estando dedicada a algún trabajo de clérigo era tan alta no había casi ninguna posibilidad de que incluso estuviera en casa. Además, Guy acaba de soltar la boca como si fuera fácil encontrarse con Cecilia.

“… Incluso si quiero verla, no puedo. Maldita sea!”                  (Youki)

“Ugh, oye mocoso, ¿qué estás…”                (Guy)

Estaba muy molesto, así que cambié el aspecto de Guy de nuevo. En lugar de la Esfinge, ahora era la hermosa Venus de Milo. Yo podría haber estado irritado, pero no hice un trabajo a medias.

“Se ve muy bien, si se me permito decirlo.”             (Youki)

“¡Bazofia! El último fue mejor! Cámbiame de regreso!”                  (Guy)

No hice caso del enojo y gimoteo de Guy y me recosté de nuevo en la cama. Pase por las molestias de hacer una nueva estatua, no hay manera de que vaya a cambiar de vuelta. No hice caso a las quejas furiosas de Guy y me fui a dormir.

—————

Me desperté con el sonido de alguien llamando a la puerta. Me levanté de la cama, aún medio dormido. Sólo dormí durante aproximadamente una hora, y con tal cantidad insuficiente de descanso, mi cerebro somnoliento no quería trabajar.

Me rasqué la cabeza, preguntándome quién podría estar en la puerta.

“Youki-saaan, ¿estás ahí?”

No era esa la voz de Cecilia desde detrás de la puerta?

“Estoy aquí, estoy aquí! Dame un minuto! ”               (Youki)

Y pensar que Cecilia vendría a visitarme! Cambié rápidamente de mi ropa de dormir en mi ropa de todos los días, poniéndome presentable. Después de recoger rápidamente la habitación, abrí la puerta con los más altos espíritus.

“Perdona mi intrusión.”                      (Cecilia)

“…Perdón.”                      (Hapyneth)

Allí estaba Cecilia con ropa de todos los días, con un sombrero y gafas para ocultar su identidad. También disfrazado de civil, y no con la vestimenta normal de maid, estaba Hapyneth.

¿Cuál fue la historia detrás de Hapyneth estando aquí también? Estaba avivado de que Cecilia vino a verme, pero había esperado que sería solo nosotros dos… supongo que era sólo una ilusión. De todos modos, Guy ya estaba en la habitación, y sólo ella viniendo aquí fue suficiente para ponerme en las nubes.

“Me disculpo, viniendo a llamar sin previo aviso. ¿Espero no molestarte?”           (Cecilia)

Cecilia se veía muy dolida. Por supuesto que no me estaba molestando! Más bien,  era más que bienvenida. Yo quería que viniera. Para el tratamiento de la enfermedad de amor de querer verla, esto era justo lo que recetó el doctor. Hapyneth tenía una extraña expresión en su rostro, como si pudiera ver lo que estaba pensando.

“…Pervertido.”                  (Hapyneth)

Dijo mientras me miraba hacia abajo con desdén. ¿Por qué ella sentía la necesidad de ir tan lejos como para decir eso? ¿Qué hay de malo en pensar en la chica que me gusta?! Mientras Hapyneth y yo nos mirábamos el uno al otro, Cecilia pregunto humildemente,

“Disculpa… Youki-san?”                      (Cecilia)

“¿Qué pasa, Cecilia?”                           (Youki)

“Podríamos por favor entrar en la habitación?”                          (Cecilia)

“…Oh, cierto.”                      (Youki)

Incluso si estábamos teniendo una competencia, no es que no pudiéramos seguir dentro de la habitación. Puse nuestro concurso de miradas en pausa y las deje entrar en la habitación.

“…¿Capitán?”                  (Hapyneth)

Inmediatamente después de entrar, Hapyneth me preguntó de una manera confusa.

“¿Que pasa?”                  (Youki)

“… ¿Dónde está Guy?”                     (Hapyneth)

“¿No esta él allí?”                 (Youki)

Señalé a la Venus de Milo. No dijo nada, lo que me hizo que me pregunte si estaba dormido. Después de mirar fijamente a Guy durante cinco segundos, Hapyneth se limitó a decir una palabra.

“…No.”            (Hapyneth)

“¡¿Por qué no?!”               (Youki)

No puede ser que ella encontró fallas en esta estatua también? En primer lugar la Esfinge, ahora la Venus de Milo?! Lo hice mientras estaba de mal humor, pero no me acuerdo de hacerlo mal.

“¿Qué opinas, Cecilia?”                 (Youki)

“Y-yo?! Um… ”                    (Cecilia)

De repente pidiéndosele comentar sobre el tema,  vaciló al principio. No podía dejar de pensar que  era adorable mientras esperaba su respuesta.

“Creo, que es un poco desagradable…”               (Cecilia)

“Eeehhh?!”                   (Youki)

Me golpeó con Cecilia también. Es decir, tres derrotas consecutivas. Sólo podía sentir que el mundo de las bellas artes era demasiado profundo para mí en la actualidad.

“… Por lo tanto, que las trae a los dos aquí hoy?”                       (Youki)

Tendría que pensar mucho más duro acerca de en que cambiar a Guy la próxima vez, pero por ahora pregunté por qué las dos estaban aquí.

“… Reírse del capitán.”                (Hapyneth)

“¿Y qué quieres decir con eso, Hapyneth-san?”            (Youki)

Salir de su camino para molestar a Cecilia en acompañarla en su día libre, Hapyneth vino aquí sólo para burlarse de mí?

Puedo pensar en un millón de maneras más productivas para pasar un día de descanso. Una vez más, Hapyneth y yo estabamos mirándonos el uno al otro hasta que Cecilia entró para mediar.

“Hapyneth-chan, por favor, no bromees. Y Youki-san, por favor contrólate…”        (Cecilia)

Bajo la instrucción de Cecilia, ambos retrocedimos. Antes en el Castillo del Señor Demonio esto era un hecho normal, pero esta vez supongo que estaba bien no dar el golpe final.

“¿Ambos finalmente se han calmado? Entonces, vamos a ir al grano… excepto que realmente no venimos más que a visitar.”                    (Cecilia)

Me pareció que estaban aquí por algo importante, pero creo que no.

Con el fin de disminuir la carga de Hapyneth y tener a Teal-chan contratada como maid en la mansión, Cecilia terminó rápidamente su trabajo en el pueblo de Dagaz. Y ahora tenía el día libre.

Me alegré por Hapyneth consiguiendo una mano de ayuda adicional.

“Lo que me recuerda, ¿cómo ha estado Shiek-kun últimamente…?”                (Cecilia)

Cecilia recordó lo que le había pasado a Shiek en el pueblo Dagaz. Debido a Mirror, el héroe del Imperio Gallis, Shiek había sido herido en cuerpo y alma.

“Bueno, él todavía parece estar deprimido por ello.”              (Youki)

“Ya veo… eso es bastante preocupante.”                (Cecilia)

No era sólo Cecilia; Duke, Hapyneth, y yo estábamos preocupados por él.

Aun así, fue un obstáculo excesivo para él de superar. No volvió a la posada la noche anterior tampoco, así que no tenía idea de dónde estaba.

“…Ok ahora.”               (Hapyneth)

“¿Eh?”                          (Youki)

“¿Eh?”                        (Cecilia)

Hapyneth nos hizo a los dos exclamar de sorpresa. Ayer mismo, Hapyneth había estado aquí agonizando sobre ello, qué ha cambiado en sólo un día?

“¿Ha Shiek finalmente salido de ello?”                (Youki)

“…Aún no. Pero Celia-san tiene un plan.”                   (Hapyneth)

“Mi madre lo tiene?!”                      (Cecilia)

Cuando interrogamos a Hapyneth más, nos dimos cuenta de que Shiek se alojaba en la mansión Aquarain.

“No lo sabías, Cecilia?”                        (Youki)

“No. Ayer pasé todo el día reportando acerca de los acontecimientos que nos encontramos en el pueblo Dagaz… ”                               (Cecilia)

Así que  no lo sabía porque había estado demasiado ocupada últimamente.

“…Historia.”                      (Hapyneth)

Ayer, Celia-san tenía algunos negocios en la ciudad. Cuando terminó y regreso a su carruaje, se encontró caminando a Shiek solo. Al darse cuenta de que algo estaba mal, Celia-san tomó a Shiek dentro del carro y se dirigió de nuevo a la mansión.

“… Madre esencialmente lo secuestró entonces?”                  (Cecilia)

“Algo por el estilo, pero desde que el está bajo mi cuidado, yo la perdonaré.”           (Youki)

“…Continuación.”                         (Hapyneth)

Después de que regresaron, Celia-san obtuvo toda la historia de Shiek.

En silencio lo escuchó mientras recordaba cómo Mirror completamente lo aplastó y humilló, y estaba tan enfadado que empezó a llorar. Ella lo sostuvo y le acarició suavemente la cabeza hasta que se quedó sin lágrimas.

Y una vez que se había agotado a sí mismo por llorar, se quedó dormido y pasó la noche en la mansión. También hay que mencionar que nos llevó unos 30 minutos para conseguir toda la historia de Hapyneth.

“No me di cuenta de que algo así ocurrió en la mansión ayer. no podría esperar menos de mi madre”              (Cecilia)

Tal vez fue porque  estaba en el negocio de sanar a otros, pero Cecilia fue tocada por la capacidad de su madre para calmar el dolor de Shiek. Cecilia había tratado de animarlo, pero parece que nadie más que Celia-san pudiera llevarlo a cabo.

Teniendo en cuenta las circunstancias de Shiek, parecía que le atine pensando que, de cualquiera de nosotros, Celia-san lo podría sacar de su estupor.

“…Mensaje.”                  (Hapyneth)

“¿Para mí?”                     (Youki)

“… Renunciar a la custodia de Shiek.”                     (Hapyneth)

“Espera espera, ¿por qué no lo mencionaste antes?”                    (Youki)

Eso realmente sonaba como algo que un secuestrador pediría. Pero, incluso oyendo decir eso, sinceramente, no tenía un problema con ello.

“Dile que he dicho que está bien.”                   (Youki)

“…Entendido.”                   (Hapyneth)

“Había planeado pedírselo que de todos modos. Esto sólo elimina la necesidad de que le pregunte a ella en persona, supongo.”

“¿Es eso así?”                  (Cecilia)

Cecilia era la única que parecía confundida. Hapyneth y yo conocíamos a Shiek bien, así que para nosotros, era sólo una cuestión de tiempo.

“Bueno sí. Para Shiek, Celia-san es más como una madre  que su propia madre. En cuanto a por qué, es una historia muy larga, así que voy a decírtela en otro momento.”       (Youki)

Era una historia muy importante sobre Shiek, y no me sentía cómodo hablando de ello a menos que él mismo estuviera aquí. Le diría a Cecilia tarde cuando se presenté la oportunidad.

“Está bien, lo entiendo.”               (Cecilia)

“Así que, ahora que la cuestión de Shiek y Celia-san ha sido resuelta… Tengo algo más que discutir.”                   (Youki)

Cambié rápidamente de tema a lo que había sido testigo de Sophia-san y Clayman siendo esposos acaramelados ayer.

Había oído el lado de la historia de Clayman, pero no había tenido la oportunidad de escuchar el de Sophia-san.

Si alguien, Cecilia debe ser capaz de arrojar alguna luz sobre los días de aventurero de Sophia-san.

“Ayer oí que un amigo mío fue hospitalizado, así que fui a hacerle una visita. Cuando llegué allí, me enteré de que era el marido de Sophia-san.”               (Youki)

Estaba pensando en lo bien que lo tenían cuando me estaban contando su historia, y le dijé a Cecilia al respecto. A partir de la forma en que Clayman quedó hospitalizado, a la atmósfera acaramelada que inducen al vómito que con el tiempo me hizo ir a casa. Pero, a medio camino a través de mi cuento, me encontré poniéndome frustrado con lo bueno que Clayman lo tenía, y estaba francamente irritado para el final.

Incluso Clayman había atado el nudo. El vivió todos los días en dicha casada con Sophia-san. Ni siquiera yo había conseguido una novia todavía!

Gracias a la ira irracional, las dos me miraron con curiosidad mientras me ponía más y más intenso. Cuando por fin he terminado la historia, Cecilia abrió la boca y dijo:

“De hecho, acabo de hablar con Sophia-san ayer. Estabas allí también, ¿no es así Hapyneth-chan?”                    (Cecilia)

Hapyneth movió la cabeza afirmativamente.

“… Inmediatamente después… reprimenda severa.”                (Hapyneth)

“Cierto…”      (Cecilia)

Debe haber sucedido justo después de que ella fue arrastrada de vuelta al ser descubierta de haberse saltado el trabajo. Con sólo mirar la expresión en el rostro de Hapyneth, debe haber sido un regaño pesado. No pudo haber sido la venganza en Hapyneth por hacer a Sophia-san llegar tarde a su tiempo de diversión con Clayman… no, no, Sophia-san no es ese tipo de persona… ¿verdad?

Sin mucho más que una preocupación, Cecilia comenzó a hablar de los acontecimientos de ayer.

“Ayer, después de desayunar, estaba preparando mi informe sobre el pueblo Dagaz, pero tomé un breve respiro en el patio cuando…”        (Cecilia)

En la entrada al patio, captó a Sophia-san regañando a la siempre sin expresiones Hapyneth. Detectando a Cecilia mientras  pasaba, Hapyneth le rogó a Cecilia con sus ojos el salvarla. La amable Cecilia no podía soportar la idea de dejarla así, e intervino para mitigar la situación.

“Sophia-san, creo que es hora de perdonar a Hapyneth-chan…”               (Cecilia)

Al oír la voz de Cecilia, Sophia-san hizo una reverencia elegantemente inmediatamente ante ella.

“Que tenga buenos días, mi señora. Sin embargo, debido a que Hapyneth se fue en medio del trabajo para ir a visitar a Youki-sama, tengo que tener especial cuidado para que no vuelva a suceder.”                   (Sophia)

Sophia-san declaró con severidad, y Cecilia fue incapaz de decir nada a cambio. Conforme Sophia-san explicó cuidadosamente la situación a Cecilia, aplastando con firmeza su último rayo de esperanza, Hapyneth fue dejada en desesperación.

Por lo tanto, la reprimenda continuó… y, por casualidad, Cecilia también se quedó. Tanto para Hapyneth y Cecilia, el regaño pareció durar para siempre.

“Haah… supongo que es suficiente por hoy. Por favor, ten cuidado de no hacer esto de nuevo en el futuro.”                      (Sophia)

“…Sí.”               (Hapyneth)

Hapyneth fue dejada en espíritus bastante pobres, y Cecilia era muy consciente de qué tan lamentable era la chica era en ese momento. Era su propia culpa; No creo que tenía que haber tanto ruido sobre eso.

“Ahora bien, simplemente no va a hacer retrasarme aquí por más tiempo.”           (Sophia)

“… ¿Había algo que hacer hoy?”                    (Cecilia)

Sophia-san parecía tener prisa por alguna razón, lo que hizo a Cecilia preguntarle lo que posiblemente podría ser.

“No, simplemente me refiero a tomar hoy como un día libre…”                     (Sophia)

Pensando que maid debe haber tenido un exceso de trabajo ya Cecilia trajo a Tiel-chan de nuevo con ella, Cecilia fue rápidamente a inclinarse y disculparse cuando,

“Mi señora, no es culpa suya, por favor, no se preocupe sobre ello… si alguien aquí tiene la culpa entonces…”                     (Sophia)

Rápidamente echó un vistazo a Hapyneth. El hacerlo, causo a Hapyneth el acurrucarse en una bola por miedo. No podía manejar la mirada de una antigua aventurera rango-A.

“Ahora, ahora, Hapyneth-chan está refleccionando en sus acciones…”           (Cecilia)

Ante el temor de otro regaño, Cecilia intentó apaciguar a Sophia-san. Gracias a su persuasión, Sophia-san recordó que tenía prisa.

“Supongo que tienes razón. Ella misma, ha expresado su arrepentimiento, y debo ir rápidamente a la clínica médica.”            (Sophia)

“¡¿Clinica Medica?! Sophia-san, te encuentras bien?!”

Cecilia se había equivocado de nuevo, esta vez pensando que Sophia-san tenía que ir a la clínica médica debido a que estaba sintiendo mal, y en su confusión trató de averiguar lo que estaba mal. Por fin había conseguido unas vacaciones para descansar su cuerpo cansado, pero se obligó a volver a la mansión… probablemente fueron los pensamientos que corrían por la cabeza de Cecilia.

“Mi señora, por favor, calmase, estoy en perfecto estado de salud. Sólo iba a visitar a mi marido.”

“…¿Tu marido? Mis disculpas, no he entendido bien. Pero podrías decirme, ¿qué le pasó a tu marido?”

“Sufrió una lesión de la que tomaría un mes para recuperarse por completo…”

Ella declaró en su tono indiferente normal, sin mostrar el más mínimo indicio de ansiedad. Cecilia se sorprendió, y exclamó:

“Q-que terrible?! Qué demonios causó una lesión así?”

Cecilia entendía de su madre que Sophia-san solía ser una aventurera, así como un dúo en el gremio con Clayman, finalmente, casándose con él. Más aun oyendo que un ex- aventurero rango A sufriría una herida tan grave, no podía imaginar lo que pasó.

Al ver Cecilia tan preocupada, Sophia-san se dio cuenta de su elección de palabras le causo una expresión problemática a la chica, y se puso a disipar sus temores.

“Por favor, disculpe mi mala elección de frases. A decir verdad, se podría decir que estaba tomando responsabilidad por sus acciones…”

“…¿Qué?”

En ese momento, incluso la olvidada Hapyneth no pudo evitar también estar sin habla con la boca abierta. Si yo hubiera estado allí, probablemente habría reaccionado de la misma manera.

“Um… ¿qué quieres decir con eso?”

“…Explicación.”

Después de recuperar la compostura, Cecilia buscó una explicación adecuada del críptico comentario de Sophia-san. Incluso Hapyneth, que había tenido miedo de saltar a la conversación hasta ese punto, deseaba saber la verdad.

“Como no debo retrasarme aún más, he de ser breve: pasé nuestro aniversario sola, y en mi cólera terminé golpeándolo con violencia.”

“Eso es…”

“…Sin palabras.”

Eso habría sido la oportunidad perfecta para un gran regreso, sin embargo, ninguna de ellas se abalanzó sobre la oportunidad que Sophia-san presentó.

Hapyneth a un lado, pensar que Cecilia dejaría escaparla…

“Pero, al pensar que estaba retrasado ya que estaba buscando un regalo para mí… Es muy parecido a mi marido, tengo que decir.”

Al oír esa respuesta, los dos vieron claramente a Sophia-san reír un poco. Al final, Sophia-san dejó a las dos así cuando se excusó, con habilidad se dio la vuelta y salió de la mansión todavía en su uniforme de maid.

“Y eso concluye que lo que pasó ayer.”

“Ah, hombre, ellos son totalmente un par acaramelados, ¿verdad?”

Que pasa con ese repentino afecto?! Ahora realmente quería saber lo que habría ocurrido si Clayman en realidad le había comprado un regalo.

“Hapyneth, no te has encontrado con Sophia-san hoy todavía, ¿verdad?”

“… Encontrada.”

“¿Cómo estaba ella?”

“… Me aterrorizó.”

Haciéndose cargo de Clayman, pensé que estaría de mejor ánimo. ¿Eso significa que, Clayman hizo algo nuevo?

“…Sonriente.”

“…”

Oh, así que ella estaba de buen humor. Lo que había aterrado a Hapyneth era la poco habitual sonrisa de Sophia-san. Quería verla por mí mismo. Y justo cuando pensé eso, me di cuenta de que todavía no había oído lo que había llegado a desear aprender!

Todavía no he oído nada acerca de sus días de aventureros! Ya había tenido suficiente de sus cuentos acaramelados! Yo quería que la suciedad en sus locas aventuras que tenían juntos!

“Cecilia, ¿Tienes alguna historias de cuando Sophia-san era todavía una aventurera?”

“Si me preguntas tan de repente… oh, sí sé una que mi madre me dijo.”

“¡Cuéntame, cuéntame!”

Apresure a Cecilia. Interesante historia, allá vamos! Al verme actuar como un niño sobreexcitado, Cecilia rió para sí misma.

“Está bien, esto es lo que oí.”

————-

“…Eso es suficiente, Cecilia.”

Mirando hacia afuera, el día estaba a punto de terminar. Después de que ella comenzó, Cecilia me regaló un episodio de la “La Invencible Pareja Lánguida” sin detenerse a comer ni beber nada… pero…

“¿Por qué todas sus historias terminan eventualmente tan dulcemente…”

“L-lo siento.”

Pareciendo desesperada, Cecilia se disculpó. En realidad no estaba culpándola, ella no tiene la culpa por lo que no hay necesidad de disculparse.

Hapyneth se aburrió a mitad de camino y quedó profundamente dormida encima de mi cama.

“En serio, ¿qué pasa con esos dos…”

Ella me contó una historia de poco después de que Sophia-san y Clayman se encontraron.

Estaba bien que formaran un dúo, pero Sohpia-san parecía tener algunas reservas al respecto. Antes de asociarse con Clayman, había formado grupos con numerosos otros aventureros. Sin embargo, Sophia-san fue bastante a su propio ritmo, por lo que no se juntó bien con otros aventureros.

A menudo terminó en que la poderosa Sophia-san estaría ilesa, pero sus compañeros de grupo sufrirían graves heridas. Los otros miembros le reclamarían a Sophia-san por la elección de las misiones fuera de su zona de confort, y, finalmente, los grupos se disolverían.

Sin embargo, el perezoso Clayman, a pesar de sus quejidos y gemidos, se las arregló para mantenerse al tanto de las misiones que Sophia-san había seleccionado.

Entonces, un día, un mes después de su dúo formado, sentados frente a frente en una mesa en el gremio, mientras que comían…

“… Si es tan molesto para ti, ¿por qué no solo disolvemos el grupo?”

Pensando que Clayman se obligó a mantenerse al día con ella, Sophia-san propuso la ruptura del dúo. Clayman tragó su alcohol, y luego llevó el vaso a descansar sobre la mesa mientras miraba a Sophia-san directamente a los ojos.

“Estas misiones son malditamente molestas, es cierto, pero estar contigo, Sofía, no es problemático en absoluto, por lo que es imposible romper.”

Después de eso, las semillas de amor comenzaron a brotar… ‘diablos que tipo de historia es esta?!

Una vez más, fue una historia de cómo llegó a ser “La Invencible Pareja Lánguida.”

Una vez, algunos pícaros valientes tontamente trataron de golpear a Sophia-san.

Sophia-san estaba sentado en el bar del gremio mientras Clayman estaba cuidando de algún negocio en otra parte, cuando un trío borracho entró. De todas las personas que podrían haber elegido para involucrarse, eligieron a Sophia-san.

Contactaron con Sophia-san mientras que reían con vulgaridad.

“Disculpen, pero ¿puedo ayudarles en algo?”

Ella le preguntó en su tono de voz normal. Sin miedo, ella se ocupó de los pícaros y sin ningún tipo de resistencia, haciendo que se tambalearan. Y fue entonces cuando volvió Clayman.

“Oh, ellos te están molestando? Que molestia. Preocupante no es así? ¿Por no vien’s por aquí Sophia, vamos a ir a otro bar.”

Eso es normalmente la parte en la que rescatas a la damisela en apuros, por lo que hizo un gesto para que Sophia-san lo acompañe. Sophia-san se deslizó entre los pícaros y fue al lado de Clayman.

“Si debo hacerlo. ¿A dónde iremos?”

Por supuesto, los pícaros no los dejarían ir con tanta facilidad, y arrinconaron a los dos. Sin embargo…

“Agh, qué pereza, en serio, córtenla con esa mierda…”

Agarró uno de los hombros de los Pícaros y lo obligó a sentarse, efectivamente deteniendo la pelea antes de que empezara. Estoy seguro de que pensó que sería demasiado complicado combatir realmente con ellos. Un pícaro particularmente persistente fue mandado volando por una patada de Sophia-san.

Un empleado del gremio acababa de pasar de presenciar el evento, y al ver la peresza letárgica de Clayman y la fuerza de Sophia-san, juntos los apodaron el “La Invencible Pareja Lánguida.” Esa es la forma en que terminaron con el nombre de su dúo.

Eso por sí solo habría hecho una historia interesante.

Sin embargo, el final real de la historia tuvo lugar poco después de ese incidente, cuando fueron a un bar diferente para ir a beber de nuevo. En medio de sus quejas sobre los pícaros, dijo Clayman,

“Por Dios, que bola de pendejos agravantes. Interrumpiendo mi precioso tiempo con Sophia …”

Síp, eso es lo que dijo.

…Gaaaawwwwd.

Maldito, él era pretencioso en el pasado. Probablemente pensó que era el más fuerte que alguna vez existió. El Clayman de hoy había madurado considerablemente en un adulto. ¡Todos alaben al perezoso Maestro del Gremio Asistente.

“Bueno, es el momento de que me despida. Hapyneth-chan, es el momento de despertar.”

Cecilia sacudió suavemente la durmiente Hapyneth para despertarla.

“…¿Terminado?”

Cecilia sacó a la chica aún con sueño de la cama.

“Ahora bien, si me disculpas. …Además, Youki-san, tal vez podrías estar interesado en ir al Castillo Clariness?”

“¿Eh?”

“Dije… tal vez. Bien entonces.”

Sin ninguna explicación, Cecilia regresó a su casa.

Yo, ir al castillo?!

No entendiendo ni una cosa, pasaron varios días, y realmente termine yendo al castillo.

/Capítulo 17 LN FIN

Anterior       |         Siguiente

Anuncios